The New York Times denuncia las amenazas a la democracia, pero no se mira al espejo

Por Roger Kimball
03 de Enero de 2022 6:13 PM Actualizado: 03 de Enero de 2022 6:13 PM

Opinión

La suerte de un columnista no es envidiable.

Son los detalles y el orden los que le agobian a uno.

Es difícil mantener todo en orden.

Hace un momento, por ejemplo, estaba leyendo “Todos los días son el 6 de enero ahora”, el alegre mensaje de Año Nuevo del New York Times.

Está firmado por “La Junta Editorial”, “un grupo de periodistas de opinión cuyos puntos de vista están informados por la experiencia, la investigación, el debate y ciertos valores de larga data” (por favor, dejen de reírse).

El caso es que no estamos tratando con un artículo de opinión al azar. Esta columna tiene todo el peso de la institución que otorgó los premios Pulitzer a Walter Duranty, el autor del engaño del Proyecto 1619, y otros ejercicios de fantasmagoría con motivaciones políticas.

Es un espléndido ejemplo de lo que Victor Davis Hanson ha llamado “porno golpista“.

Debo haber estado ausente el día que salió el memorando advirtiendo a todas las tropas que la Narrativa estaba a punto de tener una nueva arista.

Sam Tanenhaus ciertamente recibió el memorándum, ya que, justo a tiempo, salió en prensa, en otro medio de comunicación del régimen, para explicar que un “siniestro” “vigilantismo” estaba ahora enquistándose en el país, una especie de pandemia política que debía ser aplastada por el Estado.

Apostaría a que ese memorando del Comité Central llegó con el titular “La insurrección es el nuevo racismo”.

Tenía la intención de ser una orden de marcha retórica.

Pero incluso aquellos de nosotros que no conocemos directamente el memorando podríamos apreciarlo, aunque en un sentido diferente al previsto.

“Insurrección” —nótense las citas de miedo— realmente es el nuevo “racismo”, es decir, una cosa aterradora que es omnipresente pero inexistente.

Ha sido fascinante ver cómo se desarrolla este meme, esta mitología.

Justo antes de Navidad, la presidente de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, anunció que supervisaría una serie de eventos “solemnes” para conmemorar el aniversario de la protesta.

El politólogo Larry Sabato anunció la “primera conferencia anual” sobre el “Primer intento de golpe de Estado en Estados Unidos desde 1865” que se transmitirá en vivo desde la Universidad de Virginia el 6 de enero.

Es patético, lo sé, pero ya ves cómo estaban preparando el terreno.

La conmemoración al 6 de enero es el preámbulo de una nueva corriente de manipulación semántica y social que crea la ilusión de que “la insurrección está en todas partes y debe ser erradicada”.

Recuerda al tipo valiente que consiguió que Joe Biden aceptara decir “Vamos, Brandon” en la televisión en vivo.

Resulta que eso fue un acto insurreccional: Parte de una “insurrección en movimiento lento” si le creen a las bocas vacías de la MSNBC.

Pero aquí es donde las cosas se complican.

Pensé que tenía bien organizadas mis notas sobre esa efusión histriónica del Times.

Pero sospecho que se reorganizaron.

Sí, todavía hay algunas pepitas distintivas de histeria y odio patológico hacia Donald Trump.

Se han metido páginas extraviadas de otros episodios.

El Times dice que la protesta del 6 de enero es algo “horrible”, un “motín mortal en la sede del gobierno estadounidense” que estuvo “lleno de derramamiento de sangre”, etc.

Luego de leer esto mis notas me recordaron que investigara el destino de Ashli Babbitt.

Babbitt era la joven veterana de las Fuerzas Aéreas, desarmada, que fue asesinada a tiros, sin previo aviso, por un policía del Capitolio que salió impune.

Busqué el nombre de Ashli en la historia del Times, pero, ¿sabes? No estaba allí.

Me pareció extraño porque la bala que la mató fue la única que se disparó ese día en el Capitolio.

El nombre de Brian Sicknick tampoco apareció en la historia del Times.

Sicknick era el policía pro-Trump del Capitolio que, según el Times, murió apaleado por un extintor blandido por un alborotador trumpista enloquecido.

Pero Sicknick no fue atacado con un extintor. Murió de un derrame cerebral unos días después del evento.

¿Y qué hay de la escena de Washington en llamas?

Captura de pantalla del informe de Radio Sputnik sobre los disturbios del 1 de junio de 2020, en Washington D.C. (Captura de pantalla de Radio Sputnik/The Epoch Times)

Uy, archivo equivocado: eso era de 2020.

¿O qué hay de estas escenas de caos, del Capitolio y de la Corte Suprema?

Los manifestantes contra el candidato a la Corte Suprema de Estados Unidos, Brett Kavanaugh, se manifiestan en el frente este del Capitolio de Estados Unidos, en Washington, el 6 de octubre de 2018. (Chris Kleponis/AFP – Getty Images)
Miembros de la policía del Capitolio de EE.UU. arrestan a manifestantes durante una protesta contra la confirmación del juez nominado a la Corte Suprema, Brett Kavanaugh, el 4 de octubre de 2018 en el edificio de oficinas del Senado, en el Capitolio, en Washington, D.C. (Alex Wong/Getty Images)

No, eso fue en 2018 durante las audiencias de confirmación del Senado “en su mayoría pacíficas” de Brett Kavanaugh.

No hay amenazas a “nuestra democracia” allí, aparentemente.

La Junta Editorial, que personifica los “valores” del New York Times, dijo que Donald Trump “incitó” a la multitud.

De hecho, Trump le pidió a la multitud que procediera “pacífica y patrióticamente“, pero esas son palabras de pelea, ¿verdad?

La confusión empeoraba cuanto más me adentraba en el demencial manifiesto de la Junta Editorial.

Advierten sobre “ciudadanos comunes que amenazan a los funcionarios electorales y a otros servidores públicos”.

Como no podía ser de otra manera, mis notas tienen una dirección: “vide Joe Biden, 2018”, que me llevó a una historia que describe lo que Biden dijo que habría hecho si se hubiera encontrado con Donald Trump cara a cara: “Le daría una bofetada”.

El actor Robert De Niro experimentó impulsos similares. “Me gustaría darle un puñetazo en la cara”, dijo.

¿Recuerdan a Kathy Griffin? Fue la comediante que se paseó con una cabeza ensangrentada y cortada de Donald Trump.

Resulta que muchos “ciudadanos normales” estaban por ahí amenazando con apuñalar, volar, disparar, quemar, asfixiar o golpear a Donald Trump hasta la muerte. (Victor Davis Hanson compiló una vez un inventario de los medios de ejecución previstos).

Pero eso estuvo bien, así como estuvo bien que Madonna, cuando no estaba ofreciéndose para practicarle sexo oral a los votantes de Hillary, fantaseara con “volar” la Casa Blanca, porque, bueno, ya sabes, Donald Trump.

Lo verdaderamente insidioso de esta oscura efusión de la Junta Editorial es su rechazo a la política ordinaria.

La forma en que describen la presidencia de Trump es una calumnia sobre un hombre que tuvo quizás el mandato presidencial más exitoso de la historia de la república.

Pero olvidan eso, incluso lo rebaten.

La Junta Editorial no lo dejará pasar: Podría parecer que la normalidad se ha reafirmado.

(Invoque a su poeta interior aquí y despliegue una “suspensión voluntaria de la incredulidad”: Obviamente Joe Biden no es “normal”; solo finja).

No: todo es mucho peor de lo que crees: los “ciudadanos normales”, la mayor parte del partido republicano, los seguidores de Donald Trump: todos son enemigos de nuestra democracia, una “amenaza existencial” para la República.

Eso dice la Junta Editorial del New York Times.

“Las encuestas revelan”, advierten, “que la abrumadora mayoría de los republicanos cree que el presidente Biden no fue elegido legítimamente”.

Eh, muy bien, ¿Y tú punto es?

Este alarde desesperado y exagerado pretende advertirnos sobre la presencia de muchos “peligrosos” “extremistas” entre nosotros, gente propensa a la violencia que suprimiría los derechos de los votantes y destruiría nuestra democracia.

La ironía es que el Comité Editorial podría tener razón en eso. Su error fue no darse cuenta de que estaban escribiendo con un espejo frente a ellos.

En otras palabras, el peligro sobre el que advierten no está “ahí fuera” entre la multitud desaliñada que el limpio, bien educado y pulcramente peinado Periódico del Mundo desprecia.

No, el peligro está con ellos: Representan la “amenaza existencial” que ven en los demás.

¿Quién se los dirá?


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.