Tácticas comerciales de China contra Australia serán muy contraproducentes, dice experto

Por VICTORIA KELLY-CLARK
14 de Diciembre de 2020
Actualizado: 14 de Diciembre de 2020

Un experto advierte que China podría lamentar sus tácticas comerciales y económicas contra Australia, ya que la disputa comercial entre ambos países cae en picada y se esperan nuevas prohibiciones de productos australianos.

El profesor James Laurenceson, experto en China de la Universidad de Tecnología de Sydney, dijo que no hay duda de que cuantas más restricciones imponga el régimen chino a las exportaciones australianas, más riesgos corre Beijing de entablar relaciones comerciales con Australia.

“A largo plazo, genera un resultado exactamente opuesto al que podría esperar el país que inflige el castigo”, dijo Laurenceson, “por eso es tan contraproducente interrumpir el comercio, ya sea que se trate de China, Estados Unidos o cualquier otro país que lo haga”.

Laurenceson, director del Instituto de Relaciones entre Australia y China (ACRI), señaló que cuanto más China aplica presión coercitiva a Australia, más probable es que las empresas australianas busquen otros mercados y oportunidades para aliviar esa presión coercitiva.

Una situación que ya está en marcha en las industrias del vino y la carne vacuna que han sido objeto de aranceles comerciales por parte de China.

El director ejecutivo de Australian Grape and Wine, Tony Battaglene, dijo a ABC que los exportadores agrícolas de Australia deben diversificar sus relaciones comerciales para evitar que aumenten las repercusiones.

Battaglene aconseja a los exportadores que se expandan a otros mercados, como India y África, y que estudien otros mercados asiáticos que quedaron desatendidos con el crecimiento de China.

“Vemos un gran potencial en estos mercados, pero requieren mucha cooperación sobre el terreno, participación ministerial y tratar de derribar algunas de esas barreras técnicas”, dijo. “Es muy difícil para la gente hacer un recorte de beneficios e ir a otro mercado. Pero no creo que tengas problemas para convencer a la gente de eso ahora”.

De igual manera, las industrias cárnica y agrícola también se están volviendo más reacias a hacer negocios con China.

Recientemente, en el seminario web del Centro Australiano de Comercio Internacional e Inversiones sobre el comercio agrícola entre Australia y China, el académico de la Universidad de Queensland Scott Waldron señaló que las industrias agrícolas, como la de la carne vacuna, están estudiando la forma de diversificar sus carteras de mercados de exportación.

“Recientemente revisé las propuestas de una reciente investigación parlamentaria federal sobre la diversificación del comercio y la inversión, y todas las propuestas de grupos industriales y empresas agrícolas individuales, excepto una, defendían la diversificación”, dijo Waldron.

Waldon argumentó que las empresas australianas están empezando a comprender los riesgos de tratar con China y a considerar esos riesgos y, al igual que la industria de procesamiento de carne vacuna, a considerar la diversificación de sus mercados.

China no se pone en peligro

Waldron señaló que los ataques comerciales del Partido Comunista Chino se dirigen solo para perjudicar las exportaciones australianas que China no necesita. Mientras que el mineral de hierro y la lana, de los que China depende en gran medida para sus grandes industrias como la producción de acero y tela, no eran un objetivo.

Señalando el caso de la lana, Waldron explicó que China podría perjudicar a la industria de la lana australiana, que envía casi el 90 por ciento de sus exportaciones a China, por valor de 2500 millones de dólares. Sin embargo, no lo han hecho porque esto haría demasiado daño a la propia China.

“Entre el 80 y el 90 por ciento de sus necesidades de lana fina, para el sector del estambre, proviene de Australia, que cerraría efectivamente esas fábricas chinas de estambre si se detuviera el comercio. China no está dispuesta a pagar ese costo, pero sí lo está para algunas de estas otras industrias, donde hay alternativas de suministro”, dijo Waldron.

Más bien, Waldron cree que China solo está perjudicando a las industrias que presionan al gobierno para cambiar el comportamiento y la política del primer ministro Morrison.

Algo que Laurenceson dijo está fallando miserablemente ya que no hay una fuerte presión sobre el gobierno para cambiar su postura hacia Beijing.

“Los ataques comerciales de Beijing a Australia hasta ahora solo han aumentado el apoyo político interno al gobierno australiano. A nadie le gusta un matón”, dijo.

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.

A continuación

¿Qué es el comunismo y cuál es su objetivo?

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS