¿Tienes el valor de ser un verdadero amigo?

Nuestros amigos no necesitan oír que su sufrimiento pasará, necesitan que reconozcamos su experiencia
Por Nancy Colier
23 de Octubre de 2021
Actualizado: 23 de Octubre de 2021

Cuando se está en medio de una gran tristeza o pena, la gente realmente necesita que alguien esté con ellos en su dolor.

Es importante abstenerse de convertir la experiencia dolorosa de un amigo en una idea o una oportunidad para ser útil o sabio.

Intenta acompañar a un amigo que sufre en su realidad, por muy complicada que parezca.

¿Alguna vez le has contado a un amigo una experiencia profundamente triste y luego el amigo te ha dado todas las razones por las que esa experiencia ya no será una pena en el futuro? ¿Has sido alguna vez ese amigo que ofrece ese consejo?

Ya no somos niños, así que probablemente ya sabemos que nuestros sentimientos van a cambiar con el tiempo. Hemos tenido suficiente experiencia para entender esta afirmación. Por eso, cuando nos recuerdan que lo que ahora nos parece terrible acabará siendo menos terrible, o incluso normal, no nos hace sentir mejor. No nos sentimos reconfortados ni apoyados, definitivamente no es así. Pero no es solo porque sepamos que nuestros sentimientos cambiarán con el tiempo, que este tipo de afirmación “todo va a estar bien” no es útil y a veces resulta incluso más doloroso.

Cuando nos encontramos en medio de una gran tristeza o pena, lo que realmente queremos es que alguien nos acompañe en nuestro dolor, que nos haga compañía en nuestra pena.

Cuando estamos sufriendo, paradójicamente, no queremos consejos ni que alguien nos recuerde que nos sentiremos mejor en un futuro. Lo que anhelamos es a otro ser humano que esté dispuesto a estar con nosotros, que nos acompañe sin juicios y nos permita vivir el sentimiento. Alguien que tenga el valor de dejarnos sentir y no intente o necesite cambiarlo por algo mejor o más tolerable.

Compartimos nuestras emociones para no estar tan solos en ellas, para tener compañía en nuestro presente. Pero cuando alguien nos dice que nos acostumbraremos a lo que se siente terrible en este momento, el resultado es que nos sentimos aún más solos en nuestro dolor. Al ser señalados hacia un futuro imaginario, nos sentimos abandonados en el ahora, y en el dolor que sentimos en el presente. La seguridad de un mañana mejor nos deja sin consuelo, compañía o apoyo en el presente.

Así también, cuando algo terrible ha sucedido en nuestra vida, la cuestión es que no queremos volver a sentirnos normales o bien. En eso consiste el duelo. Después de que una amiga perdiera a su hijo en un accidente de auto, dijo que lo que más le asustaba era que su vida sin él volviera a parecer normal o correcta. La normalización de esta nueva realidad es a lo que más temía. La idea de que esta nueva verdad insoportable se convirtiera en algo soportable era lo más horrible de todo. Eso significaría que la vida y la muerte de su hijo habían terminado realmente, y que una nueva realidad había comenzado.

Mi amiga necesitaba saber que el dolor de este momento era infinito en su magnitud. Saber que era para siempre y que nunca se sentiría bien era paradójicamente reconfortante. Por el contrario, cuando se nos asegura que llegará un momento en el que no nos importará tanto esta nueva y espantosa realidad, se siente como si se nos pidiera que minimizáramos nuestro dolor actual y, por tanto, que traicionáramos nuestro doloroso corazón.

Por último, cuando recibimos el consuelo de “esto también pasará”, puede parecer que la otra persona nos ha ofrecido una seguridad que le permite sentirse mejor con nuestro sufrimiento, a costa nuestra. A lo mejor pueden dormir en la noche pensando que esto también pasará y que no nos vamos a sentir mal para siempre. Pero al hacer que todo esté bien para ellos, nosotros, que estamos sufriendo, nos sentimos aún más solos en nuestro dolor. La otra persona ha rechazado la propuesta de acompañarnos en el desorden, la dureza y lo desconocido de nuestra verdad real. Nuestro sufrimiento es presentado de nuevo ante nosotros, es entendido racionalmente, pero nunca fue sostenido o compartido. Nos devuelven una idea y una teoría sobre nuestro dolor, en lugar de la verdadera compañía y comprensión que necesitamos.

La próxima vez que alguien cercano a ti, o que ni siquiera esté cerca de ti, confíe en ti lo suficiente como para compartir algo doloroso, comprueba primero qué está sintiendo. Por tu parte, trata de abstenerte de darle consejos o de hacer que su sufrimiento esté bien. Abstente de convertir su experiencia en una idea o en una oportunidad para ser útil o sabio. Más bien, como ejercicio, deja que tu trabajo sea tratar de entender su experiencia y simplemente permite que la viva. Deja clara tu intención de intentar acompañarle en su verdad, por muy accidentada que sea. Fíjate en lo que ocurre en tu interior cuando dejas que otra persona resida en su experiencia real, sin exigirle que cambie o que la cambie.

En esos raros momentos en los que alguien tiene el valor o la desesperación de ser verdaderamente vulnerable contigo, de mostrarte su dolor, confía en que los consejos y la orientación no son lo que anhelan o quieren. La mayoría de las veces, esa persona quiere compañía, y alguien que esté con ella y con lo que siente. Tú puedes ser esa persona, ese amigo, compañía real, para otro ser humano. Y qué regalo es poder ofrecer tu presencia de esta manera. Cuando aparezcan esas extraordinarias oportunidades de ser un amigo de verdad, lo cual no es frecuente, ¡reconócelas y acepta el reto!

Nancy Colier es psicoterapeuta, ministra interreligiosa, conferenciante pública, directora de talleres y autora de “No puedo dejar de pensar: cómo dejar de lado la ansiedad y liberarse de la rumiación obsesiva” y “El poder de la desconexión: la forma consciente de mantenerse cuerdo en un mundo virtual”. Para más información, visite NancyColier.com


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS