Superando la pandemia más fuerte

Dennis Gillan, defensor de la prevención del suicidio, habla sobre el crecimiento postraumático y el valor de las relaciones
Por CATHERINE YANG
11 de Marzo de 2021
Actualizado: 24 de Marzo de 2021

A fines de 2019, Dennis Gillan dio una charla TEDx sobre la epidemia de soledad y, justo antes de febrero de 2020, se publicó en línea.

“Fue tan extraño”, dijo Gillan, un orador público y defensor de Prevención del Suicidio y director ejecutivo de la fundación Half A Sorrow, como en el proverbio sueco que le gusta compartir: “Una alegría compartida es una alegría doble, una pena compartida es medio dolor”.

En enero de 2020, Gillan estaba viviendo un año ajetreado con charlas en todo el país en lugares a los que siempre había querido ir. La charla que da es difícil: es uno de tres hermanos y dos de ellos se suicidaron. Desde entonces, ha hecho todo lo posible para tratar de evitar que alguien más tenga que experimentar lo que Gillan sintió por sí mismo.

“Es una charla brutal hablar de mis hermanos, pero me encanta, porque después la gente se acerca y siento que estoy cumpliendo mi propósito en la vida y convirtiendo mi miseria en una misión”, dijo Gillan.

Y luego llegó la pandemia. Todo su trabajo se detuvo y la gente comenzó a dejar sus planes en espera, preguntándose qué hacer a continuación. De repente, muchos se enfrentaron a la soledad.

Dennis Gillan es un orador público, defensor de Prevención del Suicidio y director ejecutivo de la fundación Half A Sorrow. (Cortesía de Half A Sorrow Foundation)

El trabajo vale la pena

Gillan dio varios consejos en su charla sobre la prevención de la soledad, y después que se ordenaran los cierres por la pandemia, echó un vistazo a su lista y se dio cuenta que la gente ya no podía poner en práctica la mayoría de sus ideas debido al distanciamiento social.

“Yo mismo estoy tratando de encontrar actividades que se adapten a la COVID”, dijo Gillan. Anteriormente, había establecido un buen sistema de reuniones periódicas con amigos, incluyendo desayunos semanales con un grupo de hombres de su edificio de apartamentos. Han tratado de mantenerlo, sentándose a varios metros de distancia y llevando máscaras mientras sostienen tazas de café que les mantienen las manos calientes.

Hubo algunas semanas en las que los números de la región fueron bajos y dejaron de reunirse, pero podían sentir el efecto que suponía para su bienestar mental y emocional. Así que toman café socialmente distanciado, al aire libre cuando es posible.

“Se necesita un poco de trabajo extra, pero tienes que encontrar esas actividades amigables con COVID”, dijo Gillan, recomendando algo al aire libre. “El beneficio de estar al aire libre a la luz del sol es que obtienes vitamina D”.

“Una de las actividades que surgió es el tenis; Puedo jugar al tenis porque la persona está del otro lado de la red, muy lejos, pero seguimos hablando y estamos haciendo ejercicio, lo cual es muy bueno para la salud mental”, dijo. Su centro de tenis local ahora está completamente lleno, y el taller de reparación de bicicletas local tiene las manos ocupadas con el trabajo. “Veo toneladas de chicos en bicicleta cerca de mi casa”.

“Se necesita un poco de trabajo adicional y es posible que deba realizar una actividad en la que no es realmente bueno. Es posible que tenga que andar en bicicleta aunque no lo haya hecho en años”, explicó. Pero la compensación vale la pena porque la diferencia para la salud mental de algunas personas puede ser como el día y la noche.

Su esposa trabaja desde casa, pero se inventa un viaje al trabajo. “Sale por la puerta lateral de la casa, ‘Ahora vuelvo’, da la vuelta a la casa y entra por la puerta principal y dice: ‘Cariño, estoy en casa'”, dijo. También saca al perro a pasear al final de cada día.

Muchos padres han visto cómo sus hijos se marchitan durante la cuarentena con la educación a distancia, y ha habido distritos que han presionado para abrir las escuelas principalmente por ello. Gillan dice que habrá que tirar de la carta de los padres y sacar a los niños fuera. (“Escucha, te voy a dejar en el centro de tenis te guste o no”).

“Si no lo hace, como padre, se quedarán sentados en el iPad todo el día. Es el camino de menor resistencia ”, dijo.

El otro día, mientras estaba parado en su patio trasero, Gillan vio a los hijos de sus vecinos saltando en su trampolín. Llevaban puestas camisetas de fútbol y dijeron que se habían apuntado.

“¿Te está gustando?”, les preguntó Gillan.

“La verdad es que no”, respondieron. A él le pareció más divertido que a los niños, pero éstos necesitan que los padres tomen las riendas en este sentido, dijo.

Gillan y su esposa también han tenido que encontrar formas creativas de evitar el aislamiento durante la pandemia.

“Tenemos reuniones en el patio trasero con nuestros vecinos, tenemos una valla, una valla de alambre, nos quedamos en nuestro lado, ellos en el suyo, y simplemente charlamos. Hacemos tiempo para hablar al otro lado de la valla”, dice. Es una molestia, pero una vez que lo haces y sientes los beneficios, merece la pena, explicó. Para mucha gente, es más evidente que nunca que mantener las relaciones requiere trabajo, pero también ha demostrado lo valiosas que son las relaciones.

“Mi esposa se maravilla de que siga en contacto con los chicos de la escuela primaria. Hay cinco o seis chicos con los que fui a la escuela católica en Nueva York”, dijo. “Es un trabajo, pero al final merece absolutamente la pena”.

Eso incluye a esos amigos que nunca te llaman. Todo el mundo los tiene, dijo Gillan, y si no los llamas, no hablas. Hace poco se quejaba de ello y otro amigo suyo le dijo: “Bueno, Dennis, ese es tu papel”.

“Tienes que ser el catalizador, tienes que ser el cambio que quieres ver. Si te gusta hablar con la gente, tienes que marcar el teléfono. Hay cuatro o cinco tipos a los que si no llamo, no hablamos, pero si supero mi pequeño ego y les llamo, tenemos una gran conversación. Y ese es mi papel, es mi trabajo, y no me importa porque valoro esas relaciones”, dijo.

“Tuve reuniones de Zoom con amigos míos de la universidad, no nos veíamos ni siquiera antes de COVID”, dijo. Eran más de una docena de personas, a las que había conocido en 1981. “Al final de la reunión de Zoom, alguien dijo: “¿Por qué no hacíamos esto antes?”.

Las redes sociales han sido un salvavidas absoluto para algunas personas durante esta pandemia, dijo Gillan, incluso su madre de 85 años ha comenzado a usarlas. Pero las redes sociales también son algo que todos sabemos que debe usarse con moderación, agregó.

“Como todo en la vida, hay un límite, y no quiero que salgamos de esta pandemia y eso se convierta en nuestra forma de estar conectados. Sigo pensando que es necesario que estemos vientre con vientre, ojo con ojo”, dijo. Si la pandemia disminuye y la gente sigue sin salir de sus casas, dijo, eso es otra historia.

Crecimiento postraumático

La pandemia podría haber traído un trauma, pero Gillan está tratando de responder escribiendo una narrativa positiva para él mismo, no una negativa.

“Hay una cosa que se llama crecimiento postraumático”, dijo Gillan, que experimentan las personas que han pasado por pruebas que la mayoría de nosotros no podemos imaginar, y que no sólo siguen en pie tras las secuelas, sino que siguen ayudando a los demás, dejando al resto de nosotros preguntándose: “¿Cómo lo hacen?”

Hay varias respuestas positivas al trauma que son indicadores de crecimiento postraumático, incluida una apreciación renovada o aumentada por la vida, la búsqueda de nuevas oportunidades, la fortaleza personal, las relaciones con los demás y el cambio espiritual. Gillan dice que él mismo sintió muchas de estas cosas, como por ejemplo, cómo el trabajo adicional para mantenerse al día con sus relaciones hizo que las apreciara aún más, y cómo elegir una nueva actividad se considera una oportunidad. Hay beneficios duraderos para tal crecimiento.

“Si he vivido esto, puedo vivir cualquier cosa”, dijo. “En 2025, si la bolsa se hunde o lo que sea, la gente dirá, sabes qué, sobreviví a 2020, puedo sobrevivir a esto”.

Estos eventos también provocan cuestionamientos espirituales, lo que genera una oportunidad para el crecimiento espiritual. “Tiene que haber un propósito en mi vida. Algunas preguntas saludables también: ¿Por qué estoy aquí? ¿Por qué estoy en esta tercera roca desde el sol? ”

Como defensor de la prevención del suicidio, Gillan tiene un par de números que sigue. De 2018 a 2019, la cantidad anual de suicidios disminuyó. Los números de 2020 aún no están compilados y, a nivel local, hubo algunas conversaciones que no sonaron bien para fin de año, pero Gillan tiene esperanzas.

“Quizás la gente vea ese crecimiento postraumático, quizás eso suceda”, dijo. En todo caso, 2020 también se ha convertido en un año en el que todos se han vuelto más versados ​​en hablar sobre salud mental, advirtió.

“Toda la pandemia nos ha colocado en una posición realmente buena para hablar sobre la salud mental en su conjunto”, dijo. “2020 nos llevó a este punto de inflexión en la salud mental, donde está bien hablar de eso ahora”.

“Solo quiero que la gente sepa que superaremos esto. Y cómo nos vemos al otro lado, no lo sé. No tengo esa bola de cristal, pero creo que seremos más fuertes gracias a ella. No quiero que la gente se vaya a causa de esta pandemia. Te necesitamos aquí. Nos hará más fuertes. Dejemos que haga su trabajo en nosotros; nuestra sociedad saldrá, dale tiempo ”


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS