Talibanes ordenan a empleadas del gobierno de Kabul que abandonen el trabajo y se queden en casa

Por Isabel van Brugen
20 de Septiembre de 2021
Actualizado: 20 de Septiembre de 2021

El grupo terrorista talibán ha ordenado a la mayoría de las mujeres empleadas en el gobierno de la ciudad de Kabul que abandonen la vida laboral y permanezcan en casa, según anunció el domingo el alcalde en funciones de la capital afgana.

Durante su primera rueda de prensa desde que fue nombrado por los talibanes, el alcalde interino de Kabul, Hamdullah Namony, dijo que las mujeres deben permanecer en casa independientemente de su situación laboral, a la espera de una nueva decisión.

Se podrán hacer excepciones para las mujeres que no puedan ser sustituidas por hombres, incluidas algunas en los departamentos de diseño e ingeniería, y las encargadas de los aseos públicos para mujeres, dijo.

“Hay algunas áreas en las que los hombres no pueden hacerlo, tenemos que pedir a nuestro personal femenino que cumpla con sus funciones, no hay alternativa para ello”, dijo el alcalde en funciones.

Namony señaló que antes de que los talibanes tomaran el control de Kabul el 15 de agosto, casi 1000 de los aproximadamente 3000 empleados de la ciudad eran mujeres. Habían trabajado en todos los departamentos.

La decisión de impedir que la mayoría de las trabajadoras de la ciudad vuelvan a sus puestos de trabajo es otra señal de que el grupo terrorista está imponiendo su dura interpretación del Islam a pesar de las promesas iniciales de los participantes en las conversaciones de paz de que formarían un gobierno representativo con otros líderes afganos que fuera más inclusivo y respetara los derechos humanos. En su anterior gobierno, en la década de 1990, los talibanes prohibieron a las niñas y a las mujeres el acceso a las escuelas, a los puestos de trabajo y a la vida pública.

En los últimos días, el nuevo gobierno talibán emitió varios decretos que afectan a las niñas y a las mujeres. Comunicó a las alumnas de secundaria y bachillerato que no podían volver a la escuela por el momento, y los chicos de esos cursos reanudaron los estudios este fin de semana. Las estudiantes universitarias fueron informadas de que los estudios se impartirían a partir de ahora en entornos segregados por sexos y de que debían atenerse a un estricto código de vestimenta islámico. Bajo el gobierno apoyado por EE. UU. y depuesto por los talibanes, los estudios universitarios podían ofrecerse como mixtos, en su mayor parte.

El Frente Nacional de Resistencia de Afganistán (NRF), contrario a los talibanes, condenó el 20 de septiembre la medida del régimen talibán de prohibir las escuelas secundarias para niñas en el país, afirmando que siempre han estado separadas en el país y que, por lo tanto, la cuestión de la segregación de las aulas “nunca debió plantearse”.

“La posición del régimen, tal y como la han elaborado sus diversos portavoces, no es más que una reafirmación de su visión retrógrada, mantenida desde hace mucho tiempo, de que las mujeres deben ser relegadas a las tareas domésticas”, añadió el NRF. “Su absoluta ignorancia de la antigua realidad del sistema de educación secundaria en el país delata la naturaleza ajena del régimen”.

En todo Afganistán, se ha dicho a las mujeres de muchas zonas que se queden en casa sin trabajar, tanto en el sector público como en el privado. Sin embargo, los talibanes aún no han anunciado una política uniforme. Las declaraciones del alcalde de Kabul fueron inusualmente específicas y afectaron a una gran fuerza de trabajo femenina que había participado en la gestión de una ciudad en expansión de más de 5 millones de habitantes.

Por otra parte, el viernes, los talibanes sustituyeron el Ministerio de Asuntos de la Mujer de la ciudad por un nuevo ministerio para la “propagación de la virtud y la prevención del vicio”, forzando la salida de antiguas empleadas.

Con información de Associated Press.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS