“Son los últimos”: Raras fotos de pastores de renos que viven en la gélida Siberia ártica

Por Louise Chambers
29 de Julio de 2022 3:23 PM Actualizado: 29 de Julio de 2022 3:23 PM

Impresionado por la resistencia del pueblo Nenet, un grupo de pastores nómadas siberianos que soportan temperaturas de 50 grados centígrados bajo cero, un fotógrafo italiano viajó tres veces a su tierra para honrar su existencia y compartirla con el mundo en una serie fotográfica atmosférica.

Alessandro Bergamini, de 35 años, de Finale Emilia, en la provincia de Módena, Italia, viaja todos los años por el mundo para hacer fotos. Entre los destinos anteriores se encuentran Afganistán, China, India, Myanmar, Perú y la península de Yamal en Siberia, esta última la ha visitado en diciembre de 2018, 2019 y 2021.

Bergamini dijo a The Epoch Times que nunca ha visto otro grupo de turistas en sus visitas a este remoto y gélido lugar del norte de la Rusia ártica.

“Lo que más me llamó la atención es su capacidad de adaptación al lugar más inhóspito que he visitado. Todo es difícil”, dijo. “Incluso caminar al aire libre a esas temperaturas es increíblemente agotador; ¡te congelas! Y la conciencia de que son un pueblo destinado a desaparecer en pocos años me ha impulsado a fotografiarlos. Son los últimos.

“Viven en condiciones climáticas imposibles. Nos pone a prueba y nos hace darnos cuenta de lo agotador que puede ser sobrevivir, pero también ofrece momentos inolvidables e íntimos, en los que el tiempo y el blanco se funden”.

(Cortesía de Alessandro Bergamini)
(Cortesía de Alessandro Bergamini)
(Cortesía de Alessandro Bergamini)
(Cortesía de Alessandro Bergamini)

Aunque no está seguro de cuántos nenets hay en Yamal, Bergamini afirma que suelen vivir en pequeños grupos familiares de seis a ocho personas. En cada una de sus tres visitas, el fotógrafo se alojó con una familia diferente para conocer la vida en la tundra. Bergamini llevaba un intérprete que le ayudaba a comunicarse con las familias nenet.

“Necesitábamos medios de transporte especiales capaces de soportar esas temperaturas, y un equipo específico para navegar por donde no hay carreteras, solo extensiones de blanco”, dijo. “Dormimos todos juntos. Por la mañana, todo está congelado dentro de la tienda. La comida se basa en renos guisados, o en pescado capturado y dejado para que se congele fuera. Son un pueblo trabajador, no muy sociable, pero sin embargo interesante y hospitalario”.

Como muchas comunidades tribales y tradicionales, los Nenet veneran a sus ancianos. Una de las experiencias más memorables de Bergamini en Yamal fue un momento compartido entre un abuelo y su nieto, el “pasado y el futuro” de la familia anfitriona del fotógrafo.

“Dentro de la tienda, el anciano trató de hacernos sentir a gusto ofreciéndonos comida y té caliente, y resguardándonos del frío a la luz de una linterna”, recuerda. “Intentó hablarnos de su familia con un cachorro de perro pastor en su regazo, mientras su sobrino le escuchaba”.

(Cortesía de Alessandro Bergamini)
(Cortesía de Alessandro Bergamini)
(Cortesía de Alessandro Bergamini)

Los Nenet sobreviven a temperaturas de hasta 50 grados bajo cero, y a unas pocas horas de luz solar al día, dentro de tiendas de campaña, o “chums”, hechas con las pieles de los renos con las que también fabrican ropa de abrigo. Venden algunos renos en las ciudades por las que pasan para abastecerse de productos básicos para el invierno.

La pesca en el hielo les proporciona otro alimento básico. Los Nenet se adentran en el agua congelada, arponean grandes peces y utilizan la carne para hacer sopas calientes en estufas de leña dentro de sus tiendas.

“Mientras están encendidas, el clima es bastante acogedor”, dice Bergamini. “Pero en cuanto te acuestas y se apagan, duermes a 20 grados bajo cero”.

(Cortesía de Alessandro Bergamini)
(Cortesía de Alessandro Bergamini)
(Cortesía de Alessandro Bergamini)

Los Nenet cambian de lugar en busca de pastos frescos y alimentos cuando cambia el tiempo, a pie o en trineo. Los bebés y los niños pueden ir en pequeños carros cubiertos para protegerse del frío.

Durante sus viajes, Bergamini también tuvo la suerte de presenciar una migración de Nenet.

Con las primeras luces del día, las familias desmontan sus tiendas siguiendo “un sistema ordenado y rápido”, enrollando los cueros de los renos, desmontando los postes de madera, levantando el suelo, recogiendo sus provisiones, y luego cargando sus trineos y asegurando a los bebés y niños. Antes de la puesta de sol, han reunido a sus renos —con la ayuda de perros adiestrados que recuperan a los renos que pastan en la tundra— y han emprendido un viaje de varios kilómetros.

“El frío durante el viaje está en el límite de lo soportable”, dice el fotógrafo. “Una vez elegida la nueva zona, en una o dos horas se vuelven a montar las tiendas en la oscuridad. Finalmente, se puede encender un fuego para calentarse”.

(Cortesía de Alessandro Bergamini)
(Cortesía de Alessandro Bergamini)

Este italiano empezó a hacer fotos a mediados de los 20 años con la vieja cámara réflex de su padre, después de que le pidieran que documentara los lugares que visitaba y la gente que conocía. Su pasión por “capturar la esencia de los viajes” a través de las fotos se convirtió en una carrera.

Comparte sus instantáneas favoritas en Instagram, en colecciones impresas y concursos, y en festivales de fotografía y exposiciones en vivo. Las fotos de Bergamini de Yamal pertenecen a una colección de retratos que celebra la diversidad cultural, titulada, “Humanidad”.

“Mi inspiración no es alguien, sino algo”, dijo a The Epoch Times. “La curiosidad de una forma de vida diferente a la mía en un lugar tan inhóspito y humanamente difícil, y la voluntad de testimoniar su existencia contándola, a través de imágenes”.

Vea más de su trabajo a continuación:

(Cortesía de Alessandro Bergamini)
(Cortesía de Alessandro Bergamini)
(Cortesía de Alessandro Bergamini)
(Cortesía de Alessandro Bergamini)
(Cortesía de Alessandro Bergamini)

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.