Todos los ojos están en el Congreso mientras legisladores prometen objetar los votos electorales

Por IVAN PENTCHOUKOV AND ZACHARY STIEBER
22 de Diciembre de 2020
Actualizado: 22 de Diciembre de 2020

Se espera que el esfuerzo del presidente Donald Trump por impugnar los resultados de las elecciones culmine el 6 de enero de 2021, cuando el recuento de votos del Colegio Electoral sea objetado casi con toda seguridad por un grupo de legisladores republicanos que se comprometen a bloquear a los electores de siete estados en los que se han presentado denuncias de fraude y mala conducta por parte de los votantes.

Los electores presidenciales republicanos de Pensilvania, Georgia, Michigan, Wisconsin, Nevada, Arizona y Nuevo México emitieron votos procesales a favor de Trump el 14 de diciembre, creando así una doble lista de electores en el Congreso por primera vez desde 1960. Este año, solamente los votos de los electores demócratas en los siete estados vienen confirmados con certificados de verificación firmados por las autoridades estatales y se exhiben en el sitio web de los Archivos Nacionales.

El presidente y varios terceros están presentando demandas judiciales en seis de los siete estados, incluidos varios casos pendientes en la Corte Suprema de EE.UU. En las demandas se alega que se emitieron, procesaron o contaron ilegalmente millones de votos, suficientes para alterar el resultado de la carrera presidencial de 2020. Las acciones de los tribunales en cualquiera de los casos durante las próximas dos semanas tendrán un impacto en la forma en que se cuenten los electores de los estados en disputa durante la sesión conjunta del Congreso.

A pesar de lo que dictaminen, los tribunales no pueden determinar cómo debe votar cada miembro del Congreso. El representante Mo Brooks (R-Ala.), el primer congresista en decir que presentará una objeción cuando se cuenten los votos, dijo a The Epoch Times que depende de los ciudadanos individuales exigir que sus representantes tomen una posición y apoyen las objeciones.

“Lo único que conseguirá que los congresistas y senadores hagan lo que es correcto para nuestro país en este asunto de fraude electoral y robo de elecciones, es la participación activa de los ciudadanos estadounidenses que quieren elecciones honestas y precisas. Ahora, ¿pueden los ciudadanos estadounidenses participar activamente? Muy simplemente, tienen que llamar a sus congresistas y senadores y exigirles que apoyen este esfuerzo para proteger nuestro sistema electoral del fraude y la conducta ilegal”, dijo Brooks a The Epoch Times el 21 de diciembre.

“Y la forma en que nuestros congresistas y senadores lo hacen es rechazando los votos del Colegio Electoral de aquellos estados que tienen sistemas electorales tan defectuosos que hacen que los resultados electorales reportados sean poco fiables e inexactos”.

El presidente Donald Trump intensificó la emoción sobre el evento al pedir a sus partidarios que llegaran a Washington el 6 de enero para protestar.

“¡Estén allí, será emocionante!” escribió en Twitter.

El líder de la mayoría del Senado Mitch McConnell (R-Ky.) reconoció al exvicepresidente Joe Biden como presidente electo en medio de las demandas legales del presidente Donald Trump por los resultados de las elecciones en los siete estados.

McConnell también instó a los senadores republicanos a que no se unieran a la impugnación, argumentando que esto crearía una imagen perjudicial para el partido. Para los legisladores que planean defender a Trump, la realidad es todo lo contrario.

“Para mí, es un mal aspecto que el partido no dé un paso adelante en este momento. Para mí, Donald Trump transformó el Partido Republicano”, dijo el representante electo Barry Moore (R-Ala.) a The Epoch Times. “Muchos de nosotros hicimos campaña con él en el pasado y ahora nos necesita y es hora de dar un paso adelante. …tenemos que asegurarnos de que 75 millones de estadounidenses no sientan que su voto ya no cuenta”.

