Testimonios de abusos sexuales a monjas tibetanas mientras estaban bajo custodia de la policía china

Por Jocelyn Neo
19 de Noviembre de 2021 3:11 PM Actualizado: 19 de Noviembre de 2021 3:11 PM

Los abusos sexuales del régimen chino contra los uigures han sido ampliamente denunciados en los últimos años, a medida que más víctimas de esta minoría musulmana han dado un paso al frente para exponer la persecución en curso en la región de Xinjiang. Las violaciones y torturas masivas a mujeres practicantes de Falun Gong han sido ampliamente denunciadas por Minghui.org en las últimas dos décadas.

Las monjas tibetanas también han sido sometidas a torturas sexuales a manos del Partido Comunista Chino (PCCh), pero sus historias son aún menos conocidas. En 2018, el Tibetan Center for Human Rights and Democracy (TCHRD) publicó un relato de primera mano de un monje que fue testigo de cómo los funcionarios comunistas abusaban sexualmente de las monjas en el centro de reeducación del Condado de Sog, en la prefectura de Nagchu, en la región del Tíbet.

Tenzin Sangmo, investigadora del TCHRD, dijo a The Epoch Times en un correo electrónico que sus 25 años de investigación les han proporcionado “pruebas anecdóticas de los abusos sexuales” sufridos por mujeres y monjas tibetanas.

“Este relato del monje como testigo ocular se obtuvo con gran dificultad”, dijo. “Se entiende que el monje estuvo detenido en uno de los muchos centros de reeducación política extralegal con otros monjes y monjas”.

Sangmo añadió que la obtención de este tipo de información desde el interior del Tíbet se ha vuelto “cada vez más difícil” después de 2008, y aún más desde 2016 hasta 2017 debido al “aumento masivo de la censura y la vigilancia”.

“Contactar con los que están dentro del Tíbet es un ejercicio plagado de riesgos ilimitados”, añadió.

Monjes y monjas budistas tibetanos participan en una sentada de solidaridad contra el dominio del Partido Comunista Chino sobre el Tíbet, en la capital india de Nueva Delhi, el 18 de octubre de 2011. (Raveendran/AFP vía Getty Images)

Sangmo dijo que los métodos de vigilancia y censura masiva (pdf), como los sistemas de “Gestión de la Red” y “Hogar de Doble Enlace”, amenazan a los chinos para que se denuncien y se traicionen entre sí. Para aumentar la dificultad, la herramienta de “castigo colectivo” del PCCh ha obligado a los tibetanos que antes estaban dispuestos a hablar a “practicar la autocensura” para evitar poner en peligro a los que les rodean.

El monje tibetano anónimo, que estuvo recluido en el centro de reeducación política durante cuatro meses, estaba estudiando en la provincia de Qinghai. Los funcionarios comunistas lo llevaron por la fuerza a su ciudad natal en el Condado de Sog y, si se hubiera negado, su familia podría haber sido detenida, según un informe del TCHRD. Luego lo llevaron a un centro de reeducación, donde casi todos los detenidos eran monjes o monjas.

Aunque un oficial le informó de que el centro “es una escuela, no una prisión”, el monje dijo en su relato personal que pronto se dio cuenta de que aquel lugar no era más que una prisión destinada a lavar el cerebro y coaccionar a los budistas tibetanos.

El estilo de “enseñanza” del centro le recordaba a la Revolución Cultural, donde se obligaba a la gente a criticarse constantemente. Los detenidos también eran torturados y golpeados con porras eléctricas hasta que algunos se desmayaban. Todos ellos, independientemente de su edad, tenían que participar en simulacros militares. Durante uno de los simulacros, el monje fue testigo del acoso y el abuso de las monjas.

“Muchas monjas perdían el conocimiento durante los simulacros [militares]”, escribió el monje, según el informe del TCHRD. “A veces los oficiales se llevaban a las monjas inconscientes al interior, donde vi cómo acariciaban los pechos de las monjas y las manoseaban por todo el cuerpo. (…) He oído hablar de algunos oficiales que se acostaban en el dormitorio de las monjas presionando a las monjas inconscientes por debajo”.

El abuso sexual no es el único método utilizado para “transformar” a las monjas tibetanas. El informe especial de 2016 del TCHRD sobre los “prisioneros de conciencia en el Tíbet” detalló otros métodos de tortura como infligir descargas con bastones eléctricos; privación de comida, agua y sueño; verter agua hirviendo sobre los prisioneros; poner perros sobre los prisioneros; y marcar con palas al rojo vivo, etc.

Estos métodos son solo algunos de los más de 100 métodos de tortura rutinarios que emplea el régimen comunista chino para perseguir a los prisioneros de todas las confesiones.

Una ilustración de uno de los métodos de tortura sexual empleados por los funcionarios del PCCh para coaccionar a los prisioneros de conciencia, especialmente a las mujeres practicantes de Falun Gong, para que renuncien a su fe. (Minghui.org)

Sangmo dijo que miles de monjes y monjas han sido desalojados de renombradas academias tibetanas como Larung Gar y Yarchen Gar en la región de Kardze (Tíbet), y luego han sido detenidos para su reeducación política con el fin de “alejarlos de la búsqueda espiritual por considerar que su camino es incompatible con las características de un ciudadano chino modelo”.

Al igual que otros monjes y monjas que fueron obligados a abandonar sus monasterios, el monje anónimo detenido en el centro de reeducación del Condado de Sog no pudo regresar a su monasterio ni continuar con su educación monástica tras su liberación.

“Le obligaron a desvestirse después de salir del centro de reeducación política”, dijo Sangmo. “La mayoría de los monjes y monjas desalojados de estas dos prominentes academias budistas tibetanas están sometidos a restricciones similares”.

Según un informe de la International Campaign for Tibet (ICT), una exmonja tibetana, Tenzin, fue violada por los agentes de la policía armada china después de ser detenida cuando intentaba escapar del Tíbet en 2005. Tenzin, que estudiaba en la India en una escuela dirigida por el gobierno tibetano en el exilio, había regresado al Tíbet para visitar a su padre enfermo. Finalmente, regresó a la India a principios de 2009 tras soportar un año de detención y tortura.

Tenzin relató cómo las autoridades locales la visitaron repetidamente, preguntándole qué había estado haciendo en la India. “Las autoridades chinas desconfían cada vez más de los tibetanos que asisten a las escuelas e institutos religiosos gestionados por el gobierno tibetano en el exilio, ya que consideran que han sido influenciados por las ideas del separatismo”, dijo, según el informe de la ICT.

Incapaz de “permanecer en paz”, Tenzin decidió salir de su casa junto con un grupo de tibetanos, entre los que había dos niños. Sin embargo, cinco soldados la detuvieron en un puesto de control y después los llevaron a un edificio militar donde un soldado tibetano le preguntó si era monja, tras ver su cabeza afeitada. Cuando Tenzin dijo que sí, el soldado tibetano la insultó y el resto la golpeó con porras y cinturones.

Durante los días siguientes, Tenzin fue esposada con los brazos y los pies a una cama de madera y encerrada en una habitación. Una noche, dos guardias de la prisión entraron y la obligaron a tragar un medicamento, antes de violarla.

“Presentí que algo malo iba a suceder, grité tan fuerte como pude con la esperanza de que alguien viniera a detenerlos. Pero todo fue en vano”, dijo. “Después caí inconsciente. No sé si fue por la medicina que me dieron o por el miedo. No podía sentir nada, especialmente la parte inferior de mi cuerpo”.

En 1988, la BBC emitió un documental sobre 12 tibetanos en el que una monja se emocionaba al contar cómo había sufrido abusos sexuales en una comisaría, según un artículo de UCA News. “Me pisaron la cara, me pincharon el pecho y me dieron patadas”, dijo la monja. “Luego nos quitaron la ropa y tres o cuatro personas nos violaron con una porra”.

Otra monja confirmó que fueron “violadas constantemente por siete u ocho personas” y que “las dejaron desnudas” después del calvario.

Sangmo dijo a The Epoch Times que las monjas son sometidas al “mismo nivel de tortura” que los demás, y que la tortura física va “acompañada de la psicológica”. Confirmó que no hay señales de relajación en las restricciones o persecuciones a las que se enfrenta el pueblo tibetano, sino que la represión solo ha empeorado.

“Ha empeorado desde 2008 y más aún tras la llegada de Xi Jinping al poder”, dijo. “Su consolidación en el poder y la aplicación de su visión del socialismo con características chinas para una nueva era ha supuesto una mayor represión de los tibetanos”.

Añadió que la situación en el Tíbet no puede evaluarse basándose únicamente en las estadísticas porque “no hay un entorno de investigación”.

“La información sale del Tíbet, y las estadísticas necesitan un conjunto suficiente de información que las respalde. Por lo tanto, cualquier cambio en las estadísticas no es indicativo de un cambio en la situación. Utilizar las estadísticas en casos como éste podría negar la complejidad que rodea a la cuestión”, dijo Sangmo.

Arshdeep Sarao contribuyó a la elaboración de este artículo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.