Todo lo que podemos aprender de la tribu africana de los Hadza

Este pueblo tradicional vive un estilo de vida arraigado en una profunda conexión con el mundo natural
Por JOSEPH MERCOLA
30 de Abril de 2021 9:25 PM Actualizado: 30 de Abril de 2021 9:25 PM

En esta entrevista, el Dr. Paul Saladino, autor de “El código carnívoro” —un libro sobre la alimentación basada en animales de nariz a cola—, revisa lo que significa estar sano en el nivel más básico y comparte sus hallazgos de un reciente viaje a África, donde visitó a la tribu Hadza, una de las mejores representaciones que aún viven de la forma en que los humanos han vivido durante decenas de miles de años.

Al igual que la tribu !Kung de Botsuana, los Hadza llevan una vida de cazadores-recolectores en medio de la invasión de la sociedad modernizada.

“Veo a los Hadza como una máquina del tiempo. Son como una cápsula del tiempo”, dijo Saladino. “No sufren enfermedades crónicas como nosotros en la sociedad occidental, y solo eso los hace infinitamente fascinantes. No sufren de ningún cáncer como nosotros”.

“No sufren enfermedades autoinmunes, que es un enorme espectro de enfermedades, y no sufren depresión, enfermedades mentales, problemas de piel. No sufren de demencia ni de cerca como nosotros. Envejecen con gracia. Esto se llama cuadrar la curva de morbilidad”.

“Si se observa un gráfico de su vitalidad a lo largo de la vida, es esencialmente plano y luego cae muy rápidamente al final. Es como un cuadrado. Pierden en la vitalidad en las últimas semanas de vida, pero hasta los 70 u 80 años son individuos vitales”.

Si observamos la sociedad occidental, la curva de morbilidad tiene un aspecto muy diferente. Es como una rampa que disminuye constantemente. En el mundo occidental, la gente pierde vitalidad de forma constante a lo largo de la vida. Esto no ocurre en las sociedades nativas de cazadores-recolectores, principalmente porque no sufren el debilitamiento de las enfermedades crónicas.

La alimentación de los Hadza

Saladino quiso averiguar principalmente cómo se alimentan los Hadza, a cuáles le dan prioridad y cómo afectan a su salud. Otros investigadores han analizado la alimentación de los Hadza, pero él quiso confirmarlo por sí mismo. Por ejemplo, un estudio de 2009 descubrió que los hadza comían mucha carne, tubérculos, bayas y fruta y miel del árbol baobab. Según este trabajo, los hadza no comen verduras.

En el estudio en cuestión también se le pidió a los Hadza que clasificaran cuánto les gustaba cada alimento. La miel es el alimento que más les gusta, seguido de la carne —principalmente del eland, un tipo de antílope muy grande, y el cerdo de monte—, la fruta del baobab y las bayas. Los tubérculos son el alimento menos preferido. La investigación de Saladino también corroboró estas preferencias básicas.

El estilo de vida de los Hadza

Cuando se les preguntó por qué decidían mantener su estilo de vida de cazadores-recolectores, siendo muy conscientes de la civilización moderna que les rodea y que otras tribus han optado por cultivar y mantener rebaños de ganado vacuno y caprino, los Hadzi respondieron: “Queremos ser libres. Nos gusta comer carne. Queremos poder cazar y nos gusta este estilo de vida”. Otra pregunta que surgió fue: ¿qué hace felices a los Hadza? Curiosamente, esto es más o menos una cuestión que no se plantea. “La felicidad es su estado de ánimo por defecto”.

“Ese es su modo por defecto cuando están en la naturaleza haciendo lo que los humanos siempre han hecho”, dice Saladino. “Esto es muy interesante para mí. Aquí está este grupo de cazadores-recolectores. Viven en el monte. No duermen en camas. Duermen en el suelo en estas chozas de paja que construyen en un día. Son nómadas”.

“Tienen pequeños campamentos. (…) En el campamento al que fuimos había entre 40 y 50 hombres y mujeres con niños, y trasladan el campamento tres o cuatro veces al año. Tienen tres o cuatro campamentos establecidos, y conocen lugares en la región del lago Eyasi. Algunos son mejores para la estación de las lluvias, otros para la estación seca, y así todo el campamento se traslada a lo largo del año en diferentes momentos.

“Tienen fogatas para los hombres y fogatas para las mujeres. Viven bajo refugios de roca. Duermen en los auspicios de las rocas y son individuos profundamente saludables. Les encanta su vida porque todos los días pueden ir a jugar. Para ellos, el juego y la diversión son la caza. Al día siguiente, pudimos verlo porque fuimos a cazar con ellos. Fue increíble. Fue muy alegre y muy sencillo”.

La importancia de los órganos

Saladino relata la cacería, señalando cómo se consumían los órganos en el campo. Después de cazar un babuino, los hombres encendían una hoguera para quemar el pelo, después se destripaba el animal. Los intestinos se daban a los perros de caza, mientras que todos los demás órganos —corazón, hígado, pulmones, bazo, riñones y páncreas— se cocinaban en el fuego y se repartían entre el grupo de cazadores. No se desperdicia nada, ni siquiera los huesos, que se rompen para extraer la médula.

También se come el tejido conjuntivo, que es rico en colágeno, y la piel. Los órganos internos, que son los más apreciados, se denominan epeme y, según la tradición local, el epeme se debe repartir entre todos los hombres de la tribu. Si un cazador decide no hacerlo, le ocurrirán cosas malas. Sin embargo, el cazador responsable de la matanza es recompensado con los órganos más valiosos, como el cerebro, que según Saladino es “delicioso”.

Aunque no entiendan los nutrientes individuales, saben claramente que si se comen estos órganos, tendrán más vitalidad. “Por eso creo que es tan importante que los humanos vuelvan a comer de la nariz a la cola, a comer esos órganos”, dice Saladino. Es interesante que, aunque la alimentación de los Hadza se ha descrito como rica en fibra, Saladino no está de acuerdo.

Los tubérculos que recogen son extremadamente fibrosos. Tanto, que no se pueden tragar. Hay que masticarlos y escupir las fibras, así que en realidad su dieta es de baja a moderada (en el mejor de los casos) en fibra.

“La otra cosa que quiero mencionar sobre el hecho de comer los tubérculos es que no había ningún baño en el que pudiera lavarme las manos. Tampoco quería hacerlo porque me interesan mucho los organismos del suelo y la interacción de nuestro microbioma con nuestro entorno. Todo el mundo cree que los Hadza tienen un microbioma sano y diverso porque llevan una alimentación rica en fibra”.

“Bueno, No. 1, ellos no comen una dieta alta en fibra. No. 2, probablemente tienen un microbioma sano y diverso porque viven en la naturaleza e inevitablemente toman insumos, información de la naturaleza, en forma de tierra y organismos derivados del suelo”.

“Esto es algo que siempre he esperado y es un completo cambio de paradigma”.

Saladino dice que comer fibra no aumenta la diversidad del microbioma. Lo que sí lo hace, sin embargo, es comer tierra.

“Definitivamente había suciedad en mis manos y mis dedos, y suciedad en este tubérculo mientras lo sostengo en mi boca. Pero los Hadza no son un pueblo sucio”.

“No huelen. No usan desodorante. No tienen mal aliento. Estuve muy cerca de ellos mucho tiempo en el monte cazando. No tienen olor corporal. Sin embargo, no se bañan tan regularmente. Estuvimos allí una semana y no se bañaron”.

Lo más probable es que su microbioma sea la razón de su falta de olor corporal, dado que el mal olor de las axilas se debe a bacterias axilares específicas. El microbioma de los Hadza se ha estudiado previamente con cierto detalle, mostrando que tienen un mayor nivel de riqueza microbiana y biodiversidad que los controles urbanos occidentales.

Los Hadza también son únicos por su ausencia de Bifidobacterium, una bacteria que ocupa un lugar importante en el microbioma de la mayoría de las personas. También se encontraron diferencias en la composición microbiana entre los sexos, lo que probablemente sea un reflejo de la división del trabajo entre los sexos.

La fibra no es una panacea

Saladino también cree que la alimentación de los Hadza pone en tela de juicio la importancia de comer fibra. Menciona dos trabajos de investigación recientes, uno de los cuales comparaba a los habitantes de las ciudades de Tanzania con los de las zonas rurales, descubriendo que los urbanos tenían mayores índices de inflamación. En el segundo artículo, los autores atribuyen la mayor inflamación de los habitantes de las ciudades a una alimentación occidental pobre en fibra. Saladino no está de acuerdo con estas conclusiones:

“Lo que intentan decir es que los habitantes de las ciudades de Tanzania comen más grasas saturadas y menos fibra y eso es lo que alimenta su fenotipo inflamatorio. Lo que observé fue completamente diferent. De hecho, cuando uno entra en una tienda de alimentos en la zona urbana de Tanzania, hay dos pasillos, hay dos tipos de estantes de aceite”.

“Uno de ellos es un enorme estante de aceite vegetal. Lo llaman aceite de flor y aceite de cártamo, y muchos aceites vegetales que vimos estaban realmente caducados y están en plástico. Justo al lado hay un estante entero de grasa de vacuno, sebo de vacuno”.

“El sebo de vacuno es en realidad más económico que el aceite vegetal, pero ¿qué compra la gente en las ciudades? Compran aceites de semillas. Por lo tanto, mi observación es que en las ciudades, la gente probablemente está comiendo más aceites de semillas y menos grasas saturadas que en los entornos rurales”.

Sorprendentes beneficios para la salud de la miel cruda

Saladino también cuenta cómo los Hadza recolectan la miel elaborada por las abejas sin aguijón que escarban en el árbol baobab. Es una creencia común que la miel no es diferente del azúcar, pero Saladino está empezando a reconsiderar esta noción.

Esto se debe principalmente a la presencia de metabolitos de óxido nítrico en la miel cruda. Estos metabolitos ayudan al cuerpo a crear óxido nítrico, una molécula fundamental para nuestro sistema cardiovascular. Esta molécula regula la presión arterial y mantiene los vasos sanguíneos saludables. Entre sus muchas funciones, ayuda a que los vasos sanguíneos se relajen y ensanchen.

Saladino citó un trabajo de 2003, “The Identification of Nitric Oxide Metabolites in Various Honeys” (Identificación de metabolitos de óxido nítrico en varias mieles), en el que se realizó una inyección intravenosa en ovejas de miel diluida, demostrando que aumentaba las concentraciones de metabolitos de óxido nítrico en plasma y orina.

También se ha demostrado que la miel aumenta las concentraciones de óxido nítrico y nitritos totales en los seres humanos, dijo Saladino. El calor disminuye los metabolitos del óxido nítrico en la miel, sin embargo, por lo que para este beneficio, no se querría añadirla a líquidos hirviendo.

“A menudo se piensa que la miel es lo mismo que la sacarosa, porque la miel contiene glucosa y fructosa”, dice.

Pero el cuerpo no trata la miel como trata esos azúcares.

“Me resulta fascinante que estos alimentos integrales sean un paquete informativo que nuestro cuerpo percibe de forma diferente a un jarabe de maíz procesado de sacarosa/alta fructosa”. En realidad, en estos estudios, la miel se comportó de forma diferente a la sacarosa. La miel se comportó de forma diferente a la dextrosa”.

Saladino encontró un trabajo de investigación que sugería que la miel más oscura tenía más óxido nítrico, y eso conectó con su experiencia con la gente de Hazda.

“Puedo decir que la miel que comí en Tanzania era una de las más iridiscentes, oscuras y ricas en color que he probado en mi vida”.

“Solo quiero señalar que el pensamiento reduccionista en materia de nutrición no nos sirve, y yo plantearía que la miel no se parece en nada a la sacarosa”.

El mensaje que hay que llevar a casa es que, siempre que se esté metabólicamente saludable, se puede incluir la miel en la alimentación. Sin embargo, es importante tener en cuenta que, si se es resistente a la insulina o se tiene diabetes, hay que reducir todas las formas de azúcar hasta que se haya logrado revertir estos problemas.

La salud y la felicidad están a su alcance

Pero la salud y la felicidad del pueblo Hazda no tienen que ver principalmente con la alimentación, sino con el estilo de vida, señala Saladino.

“Pasé una semana con los Hadza. Pude cazar bayas con ellos y cavar tubérculos con las mujeres, y bebimos el agua del baobab. Pude ver todas estas partes de su vida. Siempre están en la naturaleza, siempre están al sol. Siempre están teniendo una actividad de bajo nivel con oleadas de carreras de velocidad”.

“Siguen los ritmos circadianos del sol, que fue una de las cosas más divertidas”.

“Esto es lo que los humanos necesitan. Como dije, el estado por defecto de los Hadza es la felicidad”.

El mensaje clave es que hay una felicidad intrínseca que resulta espontáneamente de la realización de ciertos tipos de comportamientos, y encabezando esa lista está la inmersión regular en el mundo natural.

“Me temo que en la sociedad occidental, los seres humanos han sido colocados en un pequeño zoológico”, dice Saladino. “Nos han dado estas ruedas de hámster para correr, que esencialmente son cintas de correr en los gimnasios, y nos han dado esta comida procesada y sintética, estas bolitas para ratas que se dejan caer en nuestra jaula de vez en cuando. No extraño que no seamos felices”.

“No soy zoólogo, pero he oído que cuando los animales se meten en jaulas en el zoológico, engordan y se vuelven poco saludables y desarrollan enfermedades crónicas que no tienen en la naturaleza. Siempre me ha parecido un paralelismo fascinante con los humanos, porque creo que somos iguales”.

“La diferencia para nosotros es que la puerta de la jaula está abierta. Solo tenemos que abrir el pestillo y pasar. Podemos volver a estas cosas. Se puede recibir más luz solar. Se pueden evitar los dispositivos de luz azul. Se pueden evitar los CEM. Se puede comer la dieta que comían los ancestros y salir del zoológico y encontrar una vida más rica. Recuerde, la puerta está abierta. Solo tiene que atravesarla”.

Más información

Para saber más sobre Saladino y su trabajo, consulte su sitio web, heartandsoil.co (no .com). Ahí encontrará su blog, podcast, enlaces a las redes sociales y mucho más.

El Dr. Joseph Mercola es el fundador de Mercola.com. Médico osteópata, autor de best-sellers y ganador de múltiples premios en el campo de la salud natural, su visión principal es cambiar el paradigma de la salud moderna ofreciendo a la gente un recurso valioso para ayudarles a tomar el control de su salud. Este artículo fue publicado originalmente en Mercola.com.

Recursos y referencias

1 Am J Phys Anthropol 2009 Dec;140(4):751-8

2 Journal of Medicinal Foods Winter 2003;6(4):359-64


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.