Su amor por los perros y “hacer el ridículo” lograron encontrar al dueño de una perra perdida

Por La Gran Época
02 de Abril de 2019 Actualizado: 02 de Abril de 2019

Los perros con correa no son extraños en las calles de Charlotte, Carolina del Norte, pero una labrador color chocolate llamó la atención de un conductor local después de sus travesuras el viernes 1 de marzo de 2019. Jason Gasparik se vio obligado a detenerse después de ver a la cachorra de unos 32 kilos corriendo frenéticamente por la carretera.

“Alguien estaba corriendo por el pasto”, dijo Jason a The Dodo. “Entonces noté que la perra [Roxy] corría en círculos por el camino, confundida y asustada”. Jason, un gran amante de los perros, saltó de su coche para ayudar antes de darse cuenta de la magnitud de la crisis: el que corría a la perra ni siquiera era su dueña. Esta cachorra estaba realmente perdida.

Un oficial de policía y otro local se unieron en la ahora bastante absurda persecución de una perra, mientras que Roxy estaba cada vez mas confundida. Jason decidió intentar un enfoque más suave.

“Decidí correr alrededor del aparcamiento cercano -compartió-, y después de algunas vueltas, ella finalmente se cansó, se acostó y pude agarrar el pellejo de su cuello”.

Jason, olvidándose de sus planes previos, llevó a Roxy a una clínica veterinaria de 24 horas, donde se identificó su microchip pero no estaba registrado a nombre de su propietario. Sin querer abandonar a la cachorra perdida, Jason se llevó a Roxy a casa.

“Mis padres siempre tuvieron perros cuando yo era chico”, dijo a La Gran Época, explicando su abrumador instinto de dar un paso al frente y ayudar a la perra perdida. “Yo también he tenido perros”.

Jason publicó en Facebook y PawBoost, un sitio web dedicado a los animales perdidos y encontrados, pero sin resultados inmediatos.

Era tiempo de ser creativo. Jason salió a la calle con un letrero hecho a mano.

“Hice mi letrero con una vieja caja de mudanzas y un palo y decidí ir a la esquina [donde encontré a Roxy]”, dijo. “Me sentí como un completo tonto”, admitió, pero Jason desafió a la multitud para hacer lo que consideraba mejor para Roxy. Y para su deleite, la multitud respondió brillantemente.

Jason sonrió y saludó a los transeúntes que lo apoyaban, y en cuestión de horas era una especie de celebridad local. Pidió a todos los que encontró que ayudaran en la búsqueda publicando sus propios mensajes en los medios sociales.

Una mujer fue particularmente útil. “Dijo que podía ayudar a rastrear el chip aunque no estuviera registrado”, recordó Jason. “Uno de los mensajes más divertidos”, continuó, “fue una mujer que dijo: ‘yo los cuidaré a los dos'”. El hombre, la perra y el letrero, ciertamente estaban atrayendo una gran cantidad de atención!

Sin embargo, para el domingo, la búsqueda aún no había encontrado al dueño de Roxy. Jason, con su teléfono celular y su letrero hecho a mano, salió a las calles una vez más. Y esta vez, tuvo suerte.

“A las 12:30 …. recibí un mensaje en Nextdoor de una señora que decía que había encontrado al dueño de Roxy conduciendo a varios kilómetros de distancia tratando de encontrarla! recordó Jason. Fue conectado con Ed, el dueño de Roxy, y rápidamente se programó una reunión.

“Tan pronto como nos acercamos a la camioneta de Ed, Ed gritó ‘chica Roxy’, e inmediatamente movió la cola y reconoció a Ed”. Roxy estaba encantada de estar de vuelta a donde pertenecía. Habiendo establecido un vínculo con la perra mientras ella estaba bajo su cuidado, Jason tuvo cuidado de revisar los documentos de Ed: todo estaba en orden.

Deseoso de asegurar que las calles de Charlotte se mantengan libres de cosas como estas en el futuro, Jason tiene algunos amables consejos para los dueños de perros de todo el mundo: “Si su mascota tiene un microchip” dijo a La Gran Época, “por favor, asegúrese de que el chip esté registrado. Si el chip está registrado, asegúrese de que la información de registro esté actualizada”.

“Una de cada tres mascotas desaparece cada año”, agregó. “Al difundir este mensaje, deberíamos ser capaces de poder ayudar a que más mascotas sean devueltas a sus familias”.

Gracias a Jason Gasparik, los esfuerzos bondadosos que reunieron a una perra perdida con su amado dueño, y la innegable eficacia de un letrero hecho a mano pegado a un palo.

¡Estos perros son demasiado traviesos!

TE RECOMENDAMOS