Tenga cuidado con la codicia de Wall Street mientras la riqueza de China supera a Estados Unidos

La influencia política global de Beijing está creciendo en proporción a su mayor riqueza.
Por Anders Corr
26 de Noviembre de 2021
Actualizado: 26 de Noviembre de 2021

Opinión

Un nuevo informe de McKinsey encuentra que la riqueza de China superó a la de Estados Unidos en los últimos 20 años. Wall Street está demasiado ocupado lamiéndola como para preocuparse mucho por el deterioro resultante de nuestra seguridad nacional.

China ha superado a Estados Unidos en patrimonio neto, según un nuevo estudio. El estudio, de McKinsey & Co., encontró que China superó a Estados Unidos en las últimas dos décadas. De USD 7 billones en 2000, un año antes de unirse a la Organización Mundial del Comercio, la riqueza de China creció exponencialmente a USD 120 billones en 2020.

Gran parte de este aumento relativo de la riqueza se destinó al aumento de los precios de las propiedades en China en comparación con Estados Unidos, cuya riqueza solo aumentó a 90 billones de dólares. Los ingresos del gobierno de China también aumentaron como resultado, y el régimen invirtió cantidades exponencialmente crecientes en sus fuerzas armadas. El ejército chino es ahora tan grande que el Partido Comunista Chino (PCCh) se envalentona para hacer frecuentes amenazas militares o participar en incursiones militares contra los aliados de Estados Unidos.

El nuevo estudio, que representa a países que componen más del 60 por ciento del ingreso mundial, también encontró que mientras la riqueza global se triplicó durante este período, se volvió más concentrada en menos manos. Más de dos tercios de la riqueza tanto en China como en Estados Unidos está en manos del 10 por ciento más rico de los hogares. Según McKinsey, su proporción está aumentando.

Las enormes disparidades de riqueza que resultan están a punto de empujar a las personas de patrimonio neto ultra alto (UHNWI) a un estado que a veces puede estar por encima de la ley, especialmente donde el estado de derecho es débil, como China y sus territorios.

El 15 de noviembre, Bloomberg informó que Jamie Dimon, director ejecutivo de JPMorgan Chase & Co., obtuvo una exención a las estrictas medidas de bloqueo de COVID-19 en Hong Kong, incluso cuando la ciudad está aumentando los bloqueos para el resto de los ciudadanos y viajeros de “segunda y tercera clase”.

Una mujer sale de la sede de JP Morgan Chase & Company en Nueva York, el 14 de agosto de 2013. JPMorgan es solo uno de los bancos de Wall Street que emplea a familiares de funcionarios del PCCh para hacer negocios en China. (Emmanual Dunand/AFP/Getty Images)

“La ciudad ha terminado este mes las exenciones de cuarentena para la mayoría de los grupos, incluidos los banqueros senior, los directores de empresas que cotizan en bolsa y el personal del consulado en un intento por abrir los viajes a China continental”, según Bloomberg. Pero no es así para el resto.

Los viajeros a Hong Kong normalmente deben pasar hasta tres semanas en cuarentena cuando visitan la ciudad, lo que está obligando a casi el 50 por ciento de los administradores de activos y los principales bancos internacionales a contemplar la posibilidad de retirar a su personal y las actividades que llevan a cabo en la ciudad.

JPMorgan es una lección objetiva sobre los crecientes ingresos que Wall Street obtiene de China. Según Bloomberg, los ingresos de JPMorgan en Asia aumentaron más del 50 por ciento desde 2016, con un 90 por ciento de crecimiento debido a la “Gran China”.

Entre 2000 y 2020, China representó casi un tercio del aumento del patrimonio neto mundial, aumentando en 113 billones de dólares en comparación con un aumento de 50 billones de dólares en Estados Unidos. Alemania y Francia crecieron cada uno en 14 billones de dólares. Gran Bretaña, Canadá y Australia crecieron USD 7 billones cada uno. Japón y México crecieron en USD 3 billones cada uno, y Suecia en USD 2 billones.

El patrimonio neto global total aumentó a USD 514 billones de USD 156 billones en el transcurso de 2000 a 2020. El 68 por ciento de esta riqueza está en bienes raíces, según McKinsey. Los precios de las propiedades se están disparando, según el estudio, y los precios de los activos están casi un 50 por ciento por encima de su media a largo plazo en comparación con los ingresos.

Según Bloomberg, que informó sobre el estudio el 15 de noviembre, “Eso plantea preguntas sobre la sostenibilidad del auge de la riqueza”. Bloomberg señaló que los grandes aumentos en los precios de las propiedades podrían hacer que las viviendas sean inasequibles y aumentar los riesgos de otra crisis financiera como la de 2008 cuando estalló la burbuja inmobiliaria de Estados Unidos.

“China podría tener problemas similares por la deuda de promotores inmobiliarios como China Evergrande Group”, según Bloomberg.

Además del 35 por ciento de la riqueza mundial en terrenos y el 33 por ciento en edificios, según el informe McKinsey, el 11 por ciento se mantiene en infraestructura, el 8 por ciento en inventarios, otro 8 por ciento en activos e intangibles y el 6 por ciento en maquinaria y equipo.

McKinsey argumentó que la riqueza del mundo debería reasignarse de la propiedad a inversiones más productivas que podrían expandir el PIB global, pero advirtió contra un colapso en los precios de los activos que podría borrar hasta un tercio de la riqueza mundial.

El informe es importante por al menos dos razones: Primero, la riqueza global se está concentrando; y segundo, se está concentrando en China. Esto ha reorientado a Wall Street, junto con su prodigiosa influencia política en Washington, desde su enfoque anterior en Estados Unidos y Europa, hacia Beijing, Shanghai y Hong Kong, que se consideran los mercados de mayor crecimiento para la riqueza mundial y los gestores de activos institucionales.

Debido a que el PCCh se ha forzado a sí mismo a asumir un papel de guardián de los mercados de China y los aprovecha para sus propósitos de otras formas, la influencia global de Beijing crece en proporción a la creciente riqueza de China.

En la visita de Dimon a Hong Kong, que coincidió con la cumbre del presidente Joe Biden con el líder del PCCh, Xi Jinping, el ejecutivo del banco dijo que “no se dejó llevar por los vientos geopolíticos”.

Dimon aparentemente ni siquiera mencionó los derechos humanos en China y su genocidio en curso, o el deterioro de la seguridad nacional de Estados Unidos. Nada de eso le importa a Wall Street a causa de su enfoque con el aumento de las ganancias.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS