Soldado de Vietnam recuerda experiencia cercana a la muerte: Sintió paz y un propósito de vida

Por Tara MacIsaac
06 de Junio de 2022 8:35 PM Actualizado: 06 de Junio de 2022 8:35 PM

Bill Vandenbush se alistó en el ejército estadounidense en 1968. Cuando llegó a Vietnam, la zona de guerra no era lo que esperaba.

“Fue mucho más aterradora de lo que nunca imaginé”, dijo durante una charla que dio a un público de la prisión, que fue grabada en vídeo y compartida en YouTube por NDE Accounts.

Pasó 10 meses en combate como soldado de infantería. Los tiroteos y las grandes batallas fueron una experiencia habitual para él, al igual que ver morir tanto a sus amigos como al enemigo.

Hizo un pacto con dos amigos, John y Hank. El trío se protegería mutuamente y se cubriría las espaldas. “Aprendí que tres, cuatro o cinco personas son mucho más fuertes que uno”, dijo.

Pero John y Hank no estaban en la misma misión con él cuando casi muere.

La misión surgió de forma inesperada; se trataba de encontrar un helicóptero derribado. De repente, el fuego les llegó a él y a sus hombres desde todos los lados. Al cabo de un tiempo, un ataque aéreo estadounidense vino a hacer retroceder al enemigo.

Las tropas de la 1ª División de Caballería durante una operación cerca del valle de Ashau, en el norte de Vietnam del Sur. (Philip Jones Griffiths CC BY 2.0 https://goo.gl/sZ7V7x vía Flickr)
Las tropas de la 1ª División de Caballería durante una operación cerca del valle de Ashau, en el norte de Vietnam del Sur. (Philip Jones Griffiths CC BY 2.0 https://goo.gl/sZ7V7x vía Flickr)

Pero cuando Vanderbush vio a los aviones lanzando las bombas, supo que estaban demasiado cerca de donde se encontraban él y sus hombres. Efectivamente, una bomba cayó y la metralla voló hacia él.

Tenía 19 años y pensó que iba a morir.

“Lo siguiente que sé es que todo estaba en paz y en calma”, recuerda. “No había más guerra”.

Entonces viajó por un túnel oscuro hacia una luz, sintió que todo era maravilloso, lo que describió como “una alegría como nunca había sentido en mi vida”.

(Túnel - Pexels)
(Túnel – Pexels)

Su abuelo, que había muerto cinco años antes, le dio la bienvenida. Luego vino otro espíritu y le dijo que tenía que volver; aún tenía un propósito que cumplir en la Tierra.

Volvió al campo de batalla. “Podía oler la guerra, podía oler la pólvora”, dijo. Pero no sentía dolor, y ya no sentía miedo. Sabía que, pasara lo que pasara, viviría.

“No me preocupaba la muerte, ni las consecuencias de las heridas que había sufrido”, dijo.

Había resultado gravemente herido en la explosión. Entonces apareció un soldado enemigo que le hizo más daño, disparándole varias veces. Vandenbush dijo que sintió que las balas entraban en su cuerpo, pero no se preocupó. Le pareció que todo estaba bien.

Cuando los médicos lo llevaron a un hospital de campaña, supusieron que moriría y lo dejaron en una camilla en el pasillo. Al final, una enfermera vio que seguía vivo, así que hicieron lo que pudieron por él y lo enviaron a un hospital más grande.

Marines recuperando a un compañero mientras estaba bajo fuego en Vietnam en 1966. (Larry Burrows CC BY 2.0 https://goo.gl/sZ7V7x vía Flickr)
Marines recuperando a un compañero mientras estaba bajo fuego en Vietnam en 1966. (Larry Burrows CC BY 2.0 https://goo.gl/sZ7V7x vía Flickr)

“Me aplastaron la cara, tuve una herida en la cabeza, me arrancaron la garganta, me abrieron el pecho… me arrancaron el brazo izquierdo casi por completo”, dijo. “Sabía que tenía un largo camino por delante”.

Todavía se sentía conectado al mundo espiritual que había vislumbrado, y eso le reconfortaba y le daba fuerzas.

Tardó varios meses en volver a casa, a un hospital de California. Los años que siguieron no fueron siempre fáciles. Le costó aprender a hablar de nuevo después de sus heridas. Sentía el anhelo de volver a conectar con el espíritu que le había hablado y de cumplir un propósito mayor que el que cumplía en su vida cotidiana.

En 1989, habló por primera vez de su experiencia cercana a la muerte. Estaba asistiendo a un curso universitario en el que se enseñaba a afrontar la muerte y se sinceró como parte de una tarea de clase.

Animado por su profesor, se puso en contacto con otras personas que habían vivido experiencias cercanas a la muerte y empezó a compartir su experiencia por todas partes. Al hablar de ello, revivió esa sensación de paz que había sentido, como si se hubiera cumplido su anhelo de alcanzar un propósito. Ese propósito era compartir la paz y la felicidad con los demás, para ayudar a curarlos.

Se dio cuenta de que “un guerrero es alguien que consigue la paz”, dijo, y añadió que un guerrero sabe defenderse a sí mismo y a los demás, pero su objetivo final es encontrar la paz y llevarla a los demás.

Vandenbush relató su milagrosa experiencia en su libro “If Morning Never Comes: A Soldier’s Near-Death Experience on the Battlefield“, publicado por White Crow Books.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.