Senadores republicanos vuelven a presentar legislatura que responsabiliza a funcionarios chinos por COVID-19

Por Frank Fang
11 de Junio de 2021
Actualizado: 11 de Junio de 2021

Un grupo de senadores republicanos volvió a presentar un proyecto de ley con el objetivo de responsabilizar a los funcionarios chinos por suprimir y distorsionar la información sobre la pandemia de COVID-19.

“El Partido Comunista Chino silenció al Dr. Li y a muchos otros por intentar decir la verdad sobre el brote epidémico de coronavirus y la participación de Beijing. Por su parte, ellos se mantuvieron al margen mientras el virus se extendía por todo el mundo, provocando la pérdida de vidas y de medios de subsistencia de millones de personas”, declaró la senadora Marsha Blackburn (R-Ten), según una declaración de su oficina el 10 de junio.

El doctor Li Wenliang fue uno de los varios médicos chinos denunciantes que intentaron advertir al público de un brote de “neumonía desconocida” en la ciudad china de Wuhan a fines de diciembre de 2019. El régimen chino ignoró las advertencias y en su lugar, Li fue llevado a una estación de policía. Ahí fue reprendido por “propagar rumores” y acusado de “perturbar el orden social”.

Finalmente, Li murió el 7 de febrero tras contraer el virus del PCCh (Partido Comunista Chino), el agente patógeno que causa COVID-19, mientras trataba, sin saberlo, a un paciente infectado.

La legislación otorgaría al presidente la autoridad para sancionar a los funcionarios del gobierno y a sus asociados por actos “destinados a ocultar o distorsionar deliberadamente la información sobre una emergencia de salud pública de interés internacional”, incluyendo COVID-19, de acuerdo al texto del proyecto de ley (pdf).

Las sanciones previstas en la legislatura incluyen la no admisión de entrada a Estados Unidos, la revocación de las visas estadounidenses existentes y el bloqueo de las transacciones de bienes en Estados Unidos.

Además, la legislación faculta al Congreso pedir al presidente que examine a determinados funcionarios extranjeros por su papel en la crisis sanitaria. En respuesta, el presidente deberá informar al Congreso en un plazo de 120 días tras la solicitud del mismo Congreso e indicar si los funcionarios serán sancionados.

El presidente podría retirar las sanciones a los funcionarios extranjeros bajo las condiciones de que ellos ya fueron “procesados adecuadamente por la actividad por la que se impusieron las sanciones”, dice el proyecto de ley.

El régimen chino, más adelante investigó el caso de Li y en marzo de 2020 sancionó a dos agentes de policía por sus acciones “inapropiadas” al penalizar al médico. Los críticos expresaron su insatisfacción con la investigación, afirmando que los dos oficiales eran meros chivos expiatorios.

“Cualquier acción por parte de gobiernos extranjeros para reprimir a quienes proporcionan información pertinente sobre la crisis de salud pública es inaceptable y deben rendir cuentas en toda su extensión”, añadió Blackburn.

La legislación, denominada “Ley de Responsabilidad de la Salud Pública Mundial Li Wenliang”, fue presentada por Blackburn, los senadores Tom Cotton (R-Ark.), Steve Daines (R-Mont), (R-Fla.) James Lankfords (R-Okla.), Rick Scott (R-Fla.) y Thom Tillis (R-.C.). El año pasado se presentaron proyectos de ley similares tanto en el Senado (S.3600) como en la Cámara de Representantes (H.R.6421).

“Durante el año pasado, vimos a la China comunista mentir y difundir propaganda en un intento de encubrir una pandemia mundial, silenciando a todos y cada uno de los que se atrevieron a decir la verdad”, declaró Scott en una declaración.

“Esta legislación dará a Estados Unidos la autoridad para sancionar a cualquier funcionario extranjero que suprima o distorsione la información sobre la salud mundial, como hizo el Gobierno comunista chino”, añadió el senador de Florida.

Desde el inicio de la pandemia, Beijing culpó de la propagación del virus del PCCh a múltiples países, entre ellos India, Italia y Estados Unidos. Recientemente, el 7 de junio, la Embajada de Italia en China recurrió a sus redes sociales para refutar los artículos chinos sobre “observaciones infundadas” del primer ministro italiano, Mario Draghi, en relación con los orígenes del virus PCCh.

El origen del virus sigue siendo un misterio ya que el régimen chino bloqueó en repetidas ocasiones el acceso de investigadores externos a su país, para que investiguen de dónde procede el microorganismo.

El 10 de junio, el ministro británico de Sanidad, Matt Hancock, se convirtió en una de las últimas figuras políticas en pedir una investigación completa e independiente de COVID-19 en China. Hancock afirmó que la falta de transparencia de China era una de las razones que obstaculizaron la pronta respuesta del Reino Unido a la pandemia.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS