Tormenta geomagnética regalará luminosas auroras la noche de Año nuevo 2018

21 de Diciembre de 2017 Actualizado: 21 de Diciembre de 2017

Es probable que la noche del Año Nuevo 2018 se ilumine con coloridas auroras en localidades del norte de Europa y Asia, productos de una leve tormenta geomagnética que perturbará la Tierra.

Los habitantes de altas latitudes, entre 55 y 70 grados, verán réplicas de fuegos artificiales en el cielo nocturno, en el momento en que las auroras irrumpan con una fiesta de luces.

Foto: Aurora boreal del 11 de octubre desde Troms. (Markus Varik, Weather Gallery)

El pronóstico se evidencia porque un viento solar de alta velocidad que hoy está a unos 120 grados de la línea de la Tierra con el Sol, chocará con nuestro planeta la noche del 31 de diciembre, informó ayer el laboratorio de Astronomía del Instituto Lebedev en Rusia.

La zona auroral donde se suelen ver las luces del Norte está cerca de los polos, pero la noche del 31 de diciembre se extenderá “unos 10 grados hacia las bajas latitudes”. Será para muchas localidades una oportunidad de disfrutar del evento, señalan los meteorólogos espaciales.

“La tormenta magnética será extremadamente débil y no afectará ni la tecnología ni el bienestar de las personas”, asegura el equipo de Lebedev. En cambio fuertes tormentas pueden hacer colapsar las redes eléctricas o afectar las comunicaciones.

Después del Año Nuevo los pronósticos indican que los cielos estarán en total calma.

Foto: Marketa S. Murray fotografió la agradable sorpresa de las Auroras luminosas en Fairbanks, Alaska.

Las partículas ionizadas del viento solar chocan continuamente con la Tierra. Surgen mientras el Sol va rotando, por lo que no llegan directamente. Cuando éstas son expulsadas a alta velocidad pueden perturbar el campo magnético de nuestro planeta.

Noticia relacionada: ¿Por qué las tormentas geomagnéticas perturban la Tierra?

Tormenta solar. Partículas de radiación llegan a la Tierra. (NASA)

Foto: Las partículas ionizadas del viento solar chocan continuamente con la Tierra. Surgen mientras el Sol va rotando por lo que no llegan directamente. Cuando éstas son expulsadas a alta velocidad pueden perturbar el campo magnético de nuestro planeta. (NASA)

TE RECOMENDAMOS