Shen Yun causa admiración entre los artistas tucumanos

Shen Yun causa admiración entre los artistas tucumanos

Nicolás Brizuela, quien hace 35 años dirige un ballet folklórico llamado Ballet Tucumán, consideró que El Rey Mono es una obra maravillosa. (Elina Villafañe/La Gran Época)

02 de Junio de 2015

TUCUMÁN, ARGENTINA – Las presentaciones de El Rey Mono en Tucumán atrajeron a todo tipo de público que no quiso perderse la oportunidad de ver un espectáculo de primer nivel y con 30 artistas en escena. Pero entre los que asistieron a las funciones en el Teatro Mercedes Sosa, quizás los más emocionados fueron los artistas tucumanos, quienes percibieron al espectáculo con una sensibilidad especial.

Nicolás Brizuela, quien hace 35 años dirige un ballet folklórico llamado Ballet Tucumán, consideró que El Rey Mono es una obra maravillosa por toda la puesta en escena que presenta, pero por sobre todo por la coordinación entre los bailarines y las escenas que transcurren en la pantalla de fondo.

En cuanto a la danza clásica china, dijo que le llamó mucho la atención “porque es una especie de fusión entre lo clásico, lo acrobático, lo de circo, y me parece maravillosa esa fusión. Realmente no conocíamos la verdadera danza clásica china. Estoy contentísimo, aprendimos mucho y bueno, acá estamos, admirando esta obra de un pueblo milenario, milenario como es el de China, que nos viene a enseñar nuevamente”, dijo.

Nicolás Brizuela, quien hace 35 años dirige un ballet folklórico llamado Ballet Tucumán, consideró que El Rey Mono es una obra maravillosa
Nicolás Brizuela, quien hace 35 años dirige un ballet folklórico llamado Ballet Tucumán, consideró que El Rey Mono es una obra maravillosa. (Elina Villafañe/La Gran Época)

También señaló que se alegró de que un espectáculo de nivel internacional se presentara en Tucumán. “Lo que hacen es realmente maravilloso, me encanta que hayan podido venir a Tucumán. Ojalá estén de vuelta pronto con otra obra, y fijate, está lleno el teatro y la gente de Tucumán realmente se ve que tiene una cultura, Tucumán necesita de estos espectáculos”, añadió.

La danza china es el corazón de Shen Yun. Conocida por sus increíbles saltos y giros, además de por su suave elegancia, es una de las formas de arte más rigurosas y expresivas del mundo. Las profundas tradiciones culturales de China están embebidas en la danza clásica china, lo que permite que sus movimientos tengan una gran expresividad, y que las personalidades y sentimientos de los personajes puedan retratarse con una claridad sin igual, explica Shen Yun en su página web.

Las hermanas Patricia y Priscila Reginaldo
Las hermanas Patricia (der) y Priscila (izq) Reginaldo. (Elina Villafañe/La Gran Época)

Las hermanas Patricia y Priscila Reginaldo integraron el ballet de la provincia de Tucumán y tienen su propia escuela de ballet clásico hace 45 años, y esta fue la primera vez que vieron un espectáculo de genuina danza clásica china.

Para ambas, no se trató sólo de admirar la expresividad y destreza de los bailarines de Shen Yun, sino también de rescatar un mensaje del espectáculo. Priscila dijo que destaca la cultura que tienen en cuanto al trabajo y a la espiritualidad. Patricia agregó también a los valores morales que rescata el espectáculo y el modo de expresarlos a través de la danza y la puesta en escena.

Lucía Di Cesare y Marianella Toledo Bigón
Las bailarinas Lucía Di Cesare (izq) y Marianella Toledo Bigón (der). (Elina Villafañe/La Gran Época)

Otras artistas que dijeron presente en la función del domingo fueron las profesoras de danza y bailarinas folklóricas Lucía Di Cesare y Marianella Toledo Bigón. Lo primero que expresaron fue que “es un orgullo para nosotras que este espectáculo de tan alto nivel este acá en la provincia, que ha permitido que otros artistas puedan apreciar otra cultura”, en palabras de Marianella, y agregó que el espectáculo la hizo sentirse parte de su cultura.

Lucía, por su parte, dijo que le impactó mucho la sincronización de los bailarines. “Como bailarinas sabemos que poder sincronizar y coordinar es producto de muchas horas de ensayo y se nota que ellos se dedican y aman lo que hacen. Y la pasión que se ve cuando bailan es fantástica, es muy linda”.

El actor Sebastián Fernández y la bailarina Eugenia Rufino.
El actor Sebastián Fernández y la bailarina Eugenia Rufino. (Elina Villafañe/La Gran Época)

Los creadores de la escuela de teatro musical “Chapeau”, el actor y licenciado en teatro Sebastián Fernández y la bailarina Eugenia Rufino, tampoco quisieron perderse el espectáculo de El Rey Mono.

“Me pareció exquisito, un virtuosismo impecable, con una explosión de color. Totalmente didáctico en cuanto a su cultura. Me encantó”, expresó Eugenia. A lo que Sebastián agregó: “Es realmente un espectáculo muy profesional con tanto despliegue, con la técnica de la danza clásica china, la puesta en escena, una tecnología de punta puesta al servicio del relato que parecía con muchas capas que permiten lecturas muy distintas, y en ese sentido muy completo, muy perfeccionista”.

Sebastián también dijo que lo que más le impactó del show fue “sin duda, la recuperación de ciertas tradiciones tanto del punto de vista de la danza como todas las capas ideológicas y culturales que la compañía parece no querer perder, y en ese sentido es muy interesante que se piense en el arte como una posibilidad de mantener y contactar con las culturas de todo el mundo”.

“Creo que está genial lo que están haciendo así todo el mundo puede cultivarse de su cultura”, concluyó Eugenia.

El Rey Mono, de Shen Yun Peforming Arts, cerrará su gira por Latinoamérica en Buenos Aires, donde se presentará en el Teatro Ópera Allianz del 4 al 14 de junio.