Supervivientes de la masacre de Tiananmen se preocupan por represión contra grupo prodemocracia en HK

Por Nathan Su
28 de Septiembre de 2021
Actualizado: 28 de Septiembre de 2021

Mientras la maquinaria propagandística del régimen chino está en pleno apogeo predicando los éxitos del Partido antes del Día Nacional de China, los supervivientes expatriados de la Masacre de la Plaza de Tiananmen están preocupados por la seguridad personal de sus seguidores en Hong Kong.

El 1 de octubre es el Día Nacional de China. Cada año, el Partido Comunista Chino (PCCh) considera que las semanas próximas a esa fecha son políticamente sensibles. Es una rutina para el régimen castigar a los líderes de la oposición durante este tiempo como una forma de advertirles que no desafíen el sistema de gobierno de partido único.

Este año, varios supervivientes de la Masacre de la Plaza de Tiananmen de todo el mundo centran su preocupación en la disolución de la Alianza de Hong Kong (Alianza de Hong Kong en Apoyo al Movimiento Patriótico Democrático de China), y en los 12 líderes prodemocracia de Hong Kong que fueron recientemente condenados por su participación en la organización de la conmemoración anual de las víctimas de la masacre de 1989 del año pasado.

The Epoch Times entrevistó a varios supervivientes de la masacre para conocer sus declaraciones.

“La Alianza de Hong Kong ha sido la principal organización y el núcleo del movimiento democrático de Hong Kong. También fue el faro y la institución que llevó el legado del movimiento prodemocracia de 1989 durante los últimos 32 años. Por lo tanto, fue una espina en los ojos del PCCh una vez que éste [el régimen comunista] tuvo el control total de Hong Kong”, dijo Zhou Fengsuo, presidente de Humanitarian China, una organización con sede en EE. UU. cuya misión es proporcionar apoyo humanitario en China.

Zhou fue uno de los líderes estudiantiles de las protestas prodemocracia de 1989 en Beijing. La sangrienta represión del régimen contra el movimiento el 4 de junio de 1989 ha convertido la fecha en un día icónico para los partidarios prodemocracia en China.

Dos actividades principales organizadas por la Alianza han sido la vigilia anual con velas en torno al 4 de junio, y un museo en el que se exponen objetos históricos relacionados con la masacre. El evento anual ha sido apoyado por la sociedad de Hong Kong desde 1989. Los participantes en el evento han sido más de 100,000 durante muchos años.

La Alianza se vio sometida a la presión política directa de Beijing después de que China recuperara el control de Hong Kong en 1997. En agosto de este año, las autoridades de Hong Kong ordenaron a la Alianza que presentara todos sus registros de reuniones, información sobre sus miembros y recursos financieros desde 2014. La Alianza se negó a obedecer.

El 25 de septiembre, la Alianza anunció públicamente que disolvía sus operaciones, lo que puso fin a una tradición de 32 años, que era la última esperanza de muchas personas para el futuro democrático de China.

Las autoridades de Hong Kong ordenaron el cierre del Museo 6.4 (4 de junio) de Hong Kong, gestionado por la Alianza. La policía registró el museo y se llevó la mayoría de los objetos de exposición y los archivos.

En el pasado, las autoridades permitieron el evento anual de la Alianza, pero dejaron de conceder permisos para el evento en 2020 con la excusa de la preocupación por la salud pública a causa de la pandemia.

“Muchas personas de China continental iban a Hong Kong para participar en los eventos anuales antes”, dijo Cheng Kai, un refugiado político que huyó de China a Estados Unidos en 1990. Cheng era el redactor jefe del Hainan Daily, el periódico oficial de propiedad estatal de la provincia china de Hainan, y un firme partidario del movimiento estudiantil prodemocracia de 1989.

Cheng describe la actual Hong Kong como una ciudad completamente controlada por la policía, del mismo modo que la China continental está gobernada por el PCCh. No ve ninguna esperanza para el futuro de Hong Kong porque tanto el sistema educativo como el judicial están bajo el control directo del régimen.

Cheng dijo que las escuelas y universidades de Hong Kong utilizan libros de texto aprobados por el Estado y que la educación se ha convertido en una parte del proceso de lavado de cerebro según las órdenes de Beijing. También dijo que el sistema judicial de Hong Kong ha estado forzando la salida de los jueces del Reino Unido y sustituyéndolos por otros leales al PCCh.

“Lo que ha sucedido en Hong Kong era exactamente lo que predijimos hace dos o tres años”, dijo Fang Zheng, presidente de la Chinese Democratic Education Foundation, una organización prodemocracia con sede en EE. UU. Fang fue un estudiante universitario que participó en el movimiento prodemocracia de 1989 en Beijing. Las dos piernas de Fang fueron aplastadas por un tanque militar chino durante la masacre. Se trasladó a Estados Unidos en 2009.

Fang admira a los líderes democráticos de Hong Kong por haber decidido no abandonar Hong Kong y continuar la lucha por la libertad. “Hong Kong mantendrá su espíritu de libertad mientras las luchas continúen”, dijo Fang.

Hong Kong se convertirá en una ciudad en la que “todo el capital, todos los bienes y todas las personas pertenecen al Partido Comunista”, dijo Elmer Yuen, presidente de Hong Kong Freedom Beacon, una organización con sede en EE. UU. cuya misión es apoyar la libertad de Hong Kong.

Yuen dijo a The Epoch Times que había nacido en Shanghai. Dijo que la ciudad se convirtió en un bastión comunista menos de 10 años después de que el PCCh tomara el poder en 1949. Yuen cree que lo que le ocurrió a Shanghai le ocurrirá a Hong Kong.

“La represión contra la Alianza de Hong Kong indica que Hong Kong no es la ciudad que fue durante los últimos [cien] años”, dijo Ken Chen, miembro de la junta del Club de Hong Kong del Norte de California. Chen cree que vendrán más medidas represivas y más detenciones.

“El régimen no tiene ahora ninguna línea de fondo. A Xi Jinping ya ni siquiera le importa cómo les mirará la sociedad internacional”, dijo Zheng Yun, presidenta de la rama del norte de California de la Federación para una China Democrática, una organización con sede en Canadá que aboga por la democratización de China.

“No debe haber ninguna ilusión por la futura reforma política del PCCh”, afirmó Zheng.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS