Strzok refuta artículo del New York Times que alega contactos entre campaña de Trump e inteligencia rusa

Datos de inteligencia de Strzok fueron desclasificados por el presidente del comité judicial del Senado
Por Petr Svab
20 de Julio de 2020
Actualizado: 20 de Julio de 2020

Peter Strzok, el exjefe de operaciones de contrainteligencia del FBI conocido por sus mordaces mensajes de texto anti-Trump, ha destrozado un artículo del New York Times de 2017 en el que se afirmaba que la campaña presidencial de 2016 de Donald Trump tenía contactos con la inteligencia rusa. Strzok criticó el artículo como inexacto en múltiples aspectos en un documento interno recientemente desclasificado.

El artículo del New York Times del 14 de febrero de 2017 titulado “Los ayudantes de la campaña de Trump tuvieron contactos repetidos con la inteligencia rusa” se dijo que se basaba en la información de cuatro “actuales y antiguos funcionarios estadounidenses” anónimos.

“Los registros telefónicos y las llamadas interceptadas muestran que los miembros de la campaña presidencial de Donald J. Trump y otros asociados de Trump tuvieron repetidos contactos con altos funcionarios de la inteligencia rusa en el año anterior a las elecciones”, decía el artículo en su párrafo inicial.

“Esta declaración es engañosa e inexacta tal y como está escrita”, dijo Strzok, anotando el artículo con comentarios sobre cómo se ajustaba a la realidad tal y como la estaba describiendo (pdf). “No hemos visto evidencia de ningún individuo afiliado al equipo Trump en contacto con IO [oficiales de inteligencia rusos]”.

Strzok dirigía en ese momento una investigación del FBI sobre la supuesta colusión Trump-Rusia que se decía que había influido en las elecciones. La investigación, que fue asumida en mayo de 2017 por un abogado especial, el exjefe del FBI Robert Mueller, finalmente no estableció ninguna colusión de ese tipo.

El documento fue publicado el 17 de julio por el senador Lindsey Graham (R-S.C.), presidente del comité judicial del Senado.

“Las declaraciones del Sr. Strzok cuestionan toda la premisa de la investigación del FBI sobre la campaña Trump y hacen aún más indignante que el equipo de Mueller haya continuado esta investigación durante casi dos años y medio”, dijo Graham en un comunicado.

En un correo electrónico a The Epoch Times, la vicepresidenta senior de comunicaciones del New York Times, Eileen Murphy, dijo: “Nos mantenemos firmes en nuestro informe”.

Expediente socavador

El FBI abrió oficialmente la investigación de la campaña Trump el 31 de julio de 2016, poco después de que se le notificara que el entonces ayudante de la campaña Trump, George Papadopoulos, supuestamente había “sugerido” durante una copa con un embajador australiano que la campaña recibía “algún tipo de sugerencia” de que Rusia podía ayudarla divulgando anónimamente información perjudicial para la oponente de Trump, la exsecretaria de Estado Hillary Clinton.

En agosto de 2016 se abrieron cuatro subcasos para los ayudantes de la campaña de Trump, el teniente general Michael Flynn, Paul Manafort, Papadopoulos y Carter Page.

El FBI examinó los contactos de la campaña con los funcionarios del Kremlin, pero los encontró “casi enteramente” limitados al entonces embajador ruso en Estados Unidos, Sergey Kislyak, y al enlace de la embajada rusa con el Congreso, según Strzok.

Page tenía algunos contactos con el servicio de inteligencia ruso “pero no durante su asociación con la campaña Trump”, escribió Strzok.

El FBI obtuvo una orden de espionaje contra Page bajo la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA) en octubre de 2016 y la renovó tres veces en los siguientes nueve meses. Pero las órdenes eran profundamente defectuosas, encontró el inspector general (IG) del Departamento de Justicia (DOJ). El FBI reconoció más tarde que al menos las dos últimas renovaciones de la orden dieron lugar a una vigilancia ilegal.

Page estaba de hecho proporcionando información sobre sus contactos con la inteligencia rusa a la CIA e incluso ayudó a atrapar a un agente ruso en el pasado. El FBI ocultó esta información al tribunal secreto de la FISA que aprobó la orden.

El FBI ocultó esta información al tribunal secreto de la FISA que aprobó la orden.

La alegación clave de la orden de que Page era parte de una “conspiración bien desarrollada” entre la campaña de Trump y Rusia fue levantada literalmente del “Expediente Steele”, una colección de rumores difundidos a los medios de comunicación, el FBI, el Departamento de Estado, el Departamento de Justicia y el Congreso en 2016 por operativos financiados por la campaña de Clinton y el Comité Nacional Demócrata (DNC).

La compilación del expediente fue contratada por Clinton y el DNC a través de un bufete de abogados al exagente de inteligencia británico Christopher Steele. El artículo del New York Times decía que “altos funcionarios del FBI creen que… Steele… tiene un historial creíble”.

Strzok comentó que “recientes entrevistas e investigación… revelan que Steele puede no estar en posición de juzgar la fiabilidad de su red de subfuentes”.

Steele le dijo al FBI que la información del expediente provenía de una sola fuente que tenía una red de otras subfuentes.

El FBI entrevistó a la fuente principal durante tres días del 24 al 26 de enero de 2017. Un informe del FBI con muchas partes no desclasificadas del interrogatorio—también publicado por Graham— dice que Steele había tenido la fuente en nómina a través de otra entidad durante algún tiempo como investigador. El informe sugiere que la fuente no estaba basada en Rusia y que no era un funcionario del gobierno ruso actual o anterior.

La fuente “nunca esperó” que Steele pusiera sus “declaraciones en informes o las presentara como hechos”, dijo un informe del 9 de diciembre del inspector general (pdf) sobre algunos aspectos de la investigación del FBI.

La fuente “le dejó claro a Steele que no tenía pruebas para apoyar las declaraciones de sus subfuentes y que ‘solo eran habladurías'”, se enteró el inspector general por el agente del FBI que entrevistó a la fuente.

La información era “de boca en boca y de oídas”, “conversación que [él/ella] tuvo con amigos tomando cervezas”, y algunas fueron hechas en “broma”, dijo la fuente, según el agente.

Algunas de las acusaciones más explosivas del expediente, según la fuente, no eran en realidad explosivas en absoluto y se les transmitió en una llamada telefónica anónima de 10-15 minutos. La fuente dijo que adivinaron quién era la persona que llamaba basándose en el hallazgo de “un video de YouTube” de cierta persona hablando que “sonaba como la persona de la llamada telefónica”, dijo el IG.

La entrevista reveló que la “red” de la fuente no tenía realmente el nivel de acceso que Steele le atribuía, y “podrían haber sido múltiples capas de rumores sobre rumores”, dijo el IG.

Más refutaciones

Strzok señaló que Flynn tenía contactos con Kislyak. Pero ese era el trabajo de Flynn, ya que era la persona clave para sentar las bases de la nueva administración con los gobiernos extranjeros durante la transición.

El artículo del New York Times también afirmaba que durante la vigilancia de la comunidad de inteligencia en la campaña de Trump, “uno de los asesores que recibió las llamadas [interceptadas] fue Paul Manafort”.

Pero Strzok negó esto.

“No tenemos conocimiento de ninguna llamada con ningún funcionario del gobierno ruso en la que Manafort haya participado”, señaló. Al menos uno de los asociados de Manafort tuvo contacto con la inteligencia rusa pero no está claro si este contacto tuvo algo que ver con Manafort, dijo Strzok.

Además, el artículo de The New York Times afirmaba que el FBI había comenzado su investigación sobre Manafort en la primavera de 2016.

Esto era inexacto, escribió Strzok. La oficina solo abrió un caso sobre Manafort en agosto de 2016. El FBI puede haber tenido un caso contra los tratos de Manafort en Ucrania antes, señaló. Ese caso, sin embargo, no estaba relacionado con Trump.

En el artículo también se afirmaba que el FBI “examinó de cerca” a Roger Stone, un estratega político que fue expulsado de la campaña Trump en 2015, pero que seguía en contacto con ella.

El artículo también afirmaba que el FBI había obtenido registros bancarios como parte de la investigación.

Strzok se retractó.

“Aún no tenemos registros bancarios detallados”, escribió, aunque reconoció que la oficina emitió Cartas de Seguridad Nacional para obtener informes de crédito.

Siga a Petr en Twitter: @petrsvab


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Video relacionado

¿Cuánta gente fue espiada por las ilegales órdenes FISA contra Carter Page?

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS