Surfista cae por “imprudencia” sobre un tiburón que lo mordió en la cara, el cuello y las orejas

Por La Gran Época
16 de Febrero de 2019 Actualizado: 18 de Febrero de 2019

El surfista brasileño Carlos Vinicius Cavalcanti fue atacado este viernes por un tiburón en la isla Fernando de Noronha, en la playa Cacimba de Padre; el animal le mordió la cara, oreja y cuello.

El accidente tuvo lugar en donde los locales preparan un evento de la Liga Mundial de Surf, y se espera que participe el campeón del mundo, Gabriel Medina.

Pese a lo traumático del accidente, Cavalcanti escribió desde el hospital en su Instagram y dijo que está recuperándose y lo único que quiere es volver a pisar su tabla sobre las mismas olas. En vez de culpar al tiburón lo hizo a sí mismo.

Yo no fui atacado por un tiburón. Yo caí encima de él, que, hizo lo que cualquier ser haría, solo se defendió! ¡Yo fui imprudente!”, afirmó el deportista.

Ver esta publicación en Instagram

Eu não fui atacado por um tubarão. Eu cai em cima dele, que, fez o que qualquer ser faria, apenas se defendeu! Eu é que fui imprudente! Estava surfando final de tarde, junto a um cardume de sardinhas, e, mesmo após ver que tinha tubarão na água, continuei ali. E, sabe de uma coisa? Mal posso esperar para estar dentro daquele lugar maravilhoso, pegando essas ondas lindas! Sendo feliz, me conectando ao oceano. O que aconteceu foi um incidente, apenas isso! Aprendi bem a lição, não surfo mais final de tarde, com os bichos ali, se alimentando. Mas, enquanto tiver saúde vou pegar onda, eu preciso do mar! Gostaria de agradecer a toda a equipe do hospital São Lucas, cara, vocês foram demais! Um cuidado e carinho que afloraram em mim uma gratidão sem tamanho. Dr. Milton, Dra Carol e toda a equipe, todo o tempo agindo munidos de muito amor e cuidado por mim! Nunca vou esquecer vocês! #oraprajahqueeleprove #bodyboard #bodysurf #noronha #tovivo

Una publicación compartida de Carlos Vinícius (@mai_zenn) el

El surfista de 31 años narró que “estaba saltando por la tarde, junto a un cardumen de sardinas, e incluso después de ver que tenía el tiburón en el agua, continué allí”. De esta manera el propio atacado se defendió de su atacante.

“Lo que sucedió fue un incidente, solo eso! Aprendí bien la lección, no surfeo más al final de tarde, con los bichos allí, alimentándose. Pero, mientras tenga salud voy a coger la ola, ¡necesito el mar!”.

Además de agradecer a sus doctores y asistentes por el cuidado y amor brindado en el hospital, no manifestó miedo de volver al mar, sino por el contrario.

“¿Sabes de una cosa? ¡No puedo esperar para estar dentro de aquel lugar maravilloso, tomando esas olas lindas! Siento felicidad… conectándome al océano”.

6000 puntos de competición

El medio brasileño Gazeta Esportiva advirtió hoy que en la isla donde ocurrió el ataque de tiburón, se desarrollará entre los días 19 a 25 de febrero, la etapa del Hang Loose Pro Contest 2019, que tendrá status QS 6000 del Circuito Qualifyng Series, de la World Surf League (WSL).

“La competición pondrá en lucha 6 mil puntos valiosos para los surfistas que disputarán diez plazas para la elite mundial”, informó la Gazeta.

Participará el brasileño Gabriel Medina, quien se convirtió en el campeón del mundo 2018, así como en el Pipe Master al ganar el evento.

Es de esperar que el entusiasmo distraiga a los competidores de mantener el cuidado que se debe tener en la playas plagadas de tiburones.

66 ataques no provocados

De acuerdo al Archivo Internacional de Ataques de Tiburones, de la Universidad de Florida, en 2018 se registraron 66 ataques no provocados ocurridos en el año anterior, lo que significó una disminución importante en relación a 2017, cuando se reportaron 88 casos.

La fuerte disminución de 2018 “es inusual”, dijo Gavin Naylor, director del programa de investigación de tiburones del Museo de Historia Natural de Florida, según el informe.

Gran tiburón blanco responsable de 2 ataques en Cape Cod de Massachusetts en 2018. (Museo de Florida-Lindsay Gutteridge)

“Estadísticamente, esto es una anomalía”, dijo Naylor.

“Se plantea la cuestión de si estamos viendo menos picaduras porque hay menos tiburones, esa sería la interpretación de un ‘vaso medio vacío’; o bien podría ser que el público en general esté prestando atención al consejo de los funcionarios de seguridad de la playa”, analizó el investigador.

“Mi esperanza es que los números más bajos sean consecuencia de que las personas se vuelvan más conscientes y acepten el hecho de que están compartiendo el océano con estos animales”.

*********************

A continuación

¿Cuál es el origen del grupo de extrema izquierda Antifa?

TE RECOMENDAMOS