Titán, luna de Saturno, se aleja del planeta 100 veces más rápido de lo estimado, revela la NASA

Por Robert Jay Watson
12 de Junio de 2020
Actualizado: 12 de Junio de 2020

La sonda Cassini de la NASA se estrelló en la superficie del segundo planeta más grande del sistema solar, Saturno, en 2017, pero su increíble misión sigue revelando nueva información.

Los hallazgos de los datos de Cassini, publicados en la revista Nature Astronomy, revelaron “que Titán migra rápidamente lejos de Saturno en una escala de tiempo de aproximadamente 10,000 millones de años, lo que corresponde a un factor de capacidad de marea de Saturno de Q ≃ 100, que es más de cien veces más pequeño [más rápido] que la mayoría de las expectativas”.

“Este resultado aporta una nueva e importante pieza del rompecabezas para la muy debatida cuestión de la edad del sistema de Saturno y cómo se formaron sus lunas”, dijo Valery Lainey, el autor principal del equipo que analizó los datos, según un comunicado de prensa de la NASA.

(NASA/JPL)

El estudio mostró que las tasas que los astrónomos habían estado usando para calcular el movimiento de Titán alejándose de su planeta eran mucho más bajas que la realidad. Anteriormente, los científicos habían usado una tasa estimada de deriva basada en el escape gradual de la luna de la Tierra, y aplicaron todo esto a todos los cuerpos lunares del sistema solar, independientemente de su tamaño.

De hecho, parece que Titán comenzó muy cerca de Saturno y se alejó relativamente rápido. Uno de los autores del estudio, el astrofísico Jim Fuller, explicó que “las nuevas mediciones implican que este tipo de interacciones entre el planeta y la luna pueden ser más prominentes que las expectativas previas”.

Fuller añadió que los conocimientos no sólo son relevantes para Titán, sino que “pueden aplicarse a muchos sistemas, como otros sistemas lunares planetarios, exoplanetas, los que están fuera de nuestro sistema solar, e incluso sistemas estelares binarios, donde las estrellas se orbitan entre sí”.

(NASA/JPL-Caltech/Instituto de Ciencias Espaciales)

Los investigadores pudieron calcular la deriva de Titán con increíble precisión, gracias a las transmisiones de Cassini verificadas por cálculos de tablas astronómicas que se remontan a la década de 1880.

En primer lugar, como se explica en el artículo, “se determinó una órbita coherente de Titán reconstruyendo la trayectoria de la nave espacial Cassini durante 10 encuentros cercanos a la luna entre febrero de 2006 y agosto de 2016”. En cada ocasión, fueron capaces de trazar la posición de Cassini en relación con Saturno y Titán, proporcionando información sobre los movimientos de la luna gigante.

En segundo lugar, tenían casi un siglo y medio de observaciones de Saturno y sus lunas para trabajar con ellas, incluyendo datos procesados con sofisticados programas informáticos. La combinación de estas fuentes de información ayudó a los astrónomos a determinar el movimiento de Titán con una precisión sin precedentes.

A la izquierda una imagen de la Luna de la Tierra (superior) y la luna Titan de Saturno (inferior). A la derecha la imagen de la Tierra (NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute)

¿Cómo se aleja exactamente una luna del planeta que orbita? “A medida que una luna orbita, su gravedad atrae al planeta, causando un abultamiento temporal en el planeta al pasar”, según la NASA. “Con el tiempo, la energía creada por el abultamiento y el hundimiento se transfiere del planeta a la luna, empujándola cada vez más lejos”.

Cuando se trata de nuestra propia luna, la tasa de deriva es de 3.8 centímetros por año (1.5 pulgadas), lo que significa que no dejará la órbita en breve.

Luna Titan de Saturno (NASA)

Los misterios de Titán no se han agotado todavía. Esta luna única tiene una atmósfera en su mayor parte de nitrógeno, pero también contiene oxígeno, hidrógeno y carbono, los componentes básicos para la vida. También tiene una superficie que los científicos creen que está cubierta por agua, en gran parte congelada debido a las temperaturas extremadamente frías que prevalecen allí.

La NASA lanzará en 2026 la sonda Libélula, diseñada para explorar la atmósfera de Titán y aterrizar en un lugar donde las condiciones para la vida podrían haber sido afectadas alguna vez.

“Nosotros tendremos la oportunidad de observar procesos similares a los que ocurrieron en la Tierra primitiva cuando se formó la vida y potencialmente condiciones que podrían albergar la vida hoy en día”, explicó Lori Glaze, directora de ciencia planetaria de la NASA, según CNN.

(NASA/JPL-Caltech)
(NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute)

Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Nueva orden de Trump terminará con las restricciones injustas de las redes sociales

TE RECOMENDAMOS