Todos somos gatos, ¿no?

Todos hemos tenido momentos que podrían lanzar mil memes
Por JAY HARRINGTON
01 de Marzo de 2021
Actualizado: 01 de Marzo de 2021

Todos somos gatos.

¿Sabe a lo que me refiero?

Tal vez no, si estuvo en cuarentena de las redes sociales y se perdió el video del abogado en Texas que se unió a una audiencia virtual en la corte vía Zoom usando un filtro de gatitos. El abogado no sabía cómo desactivar el filtro, el juez intentó ayudarle y se produjo la gracia. El remate final fue que el abogado intentó tranquilizar a todos diciendo: “No soy un gato”.

En nuestra era cada vez más digital, estamos a solo un clic de distancia de la infamia en Internet. No es que estemos cometiendo más errores como especie. Simplemente tienen una mayor probabilidad de ser capturados y amplificados. En este sentido, lo más destacable del video es lo poco memorable que es.

Todos somos gatos. Todos cometemos errores que serían un gran alimento para los memes de Internet. Afortunadamente, la mayoría de nuestros errores no son transmitidos en vivo ni tuiteados por un juez. Por lo tanto, nunca hemos experimentado 15 minutos —o en el caso del abogado de gatitos, una semana— de fama internacional por nuestras debilidades.

Fácilmente pude haber sido el “gato”, durante mis años como abogado. Me tomé demasiado en serio cuando era un joven abogado. No pasó mucho tiempo antes de que cometiera un montón de errores y regresara a la tierra.

Un abogado que quedó atrapado detrás de un filtro de gato animado en una teleconferencia inspiró el cuadro “¡No soy un gato!”. Acrílico sobre mini lienzo estirado de Heather Harrington.
  • Una vez usé dos zapatos diferentes para ir a la corte.
  • Hablé de un caso en un ascensor cuando no debí hacerlo.
  • Redacté alegatos con errores tipográficos obvios que no noté hasta el momento después de presionar enviar.
  • Me tomé una copa de más en varios eventos del despacho.
  • Hice bromas que desearía poder retirar.
  • Me presenté con un atuendo informal de negocios, en una cena de la oficina, que era de traje y corbata.

Y cometí muchos más errores en los años posteriores.

Y, sin embargo, todo salió bien. Hubo momentos en los que deseaba poder retractarme de los errores. Pero me di cuenta de que mis errores son parte integral de lo que soy. Fueron los pilares de mi experiencia. Me llevaron a ser quien soy y  a estar donde estoy hoy. Y no cambiaría eso por nada.

Durante estos días difíciles de la pandemia, debería darnos más gracia por los errores que cometemos.

La mayoría de los errores no son fatales. No nos definen. A veces, como aprendimos la semana pasada, tienen consecuencias encantadoras e imprevistas.

Nadie quiere ser un gato. Pero todos lo somos. Nadie es purr-fecto.

Jay Harrington es autor, abogado convertido en empresario y dirige una marca de estilo de vida inspirada en el norte de Michigan llamada  Life and Whim. Vive con su esposa y tres niñas en un pequeño pueblo y escribe sobre cómo llevar una vida con propósito y orientada al aire libre.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS