Sheriff de California se niega a liberar a 1800 reclusos después de la orden de un juez

Por Isabel van Brugen
16 de Diciembre de 2020
Actualizado: 16 de Diciembre de 2020

Un alguacil de California se niega a cumplir con el dictamen de un juez que ordena liberar, debido a la pandemia del virus del PCCh (Partido Comunista Chino), a 1800 presos de las cárceles del Condado de Orange, incluidos individuos que han sido encarcelados por asesinato.

El Juez de la Corte Superior del Condado, Peter Wilson, ordenó el viernes la liberación del 50 por ciento, o 1858 de 3716 presos, para disminuir contagios en las cárceles de COVID-19, la enfermedad causada por el virus del PCCh.

“No tengo la intención de liberar a ninguna de estas personas de mi custodia”, dijo el alguacil Don Barnes, rechazando la orden. “Vamos a presentar una apelación y la vamos a pelear. Si el juez tiene la intención de liberar a cualquiera de estas personas, tendrá que revisar línea por línea, nombre por nombre, y decirme a cuáles quiere que libere”.

Barnes le dijo a “Fox & Friends” que no tiene intención de devolver a los reclusos a la comunidad, y dijo que cree que representan una “seria amenaza”.

La orden de Wilson surgió de una demanda presentada en abril por la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU) en nombre de los reclusos más vulnerables de la Cárcel del Condado de Orange.

“La seguridad pública no solo significa crimen”, dijo Jacob Reisburg de ACLU, defendiendo el fallo de Wilson. “La seguridad pública también significa, ¿hay una cama de hospital abierta si te enfermas? Y si hay un brote masivo en la cárcel, que esta orden del juez está tratando de evitar, no habrá capacidad hospitalaria en el condado de Orange para las personas de afuera que contraen COVID”.

Barnes explicó que, hasta la fecha, unos 1400 delincuentes de bajo nivel ya han sido liberados desde marzo. Los presos restantes son “delincuentes graves”, dijo.

“De los que tienen vulnerabilidades médicas, 90 de ellos están bajo custodia por asesinato o intento de asesinato y 94 por abuso de menores”, agregó Barnes.

La orden de Wilson se presentó tras los informes de un reciente aumento de casos en la cárcel del condado. El sheriff anunció el viernes un brote con 138 casos, que aumentó a 416 el lunes. Barnes, sin embargo, señaló que la instalación había comenzado recientemente a realizar pruebas a todas las personas, incluidos los pacientes asintomáticos.

“Tenemos internos que están participando en diferentes prácticas. Ya sea yendo a citas médicas o yendo a la corte o reuniéndose con sus abogados. Todas estas personas pertenecen al público en general y sabemos que hay un aumento [de contagios] en el público en general”, dijo Barnes.

“Muchos de estos reclusos se encuentran en situación de prisión preventiva o han sido condenados por delitos violentos y serán devueltos a la comunidad”, agregó en un comunicado separado. “Esta orden pone a nuestra comunidad en riesgo sustancial y no toma en cuenta el impacto en las víctimas de estos crímenes”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


A continuación

Registros de Nevada indican que miles de extranjeros votaron allí

TE RECOMENDAMOS