Tensiones comerciales toman protagonismo tras la Cumbre del G7

Por Emel Akan - La Gran Época
11 de Junio de 2018 Actualizado: 11 de Junio de 2018

QUEBEC, Canadá – mientras el presidente Donald Trump busca reformar las prácticas comerciales que han puesto a Estados Unidos en desventaja desde hace décadas, los socios en el G7 se han resistido a los cambios en el status quo. Como resultado, al menos temporalmente, ha estallado una especie de guerra fría entre Estados Unidos y sus aliados.

La cumbre del Grupo de los Siete (G7) que tuvo lugar en Charlevoix, Quebec, finalizó el 9 de junio, con una nueva escalada de tensiones comerciales, ya que una conferencia de prensa ofrecida por el anfitrión, el primer ministro canadiense Justin Trudeau, provocó una fuerte respuesta de Trump.

Una semana antes de la cumbre, Trump impuso aranceles sobre el acero y el aluminio importados de Canadá, México y la Unión Europea.

Trudeau calificó a los aranceles de Trump de “ilegales e inaceptables”, y dijo que Canadá impondrá contramedidas equivalentes, efectivas a partir del 1 de julio.

“Como canadienses somos educados, somos razonables, pero tampoco seremos maltratados”, dijo el primer ministro.

Trump se apresuró a responder a Trudeau desde el Air Force One, la nave enla que se dirigía a la cumbre con el dictador norcoreano Kim Jong Un en Singapur, e instruyó a los funcionarios de EE. UU., a retirarse del comunicado firmado con los otros miembros del G7.

“El primer ministro Justin Trudeau de Canadá actuó tan pacífico y con moderación durante nuestras reuniones @ G7 solo para dar una conferencia de prensa después que me fui, diciendo que ‘los aranceles de Estados Unidos eran un tanto insultantes’ y que el ‘no será maltratado”, escribió Trump en su Twitter.

“Muy deshonesto y débil. ¡Nuestros aranceles son en respuesta a su 270 por ciento en productos lácteos!”, añadió.

Según el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) firmado por Canadá, Estados Unidos y México, los aranceles sobre casi todos los productos se eliminaron progresivamente en enero de 2008.

Sin embargo, Canadá aún mantiene aranceles altos para los productos lácteos, avícolas y de huevo, según un informe de la Oficina del Representante de Comercio de los Estados Unidos (USTR). El documento indica que las regulaciones de Canadá tienen un impacto adverso en las exportaciones de productos lácteos de EE. UU.

Además, los sistemas existentes de administración de suministros de Canadá que regulan sus industrias lechera, avícola, de pavo y huevo, imponen contingentes arancelarios para las importaciones. Esto limita la capacidad de los productores estadounidenses para aumentar las exportaciones a Canadá por encima de los niveles de cuota. Bajo el sistema actual, las importaciones de EE. UU., que superan los niveles de los contingentes están sujetas a aranceles excesivamente altos, como el 245 por ciento para el queso y el 298 por ciento a la manteca.

También existen otras barreras, como las restricciones a las exportaciones de granos de EE. UU., indica el informe de USTR.

El déficit comercial de bienes de EE. UU., con Canadá aumentó un 60 por ciento en 2017, alcanzando USD 17,5 mil millones.

“Basándome en las declaraciones falsas de Justin en su conferencia de prensa y en el hecho de que Canadá está cobrando aranceles masivos a nuestros agricultores, trabajadores y compañías estadounidenses, he instruido a nuestros Representantes de EE. UU., a no respaldar el Comunicado, al analizar los aranceles sobre automóviles que inundan los mercados de EE. UU.! “, escribió Trump en un Tweet, mientras se dirigía a Singapur.

Barreras comerciales en bienes estadounidenses

Los líderes de las principales democracias industrializadas del mundo se reunieron en Canadá en un momento de mayor tensión sobre el comercio entre Estados Unidos y los otros miembros del G7. En represalia por el aumento arancelario de Trump, Canadá y la UE han amenazado con imponer aranceles a las exportaciones estadounidenses.

Al endurecer los impuestos, Trump desencadenó una negociación para obligar a otros países a reducir sus aranceles y barreras comerciales a los productos nacionales.

En la cumbre en Canadá, el Presidente propuso un acuerdo para eliminar todos los aranceles, barreras comerciales y subsidios a la exportación entre los países del G7, que incluyen a Estados Unidos, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón y el Reino Unido.

“No se tiene aranceles, no se tiene barreras, no se tiene subsidios. Así es como se aprende en la Escuela de Finanzas Wharton”, dijo Trump durante una conferencia de prensa en La Malbaie-Quebec.

El mandatario estadounidense mantuvo reuniones bilaterales el primer día de la cumbre con Trudeau y el presidente francés Emmanuel Macron. Dijo que las conversaciones sobre el comercio no eran polémicas, pero el lenguaje era fuerte.

“Estados Unidos ha sido aprovechado durante décadas y décadas, y ya no podemos aceptar eso”, expresó.

“Somos como la alcancía que todos roban”, se quejó el Presidente. “Y no culpo a otros líderes por eso. Culpo a nuestros líderes pasados”.

Los aranceles de Estados Unidos siguen estando entre los más bajos del mundo, producto de políticas bipartidistas que han abogado por un comercio progresivamente más libre desde la Segunda Guerra Mundial.

El déficit en el comercio de bienes de EE. UU., con la UE fue de USD 151.4 mil millones en 2017, según el USTR

Los exportadores e inversores de Estados Unidos se enfrentan a importantes barreras para ingresar o expandir sus negocios en ciertos sectores del mercado de la UE.

Como ejemplo, el arancel promedio agrícola es 10,9 por ciento. La UE también impone un alto gravamen a algunos bienes no agrícolas, como los automóviles, Aplica un 10 por ciento sobre los vehículos de pasajeros, mientras que Estados Unidos impone un arancel máximo del 2,5 por ciento.

Este desequilibrio comercial debería cambiar, dijo Trump. “No tienen otra opción. Si no va a cambiar, no vamos a comerciar con ellos”.

“No hay razón para que tengamos grandes déficits comerciales con prácticamente todos los países del mundo”, dijo Trump. “Es culpa de la gente que me precedió”.

Tanto los déficit comerciales como los problemas de Corea del Norte debieron haber sido arreglados hace décadas por expresidentes, agregó.

‘Puñalada en la espalda’

Los asesores principales de la Casa Blanca criticaron a Trudeau el 10 de junio por su anuncio de aranceles en represalia contra Estados Unidos.

El director del Consejo Nacional de Comercio de la Casa Blanca, Peter Navarro, y el director del Consejo Económico Nacional, Larry Kudlow, compararon el movimiento de Trudeau con una puñalada en la espalda.

“Hay un lugar especial en el infierno para cualquier líder extranjero que participe en la diplomacia de mala fe con el presidente Donald J. Trump y luego trate de apuñalarlo por la espalda al salir”, dijo Navarro a Fox News el 10 de junio. Eso que hizo es la mala fe de Justin Trudeau en esa acrobática conferencia de prensa. Eso es lo que hizo el débil y deshonesto Justin Trudeau”.

Kudlow describió el giro de Trudeau como una traición, especialmente considerando el momento crucial previo a la cumbre con Corea del Norte, un momento en que el líder de Estados Unidos necesita proyectar una fuerza máxima.

“POTUS no va a dejar que un primer ministro canadiense lo golpee en la víspera de esto”, dijo Kudlow a CNN el 10 de junio. “No va a permitir ningún tipo de debilidad en el viaje para negociar con Corea del Norte”.

“[Trudeau] le hizo un gran perjuicio a todo el G7”, agregó.

Kudlow señaló que la declaración de Trudeau sobre los aranceles estadounidenses no era objetiva, ya que Canadá tiene su propio conjunto de aranceles sobre los bienes estadounidenses, incluido un arancel del 270 por ciento sobre la leche estadounidense.

Las tarifas de Trudeau del 1 de julio ascienden a USD 13 mil millones en productos estadounidenses, incluidos artículos como jugo de naranja, cortadoras de césped y whisky. Los artículos fueron seleccionados porque podrían ser sustituidos por productos fabricados en Canadá o importados de otros países.

En la cumbre del G7, Trump le dijo a Trudeau que sería un error seguir adelante con los aranceles. Kudlow describió el movimiento del líder canadiense como mucho más que un paso en falso en el comercio.

“Y les diré esto, a mis amigos en Canadá, ese fue uno de los peores errores políticos de un líder canadiense en la historia moderna de Canadá”, dijo Navarro. “Todo lo que Justin Trudeau tuvo que hacer fue llevarse la ganancia”. El presidente Trump hizo la cortesía a Justin Trudeau para viajar hasta Québec para esa cumbre. Tenía otras cosas, cosas más importantes en vista en Singapur.

“¿Y qué hizo Trudeau tan pronto como el avión despegó del espacio aéreo canadiense? Trudeau golpeó a nuestro Presidente por la espalda. Eso no se mantendrá así”.

TE RECOMENDAMOS