Shen Yun debuta en Israel con entradas agotadas en Tel Aviv

Shen Yun debuta en Israel con entradas agotadas en Tel Aviv
01 de Abril de 2018

Shen Yun Performing Arts visitó Israel por primera vez este año del 25 al 27 de marzo, con cuatro funciones a sala llena en Tel Aviv.

Shlomo Eshed, presidente de Israel Precious Stones and Diamonds Exchange vio a Shen Yun en el Teatro Ópera del Centro de Artes Escénicas de Tel Aviv y dijo que era “algo extraordinario”.

“Creo que es algo maravilloso e impresionante traer algo así a Israel” dijo el Sr. Eshed. “¡Fue algo extraordinario!.. Mi esposa y yo estábamos sentados aquí emocionados”.

Según el sitio web de la compañía, “Shen Yun” se traduce como “la belleza de los seres divinos al bailar”. Su característica es la danza clásica china basada en cinco mil años de historia originada en las danzas de los palacios imperiales.

“Las vestimentas etéreas, los bailarines, ellos no están bailando, es como si estuvieran volando en el escenario como ángeles, a veces tuve la sensación de ver mariposas que estaban volando en el escenario”, dijo Miri Aloni, una cantante y actriz.

“La tecnología del telón digital de fondo – esta asombrosa técnica con la que no estaba familiarizada – cuando la bailarina parece entrar en el telón de fondo, es hermosa”.

Las danzas son acompañadas por una orquesta en vivo que mezcla las tradiciones de la música clásica de Oriente y Occidente. Cuenta con antiguos instrumentos chinos como la pipa, un laúd de cuatro cuerdas y con una orquesta occidental completa.

“Estoy muy contenta de haber venido a verlo y de no habermelo perdido, y con seguridad vendré el año que viene porque fue una actuación divina. Fue un sueño. Increíble, simplemente increíble”, dijo la Sra. Aloni.

Shen Yun, una compañía con sede en Nueva York, tiene como objetivo revivir la cultura inspirada en lo divino de China, centrándose en elementos como la benevolencia, la justicia, la decencia, la sabiduría y el respeto por los cielos.

Giora Feidman -clarinetista- sintió que la actuación transmitía la verdad espiritual, despertaba su divinidad interior y purificaba su alma.

“No es que me cueste expresarlo con palabras, simplemente no hay palabras para expresarlo”, dijo: No soy la misma persona que entró en la presentación, no soy la misma persona que ahora está saliendo.

 

Por favor comparte este artículo en tus redes sociales, de esta manera ayudarás a La Gran Época a continuar ejerciendo un periodismo independiente. ¡Gracias por tu apoyo!