Brooks dijo: “Lo importante es cómo se ve el voto en Estados Unidos de América. El tema va a ser muy simple. ¿Los miembros de la Cámara de Representantes y el Senado de EE.UU. van a apoyar o consentir el fraude electoral y el robo de las elecciones o van a luchar contra ello, teniendo en cuenta que nuestro sistema electoral es el fundamento de nuestra república? Si no tienes un sistema electoral honesto y preciso, no tienes una República”.

Varios republicanos de la Cámara se unieron a Brooks para decir que objetarían los votos electorales, incluyendo al representante Matt Gaetz (R-Fla.) y cuatro representantes electos que comenzarán su mandato el 3 de enero de 2021: Moore, Bob Good (R-Va.), Madison Cawthorn (R-N.C.) y Marjorie Taylor Greene (R-Ga.). Brooks dijo que hay más que suficientes miembros de la Cámara a bordo para desafiar a cada uno de los siete estados en disputa.

Un miembro de la Cámara y un senador son necesarios para presentar una objeción; ningún senador se ha comprometido a unirse a la objeción.

Cinco senadores, incluyendo al senador Rand Paul (R-Ky.) y al senador electo Tommy Tuberville (R-Ala.), señalaron que están abiertos a unirse a la objeción.

“La cuestión no es si habrá un senador que se unirá a este esfuerzo en el lado del Senado. La cuestión es cuántos se van a unir a nosotros”, dijo Brooks.

“Tenemos un grupo de miembros de la Cámara y de senadores que está creciendo rápidamente”, escribió Taylor Greene en Twitter el lunes después de asistir a una reunión en la Casa Blanca sobre el voto electoral, añadiendo que la “objeción del 6 de enero está en marcha”.

Colegio Electoral

Los candidatos presidenciales en Estados Unidos ganan las elecciones al ganar la mayoría de los votos electorales.

El sistema del Colegio Electoral asigna un cierto número de votos a cada estado. Cuando los votantes de un estado votan por el candidato de un partido, en realidad están votando por la lista de electores de ese partido, o por las personas elegidas para emitir votos electorales.

Esos votos electorales son contados por el Congreso. Si un candidato obtiene 270 o más, ganan la presidencia.

Electores en duelo

Los duelos de electores son muy inusuales, pero han ocurrido en la historia de EE.UU. La última vez fue en 1960, cuando el gobernador de Hawai certificó electores para el republicano Richard Nixon. Los electores demócratas votaron por el demócrata John F. Kennedy.

Un recuento posterior determinó que Kennedy ganó realmente el estado y fue declarado ganador en la sesión conjunta de 1961.

John Eastman, profesor de derecho en la Facultad de Derecho de la Universidad Chapman, señaló el escenario Kennedy-Nixon al hablar de los siete estados con electores en duelo esta vez. Eastman es el abogado que representa a Trump en una apelación de la Corte Suprema sobre la administración de las elecciones en Pensilvania.

“Tenemos un precedente histórico aquí, y en cada uno de estos estados, hay un litigio pendiente que impugna los resultados de la elección. Si ese litigio resultara exitoso, entonces los electores de Trump, habiéndose reunido y votado, podrían tener esos votos certificados y ser los que se cuenten correctamente en la sesión conjunta del Congreso el 6 de enero”, dijo Eastman a NTD Television.

Gary Gregg II, director del Centro McConnell de la Universidad de Louisville, dijo a The Epoch Times que, a falta de “pruebas reales de fraude” que muevan al Congreso a certificar el conjunto de electores alternativos, los certificados por los gobernadores del estado —todos para Biden, en este caso— serán los que se cuenten.

Los votos electorales fueron “oficialmente contados” y los votos fueron enviados, dijo. “No hay nada que hacer, hasta que llegue al Congreso”, dijo.

“Es obviamente una posibilidad muy, muy remota”, añadió Robert Hardaway, profesor de la Facultad de Derecho Sturm de la Universidad de Denver, porque “todas las demandas no han tenido éxito ni para Trump ni para sus partidarios”.

“Pero esa es la razón de ello”, dijo a The Epoch Times. “Si después se determina que la lista de candidatos republicanos debería haber sido elegida, ya tendrán el voto en su lugar”.

