Todo listo para la devaluación del peso mexicano

Por Fergus Hodgson
09 de Marzo de 2019 Actualizado: 11 de Marzo de 2019

Cuando a Gloria Álvarez le pagan en pesos mexicanos, convierte todo lo que puede en quetzales guatemaltecos. Coautora de “El engaño populista” conoce la historia latinoamericana y la observa repetirse en México bajo la presidencia de Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Dentro de una nación sumida en la corrupción y el crimen, el Banco de México ha sido en los últimos años relativamente responsable y estable, al menos para los estándares regionales. México sufrió graves crisis monetarias en las décadas de 1980 y 1990. Sin embargo, el Índice de Precios al Consumidor del gobierno indica una inflación por debajo del 10 por ciento para todo el siglo XXI.

Eso cambiará, ya que AMLO ha prometido la luna en su coalición electoral socialista. El banco central se verá sometido a una enorme presión para financiar su amplia y destructiva agenda, que ya está cobrando su precio.

Ruedas en movimiento para un tren en colisión

Incluso antes de asumir el cargo el 1 de diciembre de 2018, AMLO canceló un proyecto de aeropuerto de 13.000 millones de dólares para la ciudad capital del cual se había construido un tercio. Destacó la incertidumbre del gobierno y provocó que los inversores huyeran y votaran con los pies, según informó Bloomberg.

Él ha intentado tomar medidas enérgicas contra el robo de combustible, como se pudo adivinar, cerrando las líneas de distribución en todo el país. Sin pensar mucho en la práctica, esto generó escasez y largas colas. La falta de gasolina disponible también ha paralizado los aeropuertos.

En lugar de disculparse y dar marcha atrás, AMLO culpó a los conductores por llenar demasiado sus tanques, algo que cualquier persona racional haría cuando faltan suministros. Con los matices del venezolano Hugo Chávez, su actitud es que puede decir y hacer lo que quiera y simplemente desviar la responsabilidad.

El fiasco del gasoducto fue solo un calentamiento para su analfabetismo económico y sus instintos autoritarios. Si cumple su promesa de campaña y congela los precios de la gasolina durante tres años, se puede esperar un caos en México.

Álvarez no es la única que ha notado el ominoso peligro para la libre empresa que es AMLO. El banco central ha reducido las previsiones de crecimiento para los próximos dos años y ha expresado su preocupación por las calificaciones de la deuda pública.

El lunes, la petrolera estatal Pemex sufrió una baja en la calificación crediticia de la agencia Standard and Poor’s de B- a BB-, lo que significa que se encuentra a solo un nivel sobre los 17 de las ” grandes incertidumbres a futuro”. Esto se produjo tras un doble descenso de la calificación de Fitch a BBB- y un cambio de perspectiva nacional que de estable pasó a negativo. Pemex perdió 7.600 millones de dólares en 2018, lo que eleva su deuda a 106.000 millones de dólares y sugiere que podría ser necesario un rescate.

Mientras tanto, AMLO afirma que las agencias de calificación están castigando a México por las políticas “neoliberales” de su predecesor. Este vacío peyorativo es un grito de guerra de los socialistas en América Latina, y se puede esperar que AMLO lo use cada vez más. Su administración está amenazando los aranceles sobre Estados Unidos y dando prioridad a los derechos laborales de los sindicatos por sobre la finalización del acuerdo comercial T-MEC.

El Banco Central asumirá la responsabilidad

Generalmente hay tres maneras de financiar a un gobierno, como lo explica el economista del Instituto Cato, George Selgin: impuestos, deuda y expansión monetaria. Cuando no hay suficiente voluntad política para gravar directamente a la gente, los funcionarios del gobierno pueden tratar de compensar el resto emitiendo bonos. Si muy pocos prestamistas están dispuestos, el banco central puede tomar el relevo comprando los bonos y expandiendo la oferta monetaria.

Este último curso conduce previsiblemente a la inflación -un mayor costo nominal de vida- y a la devaluación de la moneda. Los portadores de efectivo y los trabajadores de renta fija sufren una disminución en sus compras reales y pagan lo que equivale a un impuesto furtivo.

Aquí hay un patrón familiar, que ha llevado a la actual crisis monetaria de Argentina. El peso ha perdido más de la mitad de su valor en el último año en relación con el dólar estadounidense.

Ingredientes específicos contribuyen al recurso de la expansión monetaria. Estos incluyen (1) un estado expandido que requiere un mayor gasto, (2) una economía más débil e ingresos fiscales más bajos, y (3) una disminución de la confianza internacional.

La segunda y la tercera se agravan mutuamente en una espiral descendente y empujan a los gobiernos a confiar cada vez más en el impuesto inflacionario. Las perturbaciones externas, como la disminución de la demanda de exportaciones, también pueden amplificar una situación ya de por sí vulnerable. Una estudiante de finanzas y bloguera de Irlanda del Norte, Louise Burke, señala que el aumento de los precios del petróleo desencadenó el default de México en 1982, justo cuando otras naciones latinoamericanas entraban en recesión. Sin embargo, los mexicanos sufrieron más que otros debido al gasto insostenible y a la manipulación comercial conocida como sustitución de importaciones.

Evitar que la historia se repita

Steve Hanke, de la Universidad Johns Hopkins, cree que la tentación de imprimir los déficits es a menudo demasiado grande para los bancos centrales de América Latina. En la mayoría de los casos, favorece la abolición de sus monedas y la adopción de una relativamente sólida fuera de su alcance, como Ecuador y Panamá han hecho con el dólar estadounidense.

La siguiente mejor alternativa es un sistema de junta monetaria, que someta las actividades de los bancos centrales a la estabilidad de precios mediante la vinculación a una moneda extranjera. Guatemala también tomó la sabia decisión de prohibir todos los préstamos del banco central al Estado. Usted puede imaginar cuán populares son estas estrategias para los políticos con proyectos preferenciales. AMLO, por ejemplo, quiere un tren maya de 8.000 millones de dólares que recorra los sitios arqueológicos.

Revelando su capacidad de fantasear, no ha prometido ni más deudas ni más impuestos. La deuda nacional de México creció 400 por ciento entre 2007 y 2017, y continúa su trayectoria ascendente hacia 1 billón de dólares, por lo que aún está por ver cómo planea revertir esa situación. El aumento del salario mínimo y la entrega de 2,6 millones de becas universitarias para jóvenes desempleados empujan en la dirección opuesta.

La economía y el peso mexicano penden de un hilo, en torno a si AMLO lleva a cabo o no su plataforma. Las primeras señales sugieren que lo hará, y los mexicanos ya están sintiendo la destrucción.

Fergus Hodgson es fundador y editor ejecutivo de la publicación de inteligencia latinoamericana Antigua Report. También es editor itinerante de Gold Newsletter, e investigador asociado del Frontier Centre for Public Policy.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

********************************

A continuación:

Crea lo increíble: muchos alemanes no creían que el Holocausto estaba sucediendo ¿Hoy la historia se repite?

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS