Su nueva vaca no deja de llorar porque su bebé quedó en su antigua granja. ¡Mira el reencuentro!

Por La Gran Época
19 de Enero de 2018 Actualizado: 25 de Marzo de 2019

No hay nada como el amor de una madre, ya sea del mundo humano o del reino animal. La hermosa historia de esta mamá vaca es un claro testimonio.

En marzo de 2016, cuando llegó el momento que la vaca lechera Maybelle,  se retirara, el granjero la envió a The Gentle Barn, un santuario para animales en Tennessee, Estados Unidos, para mostrar su agradecimiento por sus años de servicio.

Pero, una vez que Maybelle se instaló en el santuario, comenzó a actuar de manera extraña.

En vez de pastar por los hermosos prados, la vaca, aparentemente inquieta, seguía llorando y dando vueltas.

“Ella solo estaba llorando y llorando”, dijo Andrea Burritt, gerente de Gentle Barn, a The Dodo.

Maybelle miraba a los rescatistas como si quisiera decirles algo.

“Te miraba directamente a los ojos y solo lloraba”, dijo Andrea. “Fue horrible. Nos estaba suplicando [algo]”.

Andrea sabía que algo estaba mal y trató de averiguar qué era lo que estaba pasando.

Supuso que Maybelle podía estar separada de alguna cría, a juzgar por el extraño comportamiento de la vaca.

Preocupado por Maybelle, el cofundador de The Gentle Barn, Jay Weiner, condujo hasta su granja anterior para averiguar la verdad. Y efectivamente, Maybelle había dejado solo a un bebé: un becerro macho de 9 meses llamado Miles.

Después de recibir la explicación de la situación, el agricultor aceptó darles a Miles.

Jay subió a Miles en su remolque y lo llevó a The Gentle Barn para reunirlo con su madre.

“Tenemos a tu bebé, tenemos a tu bebé”, le dijo Andrea a Maybelle.

Cuando Maybelle vio a Miles en el remolque, comenzó a “perseguir el remolque a través de los pastos hasta el final”. Maybelle lo llamaba, y Miles respondía.

Cuando la puerta del remolque se abrió, la vaca y su becerro corrieron uno hacia el otro de inmediato.

“Ellos sabían que eran el uno para el otro inmediatamente”, dijo Andrea. “Ella lo revisó para asegurarse que estaba bien, y luego se fueron juntos”.

Desde entonces, Maybelle y Miles son inseparables.

La historia tomó un giro aún más sorprendente cuando Maybelle dio a luz a una cría, llamada Eclipse, en septiembre de 2016. La vaca estuvo embarazada desde el primer momento en que puso un pie en el santuario.

“¡Nuestro rescate único se convirtió en tres!”, dijo Andrea a WBIR.

Ahora, Maybelle, Miles y Eclipse viven juntos en The Gentle Barn, ¡disfrutando de una feliz vida familiar!

“Eclipse constantemente observa a Miles, y él le enseña cómo jugar y cómo hacer travesuras”, dijo Andrea. “Les gusta golpear las carretillas y correr por los pastos tan rápido como pueden”.

“En cuanto a Maybelle, [ella] es una cariñosa madre para sus dos bebés. Les enseña modales, hace todo lo que una madre humana haría”, dijo Andrea.

La grandeza del amor de una madre no conoce fronteras, ¡y las madres animales no son una excepción!

Mira el video a continuación:

Para ver el siguiente video puedes activar los subtítulos en español en tu navegador, en la barra de abajo a la derecha (Configuración >>> Subtítulos >>> Inglés >>> Subtítulos >>> Traducir automáticamente >>> Español).

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

Asombroso rescate de una vaca atrapada en un gran agujero

¿Te gustó esta historia?

Si esta linda historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS