Testigo del impeachment Marie Yovanovitch firma un contrato por un libro

Por Ivan Pentchoukov
24 de Febrero de 2020
Actualizado: 24 de Febrero de 2020

La exembajadora de Estados Unidos en Ucrania, Marie Yovanovitch, testigo clave en la investigación de impeachment del presidente Donald Trump, firmó un contrato por un libro.

La editorial Houghton Mifflin Harcourt confirmó que adquirió los derechos de las memorias aún sin título de Yovanovitch.

El libro sigue su carrera como oficial del servicio exterior en Mogadishu (Somalia), Kiev (Ucrania) y, finalmente, en Washington, “donde, para su consternación, encontró un sistema político acosado por muchos de los mismos desafíos que había combatido durante su carrera en el extranjero”, dijo la editorial en un comunicado.

“El libro de Yovanovitch ofrecerá reflexiones puntuales sobre los problemas que enfrenta Estados Unidos hoy en día, y pensamientos sobre cómo podemos apuntalar nuestra democracia”, agregó.

La empresa no reveló los términos del contrato, pero dos personas familiarizadas con el acuerdo dijeron a The Associated Press que el acuerdo valía siete cifras. La fecha de publicación está actualmente fijada para la primavera de 2021, meses después de las elecciones de noviembre.

La agencia literaria Javelin que representó a Yovanovitch cuenta también entre sus clientes al exdirector del FBI James Comey y al exasesor de seguridad nacional John Bolton.

“La embajadora Yovanovitch ha tenido una carrera de 30 años de servicio público en muchos lugares, con muchas lecciones por aprender. Esto es mucho más que la reciente controversia”, dijo el vicepresidente senior y editor de Houghton Mifflin, Bruce Nichols, en respuesta a una pregunta sobre por qué su libro no salía este año.

Trump retiró a Yovanovitch de la embajada de EE. UU. en Ucrania en 2019. A su regreso a Washington, el Departamento de Estado le dio un puesto de su elección sin que ello repercutiera negativamente en la compensación.

Yovanovitch testificó en la investigación del impeachment sobre el evento que rodeó su regreso a Washington. No proporcionó ningún testimonio de primera mano relacionado con las principales acusaciones presentadas por los demócratas de la Cámara de Representantes, que acusaron a Trump de abusar de su poder y obstruir el Congreso. El Senado absolvió a Trump de ambos cargos el 5 de febrero.

Los demócratas alegaron que al destituir a Yovanovitch, Trump allanó el camino para llevar a cabo el presunto plan de presionar a Ucrania para que investigara al exvicepresidente Joe Biden y a su hijo Hunter Biden. Las acusaciones se extraen de una llamada del 25 de julio de 2019 entre Trump y el líder ucraniano Volodymyr Zelensky, durante la cual Trump pidió a Zelensky que “investigara” el despido del fiscal general de Ucrania, Viktor Shokin.

Dos semanas antes de que se le obligara a presentar su renuncia, la oficina de Shokin consiguió una orden judicial para incautar los bienes de Mykola Zlochevsky, el propietario de Burisma, una compañía de gas ucraniana. En ese momento Hunter Biden ocupaba un puesto remunerado en el consejo de administración de Burisma. Joe Biden se ha jactado públicamente en más de una ocasión de haber forzado personalmente la destitución de Shokin reteniendo 1000 millones de dólares en garantías de préstamos a Ucrania mientras era vicepresidente.

El nombre de Yovanovitch surgió durante la llamada entre Trump y Zelensky cuando ambos líderes expresaron sus opiniones negativas sobre ella. Trump dijo que Yovanovitch “era desagradable y la gente con la que trataba en Ucrania era desagradable”.

The Associated Press contribuyó a este informe.

 

Descubra

El peligro de poner la vara del ‘impeachment’ tan bajo

TE RECOMENDAMOS