Todo el mundo necesita un padre con quien discutir: Un homenaje del Día del Padre

Por Han Zhou
19 de Junio de 2021
Actualizado: 20 de Junio de 2021

Comentario

Mi primera gran discusión con mi padre se produjo en mi último año de preparatoria, cuando le conté que había decidido obtener un título, y luego una carrera, en periodismo.

“Mi director también cree que es una buena decisión y me anima mucho”.

“No. Eso no es para ti, hija mía”.

Miré a mi padre con incredulidad. Intenté razonar con él que siempre había preferido las humanidades a las ciencias, que tendría garantizada la admisión en la mejor universidad de China. Le supliqué.

Mi padre estaba sentado, escuchándome pacientemente. Pero no quiso cambiar de opinión.

“No vas a seguir la carrera de periodismo. No en esta sociedad, no en esta época”, me dijo en voz baja.

Desesperada, grité: “¿Pero por qué?”.

“Porque soy tu padre. No quiero que mientas para tener éxito, y no quiero que mueras por decir la verdad”.

El contacto de papá con la revolución cultural

Ese día, por primera vez en mi vida, me enteré de que, cuando solo tenía un mes de edad, mi padre fue obligado a asistir a una clase de reeducación de tres semanas por su “discusión inapropiada” sobre los líderes del gobierno con sus amigos. Lo obligaron a estudiar todos los días el libro rojo de Mao Zedong y a “ahondar” en su mente para erradicar cualquier pensamiento no rojo sobre el Partido Comunista Chino (PCCh) y el gobierno revolucionario.

“En comparación con los que finalmente fueron enviados al campo de trabajo forzado o incluso a la cárcel, tuve suerte de que me dejaran volver a casa después de tres semanas. Cuando te tuve de nuevo en mis brazos, juré que no dejaría que tú o tu madre volvieran a pasar por esto”.

Ese día papá me contó lo que había presenciado y vivido durante el Gran Salto Adelante, la Gran Hambruna China y la Revolución Cultural. Luego me recordó lo que les había ocurrido a mis abuelos. Durante la Revolución Cultural, entre otras cosas, fueron etiquetados como “Granjeros ricos”, una de las cinco “Categorías negras”, y como resultado se les confiscó parte de su casa para uso del pueblo para que los “Campesinos pobres” (una de las cinco “Categorías rojas”) pudieran utilizarla gratuitamente. Sufrieron física y mentalmente durante los diez años de la Revolución Cultural.

“Estoy orgullosa de tener una hija honesta y franca. Pero simplemente por eso, el periodismo no es para ti. En lugar de eso, intentemos algo en ingeniería”.

El régimen persigue a la gente buena

Mi director, por supuesto, se sintió decepcionado y quiso hablar con mi padre. Le dijo a mi padre al final de su reunión: “La Revolución Cultural terminó hace casi 10 años, pero tú sigues viviendo con su sombra”.

Lo que ocurrió unos años después, el 4 de junio de 1989, en la plaza de Tiananmen, demostró que no es una sombra, sino que sigue siendo una realidad.

Diez años después de la masacre de la Plaza de Tiananmen, el PCCh lanzó otra brutal persecución contra su propio pueblo el 20 de julio de 1999. Esta vez su objetivo eran los practicantes de Falun Gong que creen en verdad, benevolencia y tolerancia. Millones de personas han sido detenidas o encarceladas. Más de 100,000 han sido torturados o maltratados bajo custodia, y miles han muerto a causa de la tortura bajo custodia.

En particular, el PCCh ha movilizado todo el aparato de propaganda estatal y ha lanzado un ataque total contra Falun Gong.

Para dirigirse a toda la sociedad, la propaganda se extendió por todos los medios imaginables: emisoras de radio estatales, periódicos, vallas publicitarias, cómics, carteles, películas, una serie de televisión e incluso obras de teatro. “Beijing ha intensificado la campaña hasta alcanzar proporciones febriles, bombardeando a los ciudadanos con una vieja guerra de propaganda al estilo comunista”, reportó The Wall Street Journal el 13 de febrero de 2001.

Fue entonces cuando me di cuenta de la suerte que tuve de tener un padre que tuvo la prudencia de salvarme de ser parte de esta despiadada campaña mediática.

Fue entonces cuando me di cuenta de la suerte que tenía de tener un padre que había agotado los ahorros de su vida para darme la oportunidad de salir del país poco después de la masacre de la Plaza de Tiananmen para estudiar en Estados Unidos, donde puedo practicar libremente Falun Gong sin arriesgar mi libertad o mi vida.

Otra discusión con papá, otro encuentro con el régimen

Pero no me di cuenta entonces de que poco después tendría mi segunda gran discusión con mi padre.

Durante uno de mis viajes anuales a China para visitar a mis padres, mi padre recibió una llamada dos días después de mi llegada. Los agentes de la Seguridad Nacional querían hablar conmigo. Papá colgó el teléfono y me dijo: “Llama a la aerolínea y cambia tu vuelo de regreso al próximo disponible. Me reuniré con ellos después de que salgas del país”.

“No, papá. No te haré pasar por esto. Yo iré”.

Pero por mucho que insistiera en que me quedara y me reuniera con los agentes, papá no me escuchaba. Es como un déjà vu de una escena de hace 20 años, en la que razoné, supliqué y finalmente grité entre lágrimas: “¡¿Pero por qué?!”.

“Porque soy tu padre”, fue la misma respuesta.

El vuelo de 10 horas de vuelta a Estados Unidos fue el más largo de mi vida. En cuanto estuve en suelo estadounidense, encontré un teléfono público y llamé a casa. Mis ojos se llenaron de lágrimas cuando escuché la voz de papá al otro lado.

A los agentes de la Seguridad Nacional no les gustó que mi padre se reuniera con ellos a solas. Intentaron intimidar a mi padre diciéndole lo mucho que sabían sobre mi vida personal en Estados Unidos. Instaron a mi padre a convencerme de que dejara de practicar Falun Gong y de que no me involucrara con las fuerzas políticas occidentales. Todavía quieren que me reuna con ellos si vuelvo a China.

Papá les dijo que, hasta donde él sabía, yo no estaba involucrada con ninguna fuerza política. Continuó diciéndoles que también había leído algunas de las enseñanzas de Falun Gong y que no encontraba nada malo ni político. Les dijo lo mucho que había cambiado para mejor, tanto en salud como en personalidad, desde que empecé a practicar Falun Gong.

“Como padre, no tengo corazón para decirle a mi hija que lo deje”.

¡Qué suerte tengo!

¡Feliz Día del Padre, papá!

Han Zhou nació en China y lleva más de 30 años viviendo en Estados Unidos. Utiliza un seudónimo para proteger a su familia en China de las posibles consecuencias de que diga la verdad.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS