Tenaz expolicía salvó de la muerte a una burra que estuvo abandonada 3 años sola en un islote

Por Jesús de León
17 de Septiembre de 2019 Actualizado: 17 de Septiembre de 2019

Un animal expuesto durante 3 largos años al hambre y completamente aislado en un islote en medio de un lago, y sin posibilidades de huir por una lesión en una de sus patas, recobró nueva vida gracias a la generosidad de un expolicía de California, en Estados Unidos.

Harry Markarian, un antiguo detective de la policía de la ciudad californiana de Merced, vio por primera vez a Hillary, como nombró a la burra, cuando formaba parte de una pequeña manada de burros salvajes en un pedazo de terreno elevado en el lago McClure, un embalse en las estribaciones de Sierra Nevada y en el oeste del condado Mariposa, en el centro de California.

Los burros salvajes habían llegado al lugar como resultado de los años de sequía que experimentó el estado a comienzos de esta década.

El embalse se había secado y había dejado al descubierto una gran porción de tierra, pero las lluvias de 2016 cambiaron el panorama y formaron dos islas. Allí quedó atrapada Hillary sin ninguna posibilidad de huir de su encierro.

Fotografía cedida por el Departamento de Pesca y Vida Silvestre de California (CDFW) donde aparece una de sus agentes mientras observa a la burra salvaje Hillary en un pedazo de terreno en el lago McClure. (EFE/CDFW)

Markarian, un aficionado a la pesca y la vida silvestre de 61 años, dijo que en esas dos islas se quedó la burra con sus compañeros de manada y si bien con el tiempo los otros animales lograron salir no fue el caso de Hillary, que tiene un problema en la pata delantera derecha.

Hillary se quedó sola en uno de esos pedazos de tierra.

Para agregar más drama a esta historia, las lluvias de los últimos años redujeron cada vez más el terreno donde vivía el pobre animal, al que eventualmente solo visitaban algunas aves.

Todo indicaba a que Hillary estaba condenada a morir, pero Markarian no se dio por vencido. Se propuso reubicarla, una tarea que parecía sencilla pero que se convirtió en una obra titánica.

Paso a paso

El investigador, que por más de 20 años estuvo resolviendo crímenes en la ciudad de Merced, comenzó en 2017 a buscar a las agencias responsables del animal.

Fotografía cedida por el Departamento de Pesca y Vida Silvestre de California (CDFW) donde aparece una de sus agentes mientras observa a la burra salvaje Hillary en un pedazo de terreno en el lago McClure. (EFE/CDFW)

“Fueron muchas llamadas y solicitudes de ayuda para sacar a esta burra, que estaba sola, expuesta a morir de hambre y aislada”, dijo Harry Markarian.

Sus pesquisas lo llevaron hasta el Distrito de Irrigación de Merced (MID, en inglés), que es responsable del terreno donde estaba atrapada la burra, así como al Departamento del Alguacil del condado Mariposa, el Departamento de Pesca y Vida Silvestre de California (CDFW), incluso hasta la Oficina Federal de Administración de Tierras (BLM).

Markarian explicó que las agencias estatales derivaron la responsabilidad a las autoridades federales, invocando una ley de caballos salvajes y libre circulación de burros de 1971, que protege a las manadas de estos animales en áreas específicas de pastoreo.

“Cada uno apuntaba el dedo hacia otra agencia o autoridad para decidir quién tenía responsabilidad sobre Hillary, pero nadie se hacía cargo”, recordó el investigador privado.

El caso de Hillary llegó incluso a oídos de biólogos y expertos de la Universidad de California Davis, quienes el año pasado recomendaron dejar al animal en el islote debido a los riesgos que conllevaba sacarlo.

Al mismo tiempo, el investigador junto a los lugareños, habían hecho suyas la obligación de alimentar al animal.

Finalmente, el rescate

En algún momento, debido a la progresiva falta de pasto y el riesgo de que muriera de hambre llevaron a Markarian a convocar en julio pasado a voluntarios y expertos para rescatar a Hillary de una vez por todas.

Pero de nuevo el ex detective se encontró con otra pared, esta burocrática, ya que su rescate podría ser ilegal. Finalmente, la presión pública hizo que a finales de agosto pasado la estatal CDFW organizara el rescate, que como se esperaba no fue fácil.

Los veterinarios intentaron atraer a Hillary a un corral improvisado colocándole pedazos de sandía para poder capturarla, pero no cayó en la trampa y unos gansos terminaron comiéndose la fruta.

Luego, decidieron dispararle tranquilizantes para trasladarla en un bote a tierra firme y de ahí al refugio de la organización Peaceful Valley Donkey Rescue, cerca de la ciudad de Sacramento, la capital de California.

Harry publicó esta semana varias fotos de Hillary en su nueva casa: el refugio de la organización Peaceful Valley Donkey Rescue. Se la ve en gran forma y con su pata derecha curándose.

“Se ve muy bien, se ha acoplado rápidamente y ahora sabemos que estará segura y no va a estar sola”, dijo Markarian, quien esta semana se reencontró con Hillary en su nuevo hogar y le prometió que la seguirá visitando.

La generosa y persistente acción de este buen hombre, que permitió despertar el corazón de otros para que lo ayudaran y acompañaran a salvar a un animal indefenso y en peligro de morir, es una muestra esperanzadora de que la humanidad sigue hacia adelante en su camino eterno hacia el futuro.

(Con información de EFE)

El sueño de una abuela de 102 años se hace realidad

TE RECOMENDAMOS