Suprimir la cultura está socavando el aprendizaje y dañando a estudiantes como yo

Por Thomas Ullman
26 de Agosto de 2020
Actualizado: 26 de Agosto de 2020

En mi clase de inglés de décimo grado, al igual que muchos otros estudiantes estadounidenses, leí algunas de las obras del difunto Joseph Conrad, un explorador sin límites y un escritor cautivador.

Pero mi clase no analizó los libros de Conrad como lo hicieron mi padre o mi abuelo cuando tenían mi edad.

En lugar de discutir cómo sus obras formaron a autores posteriores y cómo sus novelas fueron algunas de las primeras obras modernistas, debatimos si debería o no enseñarse sobre él en el aula.

No estudiamos las historias de exploración y tragedia que cautivaron a los muchos autores que moldearon la psique occidental; más bien, tuvimos largas discusiones sobre si sacar a Conrad del canon literario por completo debido a algunas de sus declaraciones racialmente insensibles, que en su época eran convencionales.

En pocas palabras, nos enseñaron a tirar al bebé junto con el agua de la bañera —a mantener a figuras del pasado como Conrad en un estándar moderno impensable para los de su época y a sacar a los que no podían cumplir con esos estándares de las bibliotecas de nuestras escuelas.

Un año después, he llegado a ver que la cultura de la supresión se intensifica con la naturaleza caprichosa del debate político en 2020, cuyos objetivos actuales son algunos de los filósofos y escritores más importantes de la humanidad como Aristóteles y Shakespeare. Si bien las consecuencias inmediatas pueden ser difíciles de ver, nuestra juventud —el futuro de nuestra nación— finalmente tendrá que pagar el precio de la cultura de la supresión en Estados Unidos.

Algunas de las escuelas del país, impulsadas por activistas e influyentes para adoptar la cultura de supresión, han comenzado a centrarse en el supuesto daño de palabras individuales fuera de contexto sin comprender su significado más amplio en un texto.

Por ejemplo, en 2019, miembros del gobierno del estado de Nueva Jersey intentaron eliminar “Las Aventuras de Huckleberry Finn”, de Mark Twain, de las instituciones educativas del estado, citando numerosos usos de insultos y estereotipos raciales. Pero el libro del siglo XIX, que comparte la categoría de “gran novela estadounidense” con libros como “El gran Gatsby” y “Matar a un ruiseñor”, es de hecho antirracista. Desenmascara las falsedades racistas que se utilizaron para justificar la esclavitud durante siglos, al tiempo que muestra la humanidad de los personajes esclavizados y lleva un mensaje de igualdad a los lectores.

Desafortunadamente, la multitud miope que quiere prohibir este libro en las escuelas no ha analizado críticamente el significado del libro. El uso de la “palabra N” en la novela para mostrar actitudes racistas movió a muchos a presionar para que se elimine del canon literario de Estados Unidos. Algunas escuelas ya han escuchado sus palabras.

La idea es que la eliminación de tal novela protegerá a los escolares de la nación de las palabras y los sentimientos intolerantes, pero este no será el resultado real.

Al eliminar “Las Aventuras de Huckleberry Finn” de nuestras escuelas, perdemos uno de los libros antirracistas más influyentes de nuestro tiempo.

Suprimir continuamente figuras históricas mientras seguimos actualizando nuestra definición de “woke” o “PC” conducirá a la destrucción de nuestras obras más importantes como especie. No habría errores históricos de los que aprender ni éxitos que admirar.

Nos quedaríamos en un bucle artificial y aislado de la historia  —y si no podemos enseñar a los jóvenes de la nación sobre los problemas del pasado—  seguramente los imitarán en el futuro.

La novela de Twain fue, obviamente, una que habló en contra del racismo, pero ¿qué pasa con las figuras que apoyan abiertamente los puntos de vista prejuiciosos? ¿Serán arrojados al basurero de la historia?

Aristóteles, a quien se considera uno de los más grandes filósofos que alguna vez haya existido, apoyó abiertamente la esclavitud. Hace solo unas semanas, The New York Times publicó un artículo que argumentaba en contra de eliminar a Aristóteles por estos puntos de vista. Recibió críticas de profesores como Bryan W. Van Norden, quien afirmó que “[los profesores] también deben recordar que entre nuestros estudiantes hay personas que han sentido de primera mano las continuas consecuencias prácticas de las opiniones más atroces de Aristóteles”.

Ahora, por supuesto, nadie (y especialmente yo) está argumentando que deberíamos defender los puntos de vista de Aristóteles contra la igualdad, los cuales pertenecen a la antigüedad. Pero es importante recordar sus contribuciones positivas a la teoría política, la física, la economía y la psicología modernas, algunas cosas que nosotros, en la era moderna, consideramos parte integral de la civilización occidental.

¿Deberíamos desechar el resto de los pensamientos e ideas de Aristóteles debido a algunas manzanas podridas? Perderíamos algunos de los cimientos del mundo moderno.

Además, no es razonable sostener las “atroces” creencias de las figuras antiguas con las normas éticas modernas. En lugar de ignorar sus pensamientos en su conjunto, deberíamos entender sus defectos y enseñárselos a nuestros jóvenes, para que entiendan por qué nuestra sociedad los considera inaceptables.

Una vez dicho todo esto, la declaración del profesor Van Norden resonó al principio en mí. Como persona judía, he sentido vergüenza por obras como “El mercader de Venecia”, de William Shakespeare, que contiene representaciones muy estereotipadas del pueblo judío. Muchos de estos estereotipos terminaron influyendo en siglos de sentimiento antisemita en Europa y en todo el mundo.

Sin embargo, he llegado a comprender que las otras obras del bardo —”Macbeth”, “Romeo y Julieta” y “Hamlet”— han tenido un profundo impacto positivo en la literatura. Tenga la seguridad de que no intentaré descartar a Shakespeare en el corto plazo.

La carga de una sociedad que condena continuamente a las figuras históricas a medida que las cuotas progresistas cambian con el tiempo recae en los estudiantes de Estados Unidos. Es nada menos que orwelliano: ayer, en guerra con Eurasia; mañana, en guerra con Estasia. Ayer, leyendo a Aristóteles; mañana, quemando sus obras en nombre del progresismo.

Presenté mis experiencias con los libros de Conrad al principio de este artículo por una razón muy importante: la introducción alternativa a sus novelas que se le dio a mi clase no fue una simple advertencia. Presagió un largo y oscuro camino de supresión literaria, que continuará limitando significativamente los dominios intelectuales en la búsqueda de una sociedad libre de ofensas a costa de nuestros textos más queridos: una sociedad donde la ignorancia es la fuerza.

Thomas Ullman es un estudiante de secundaria que asiste a Marin Academy en San Rafael, California. Este artículo se publicó originalmente en FEE.org


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Le puede interesar

¿Cuál es el verdadero significado de la esvástica?

TE RECOMENDAMOS