Sobreviviente de cáncer encuentra su pasión cuando inicia una escuela de cocina de alimentos saludables

Por La Gran Época
16 de Febrero de 2019 Actualizado: 28 de Febrero de 2019

Cuando alguien se enfrenta a la muerte, a menudo descubre qué es lo realmente importante en la vida. Para una mujer en Nueva York, la experiencia traumática de luchar contra el cáncer de mama reavivó su pasión por la comida y la motivó a iniciar una escuela culinaria.

En abril de 2018, Mia Russo Stern lanzó Brooklyn Culinary Arts, una escuela de cocina en Internet centrada en alimentos nutritivos y de lucha contra el cáncer. Desde entonces, enseña más de 50 lecciones en video para cerrar la brecha entre profesionales de la salud, dietistas, médicos y pacientes.

Ella tenía el deseo de desarrollar comidas simples y saludables en las que cada receta tuviera un propósito específico. Los resultados tuvieron un impacto positivo tanto en los profesionales de la salud como en los pacientes con cáncer. Pero lo más importante fue su propia batalla, la la misma que la llevó a embarcarse en esta misión.

El diagnóstico

Mia estaba de vacaciones en Puerto Rico hace unos cinco años con su familia cuando se enteró que algo no andaba bien.

“De hecho, tenía extrañas sensaciones, era como una especie de corriente eléctrica que se movía en mi lado derecho del pecho, dicen que si hay un cáncer no sientes ningún dolor”, dijo Mia a Humanity.

Se realizó un autoexamen y descubrió algo desconcertante, un bulto duro como el mármol.

Mia con su esposo Michael Stern en Puerto Rico. (Cortesía de Mia Russo Stern)

Ella llamó a su médico desde Puerto Rico para concertar una cita. Sin embargo, después que la madre de dos hijos, de 41 años de edad, regresó a Estados Unidos, descubrió que el personal estaba de vacaciones y que el proceso no se daba con suficiente rapidez.

Habló con una amiga que la puso en contacto con la Dra. Elisa Port, jefa del Dubin Breast Center en el Mt. Sinai Hospital y fue a una cita a la mañana siguiente. Los médicos realizaron una biopsia y luego ella se enfrentó a la incertidumbre.

“Esperar los resultados fue horrible. Recuerdo que me sentía como si me cayera de un acantilado”, dijo Mia.

Cómo vencer el cáncer de mama

Dos días después obtuvo el informe de patología de su biopsia. No podía creer que le hubieran diagnosticado cáncer de mama. Sin embargo, llegó un momento en el que decidió seguir adelante.

“Lo superé. Hubo un momento en el que supe que todo estaría bien”, dijo Mia.

“Ya tenía esta conexión con la naturaleza cuando me diagnosticaron el cáncer. Siempre dormía con la ventana abierta para escuchar a los animales y a los pájaros, sentía tranquilidad de formar parte de este gran ecosistema”.

Mia recuperándose de su cirugía de mastectomía doble. (Cortesía de Mia Russo Stern)

La Dra. Elisa y el Dr. Adam Kolker realizaron la cirugía de doble mastectomía a Mia. La recuperación fue difícil, pero ella siguió fortaleciéndose y trabajaba con una nutricionista para incorporar alimentos saludables como parte de su recuperación y continuó viendo a su oncólogo, el Dr. Cliff Hudis.

Su nutricionista le sugirió que tomará un curso en el Instituto de Nutrición Integral de Nueva York.

“Aquí estoy a solo un mes de la cirugía, decidí inscribirme en el Instituto de Nutrición Integral, fue lo mejor que hice, porque era una gran distracción”, recordó Mia.

Vida saludable

La participación en las clases hizo que Mia se sintiera como parte de su propio proceso de curación. Aprendió a incorporar en su dieta alimentos con propiedades para combatir el cáncer.

A Mia siempre le encantó cocinar y así había sido gran parte de su vida. Con sus nuevos conocimientos, decidió seguir adelante como una carrera.

“Mi motivación para querer ser chef me encantó, por la forma en que estos alimentos me hacían sentir. Me gustaba la comida, ya que había una sinergia natural entre lo que aprendía en el mundo de la nutrición y luego entender todos estos ingredientes asombrosos, juntándolos de una manera que era deliciosa, ingeniosa… y nutritiva”, explicó Mia.

Mia disfruta de un jugo verde. (Cortesía de Mia Russo Stern)

Un año después del diagnóstico, Mia obtuvo su certificado como entrenadora de salud y bienestar del Instituto de Nutrición Integral. También recibió otros diplomas en esta área, antes de comenzar su propio negocio.

Sentirse bien, comer bien

La misión de Mia con Brooklyn Culinary Arts es eliminar el miedo que la gente experimenta en la cocina, ella quiere enseñarles que no es necesario mucho esfuerzo para preparar una comida saludable.

Además, quiere que la gente tenga una experiencia familiar y comunitaria que se da al compartir una comida.

Poder hacerlo a través de su negocio es un sueño hecho realidad.

“Se siente increíble y es tan gratificante. Me encanta conectar con la gente y ayudarla, no soporto ver a las personas enfermas. En lo personal lo experimenté, así que si puedo colaborar a que alguien tome conciencia de comer saludable y si lo hace durante dos días seguidos, no creería la diferencia”, aseguró Mia.

Mia recomienda los siguientes ingredientes y platos por sus propiedades saludables y anti-cáncer:

  • Batido de piña, agua de coco, semillas de cáñamo, espirulina, hielo y col rizada, que contiene compuestos de azufre que atacan las células cancerosas.
  • Pudín de semilla de chía (contienen grandes cantidades de proteínas, fibra, calcio, magnesio, zinc, fósforo y ácidos grasos Omega 3 saludables para el corazón).
  • Sopa de hongos (son buenos para el sistema inmunológico y se ha demostrado la capacidad de reducir los tumores).
  • Envolturas verdes de la col, que son ricas en vitaminas y minerales, contienen compuestos de azufre que atacan las células cancerosas.
  • Verduras crucíferas como brócoli, coliflor y col rizada (estas verduras contienen compuestos de azufre que atacan las células cancerosas).
  • Brotes de brócoli, que pueden ser hasta 50 veces más fuertes en compuestos de azufre que la planta entera, por ejemplo, pueden ser rociados en sopas o ensaladas.
  • Frutas y verduras ricas en fitonutrientes como zanahorias, remolachas, arándanos, frambuesas y cerezas (protegen a las células del daño que puede conducir al cáncer).

Mira el video a continuación:

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

Cómo obtener las semillas de girasol de una cosecha propia

TE RECOMENDAMOS