Señales de radio repetitivas provenientes de una galaxia a 1500 millones de años luz desconciertan a científicos

Por Jack Phillips - La Gran Época
14 de Febrero de 2019 Actualizado: 14 de Febrero de 2019

Científicos dijeron que observaron ráfagas de señales de radio provenientes de las profundidades del espacio.

Investigadores de la Universidad de Columbia Británica en Canadá dijeron que descubrieron la segunda llamada “ráfaga de radio de repetición rápida” jamás registrada, según un comunicado de prensa publicado el 9 de enero. El último descubrimiento lleva a los científicos un paso más cerca de averiguar de dónde provienen los pulsos.

Dijeron que el hallazgo proporciona nuevos detalles sobre la “desconcertante” pero “breve” energía de radio de fuera de la galaxia.

Esta ilustración muestra una estrella de neutrones giratoria altamente magnetizada. Los astrónomos dicen que una de ellas podría ser una fuente de las señales (Getty Images)

 

“Hasta ahora, solo se conocía una repetición de ráfagas de radio rápidas. Saber que existe otra sugiere que podría haber más. Y con más repetidoras y más fuentes disponibles para el estudio, quizá podamos entender estos rompecabezas cósmicos, de dónde vienen y qué los causa”, señaló Ingrid Stairs, investigadora de la universidad, en el comunicado de prensa.

Añadió que con el telescopio del Experimento Canadiense de Mapeo de Intensidad de Hidrógeno (CHIME) “mapeando todo el hemisferio norte cada día, estamos destinados a encontrar más repetidoras con el tiempo”.

Stairs agregó: “Saber dónde están permitirá a los científicos apuntar sus telescopios hacia ellas, creando una oportunidad para estudiar estas misteriosas señales en detalle”.

Los investigadores dijeron que estudiar las ráfagas de radio rápidas es una tarea difícil porque son raras y solo ocurren una vez.

La impresión del artista de un núcleo galáctico activo muestra un agujero negro supermasivo en el centro del disco de acreción enviando un estrecho rayo de alta energía de materia al espacio. Laboratorio de Comunicación Científica de Kiel, Alemania, publicado el 12 de julio de 2018. (Cortesía de DESY, Science Communication Lab/Handout via Reuters)

En la última detección hubo un total de 13 ráfagas registradas en el verano de 2018, dijo el comunicado de prensa de la universidad, diciendo que el telescopio no estaba funcionando a plena potencia.

La repetidora, conocida como FRB 180814.J0422+73, está ubicada a unos 1500 millones de años luz de la Tierra, dijeron los astrónomos a Space.com. Esto es aproximadamente el doble de cerca que la otra repetidora, la FRB 121102.

Las señales repetitivas son fenómenos breves pero poderosos y se estima que son energéticamente comparables con la producción total del sol durante 100 años, anotó Space.com.

Solo duran unos pocos milisegundos antes de desaparecer y vienen de lugares lejanos en el universo conocido. La primera se descubrió en 2007.

“Cuando estas ráfagas ocurren una sola vez, es realmente difícil averiguar qué las creó”, dijo Cherry Ng, de la Universidad de Toronto, a The Verge. “Ahora estamos mostrando al menos otra repetición.”

El CHIME es un radiotelescopio que fue diseñado y construido conjuntamente por científicos de la Universidad de Columbia Británica, la Universidad McGill, la Universidad de Toronto, el Instituto del Perímetro de Física Teórica y el Consejo Nacional de Investigación de Canadá.

“Los hallazgos son solo el comienzo de los descubrimientos de CHIME”, agregó Stairs.  “En la próxima etapa, planeamos capturar el flujo de datos completo de alta resolución de las ráfagas más brillantes, lo que nos permitirá comprender mejor sus posiciones, características y entornos magnéticos. Los próximos años serán muy emocionantes”.

Más Detalles

“Estamos muy emocionados de ver lo que CHIME puede hacer cuando está funcionando a plena capacidad”, dijo Deborah Good, una estudiante de doctorado en física y astronomía de la UCB que forma parte del equipo de CHIME.

“Al final de un año puede que hayamos encontrado 1000 ráfagas más. Nuestros datos abrirán algunos de sus misterios”.

La ráfagas fueron descubiertas en un período de dos semanas.

(Australian Space Agency)

“Cualquiera que sea la fuente de estas ondas de radio, es interesante ver cuán amplia es la gama de frecuencias que puede producir. Hay algunos modelos en los que intrínsecamente la fuente no puede producir nada por debajo de cierta frecuencia”, dijo en una declaración Arun Naidu, miembro del equipo de la Universidad McGill.

El CHIME es un radiotelescopio que fue diseñado y construido conjuntamente por científicos de la Universidad de Columbia Británica, la Universidad McGill, la Universidad de Toronto, el Instituto del Perímetro de Física Teórica y el Consejo Nacional de Investigación de Canadá.

“Ahora sabemos que las fuentes pueden producir ondas de radio de baja frecuencia y que esas ondas de baja frecuencia pueden escapar de su entorno, y que no están demasiado dispersas para ser detectadas en el momento en que llegan a la Tierra”, dijo Tom Landecker, miembro del equipo de CHIME.

Telescopio CHIME en Canadá. (UBC)

Y añadió: “Esto nos dice algo sobre los entornos y las fuentes. No hemos resuelto el problema, pero hay varias piezas más en el rompecabezas”.

Los resultados se publicaron en Nature papers y se puede acceder a ellos desde aquí y también aquí.

Te puede interesar:

El secreto de una mujer alemana para una vida armoniosa y feliz

TE RECOMENDAMOS