Ser buenos con nosotros mismos: Conseguir la libertad a través de la verdad y la bondad de Dios

Llegar al interior: Lo que el arte tradicional ofrece al corazón
Por ERIC BESS
07 de Septiembre de 2022 10:50 PM Actualizado: 07 de Septiembre de 2022 10:50 PM

Nuestros días están llenos de cosas que compiten por nuestra atención. Nuestros trabajos, nuestras familias y nuestros amigos exigen nuestro tiempo. Esto no incluye los nuevos pasatiempos que nos interesan o las empresas secundarias que queremos emprender. Todo exige nuestro tiempo.

¿Pero qué pasa con nuestra realización espiritual? ¿Recibe la atención que necesita y merece?

Los asuntos de nuestro día a día pueden distraernos de lo que es mejor para nosotros. Es fácil olvidar que sólo podemos ser buenos en nuestro trabajo y para nuestra familia y amigos si primero somos buenos con nosotros mismos.

Para mí, el cuadro de David Teniers el Joven “Cuarto de guardia con la liberación de San Pedro” nos recuerda que debemos ser buenos con nosotros mismos.

Cuarto de guardia con la liberación de San Pedro

Para entender el cuadro de Teniers, debemos conocer la historia de fondo. Pedro, discípulo original de Jesús, fue detenido y encarcelado por el rey Herodes por difundir la verdad y la bondad de Dios. En la cárcel, Pedro es recibido por un ángel que le dice que se escape. Pedro sigue al ángel hasta la entrada de la cárcel y sale sin que nadie se dé cuenta.

Teniers muestra el momento en que Pedro escapa de la cárcel. Podemos ver a Pedro y al ángel al fondo, en la parte derecha del cuadro. El ángel se muestra señalando hacia la salida, y las manos de Pedro están unidas en oración.

Un detalle de "Guarda con la liberación de San Pedro", alrededor de 1645-47, de David Teniers el Joven. Óleo sobre madera; 21 3/4 pulgadas por 29 7/8 pulgadas. Museo Metropolitano de Arte, Nueva York. (Dominio público)
Un detalle de “Guarda con la liberación de San Pedro”, alrededor de 1645-47, de David Teniers el Joven. Óleo sobre madera; 21 3/4 pulgadas por 29 7/8 pulgadas. Museo Metropolitano de Arte, Nueva York. (Dominio público)

El resto del cuadro está lleno de guardias que ignoran la huida de Pedro. Hay tres guardias a la izquierda, cuatro en el centro y cuatro a la derecha, cerca de Pedro y el ángel.

Un detalle de "Guarda con la liberación de San Pedro", alrededor de 1645-47, de David Teniers el Joven. Óleo sobre madera; 21 3/4 pulgadas por 29 7/8 pulgadas. Museo Metropolitano de Arte, Nueva York. (Dominio público)
Un detalle de “Guarda con la liberación de San Pedro”, alrededor de 1645-47, de David Teniers el Joven. Óleo sobre madera; 21 3/4 pulgadas por 29 7/8 pulgadas. Museo Metropolitano de Arte, Nueva York. (Dominio público)

A la izquierda, un guardia está sentado y apoya la cabeza contra una columna de apoyo mientras otro fuma su pipa y pone la mano hacia el fuego que tiene delante. El tercer guardia se sitúa detrás de estos dos y mira hacia el grupo de guardias del centro, que están jugando a los dados.

Los cuatro guardias de la derecha miran algo fuera del plano del cuadro. Un perro en la parte inferior derecha mira un montón de objetos en la parte inferior izquierda. Esta pila incluye armaduras, armas, ropa y un tambor, y su disposición desordenada crea una sutil sensación de inquietud.

Escapar de nuestra prisión

¿Cómo puede el cuadro de Teniers recordarnos que debemos ser buenos con nosotros mismos?

Creo que es útil considerar a los personajes de este cuadro como múltiples aspectos de una persona. Todas estas personas representan ciertas formas en las que dividimos nuestra atención.

A veces, nos cautiva la emoción de jugar a un juego con amigos, como los hombres del centro. A veces, nos seducen las comodidades de la vida representadas por los hombres de la izquierda, que duermen y se calientan junto al fuego.

Y a veces, la curiosidad se apodera de nosotros como el grupo de hombres de la derecha, que se distraen con lo que se esconde detrás de la pared.

A primera vista, estos hombres parecen estar haciendo cosas cotidianas. Ninguna de estas cosas es mala en sí misma. Sin embargo, llevadas al extremo, pueden hacer que descuidemos nuestro bienestar espiritual.

Nuestro bienestar espiritual, por supuesto, está representado por Pedro y el ángel. Pedro está apresado por las figuras que representan nuestras distracciones. Aquí, son las distracciones de la comodidad, el entretenimiento y la curiosidad las que aprisionan nuestro lado espiritual.

¿Cómo se libera Pedro de esta prisión? ¿Cómo podemos ser buenos con nosotros mismos? Pedro mantiene sus manos en oración, lo que nos permite saber que tiene fe. Gracias a la fe de Pedro en Dios, el ángel se acerca a él y le indica el camino hacia la libertad.

¿Sugiere Teniers que la fe de Pedro es la clave de su libertad? Teniers pinta un guante blindado que apunta a una llave física en la parte inferior de la composición. Nadie en el cuadro presta atención a la llave. ¿Quiere que la veamos?

Creo que Teniers quiere que sepamos que la llave física no es la verdadera llave de la libertad de Pedro. Aquí, la llave física es inútil e ignorada. En cambio, la clave es la fe; las manos entrelazadas de Pedro representan su inquebrantable creencia en Dios, y es esto lo que lo libera.

Detalle de "Guarda con la liberación de San Pedro", alrededor de 1645-47, de David Teniers el Joven. Óleo sobre madera; 21 3/4 pulgadas por 29 7/8 pulgadas. Museo Metropolitano de Arte, Nueva York. (Dominio público)
Detalle de “Guarda con la liberación de San Pedro”, alrededor de 1645-47, de David Teniers el Joven. Óleo sobre madera; 21 3/4 pulgadas por 29 7/8 pulgadas. Museo Metropolitano de Arte, Nueva York. (Dominio público)

¿Cómo nos cuidamos? ¿Cómo nos aseguramos de cuidar nuestro bienestar espiritual?

La clave es una fe sólida en la verdad y la bondad de Dios. Por eso, por muy ocupadas que estén nuestras vidas, por muchas personas o cosas que exijan nuestra atención, o por muy cómodos que nos sintamos, debemos asegurarnos de sacar tiempo para la verdad y la bondad de Dios.

Incluso si está en el fondo de nuestras vidas, como Teniers lo representó en el fondo de su cuadro, nuestra creencia en Dios sigue estando en el corazón de nuestras historias.

La verdad y la bondad de Dios son las claves para liberarnos de las múltiples exigencias de la vida; así es como nos cuidamos.

¿Vio alguna vez una obra de arte que le pareció hermosa, pero no tenía ni idea de lo que significaba? En nuestra serie “Llegar al interior: Lo que el arte tradicional ofrece al corazón”, interpretamos las artes visuales clásicas de manera que puedan ser moralmente perspicaces para nosotros hoy. Intentamos acercarnos a cada obra de arte para ver cómo las creaciones históricas pueden inspirar dentro de nosotros nuestra propia bondad innata.

Eric Bess es un artista representativo en activo, y doctorando en el Instituto de Estudios de Doctorado en Artes Visuales (IDSVA).


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.