En tres de los siete estados en cuestión—Michigan, Pensilvania y Wisconsin—los republicanos controlan actualmente las legislaturas estatales mientras que los demócratas tienen las mansiones del gobernador. En Nuevo México y Nevada, los demócratas controlan ambos. En Georgia y Arizona, los republicanos controlan ambos.

Los republicanos no han podido conseguir suficiente apoyo para que los electores en duelo sean certificados por el máximo funcionario electoral —generalmente el secretario de estado— ni han hecho que las legislaturas estatales ejerzan su derecho constitucional de recuperar el poder de elegir qué lista de electores es la válida.

Según el Servicio de Investigación del Congreso, cuando se reciben las listas en duelo, los miembros del Congreso en la sesión conjunta consideran la lista cuando proviene de una autoridad estatal diferente a la lista certificada, y realizan una votación. La aceptación de cualquiera de las dos listas requeriría un acuerdo concurrente tanto en la Cámara como en el Senado.

Si no hay conflicto en términos de autoridad estatal, se cuenta la que se determine que ha sido nombrada de acuerdo con las leyes electorales del estado. Si no hay una determinación por parte de la autoridad del estado de cuál de las listas fue legalmente nombrada, las dos cámaras acuerdan concurrentemente aceptar los votos de un grupo, o deciden no aceptar ninguno de los dos grupos. Si las dos cámaras no están de acuerdo, se contarán los electores certificados por el gobernador.

Sesión conjunta

Una vez que los electores emiten su voto, la atención se centra en la sesión conjunta del Congreso del mes siguiente, que tiene lugar justo tres días después de que los nuevos miembros electos del Congreso juren su cargo.

Las objeciones fueron hechas por los demócratas en 2016 pero fracasaron porque ningún senador las apoyó. En 2004, la representante Stephanie Tubb Jones (D-Ohio) y la senadora Barbara Boxer (D-Calif.) se opusieron a los votos de Ohio, pero ambas cámaras rechazaron la objeción.

El fundamento de una objeción parece ser que el voto o los votos electorales no fueron “dados regularmente” por un elector y/o que el elector no fue “certificado legalmente”, basado en las leyes electorales estatales, según el Servicio de Investigación del Congreso.

Si una objeción cumple los requisitos, se suspende la sesión conjunta y cada cámara se retira para reunirse y debatir la objeción y elegir si vota para mantenerla. A menos que ambas cámaras voten por mayoría a favor de la objeción, ésta fracasa. Si se aprueba, anula los votos electorales del estado y podría llevar a que se acepte la lista alternativa.

Algunos expertos consideran que una objeción que tiene éxito es prácticamente imposible.

“Está tan lejos de lo posible”, dijo Gregg. “La posibilidad de que un senador esté de acuerdo, un senador republicano esté de acuerdo, es una dificultad. ¿Y luego hacer que el Senado y la Cámara se pongan de acuerdo? En este punto… esto no va a suceder.”

Alan Dershowitz, un erudito en leyes constitucionales, dijo a NTD Television por correo electrónico: “Ambas cámaras no aprobarán las objeciones”.

Otros no están tan seguros.

“Creo que cuando lleguen a la sesión conjunta del Congreso, habrá una pelea sobre cuál de las listas de electores debe ser contada, basándose en la evidencia y las violaciones estatutarias que se presenten en ese momento”, dijo Eastman.

Según el recuento de votos certificado actualmente, Biden tiene 306 votos electorales frente a los 232 de Trump. Trump no lo ha reconocido, y The Epoch Times no declarará un ganador hasta que se resuelvan todas las impugnaciones legales.

Con información de los reporteros de NTD Kevin Hogan, Cristina Kim, y Paul Greaney.

Siga a Ivan en Twitter: @ivanpentchoukov
Siga a Zachary en Twitter: @zackstieber

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

Cinta de la CNN filtrada: No ‘normalicen’ a Trump, no informen sobre el escándalo Biden

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS