Tortuga de Galápagos de casi 130 años que salvó a su especie de la extinción, se jubila

Por Robert Jay Watson
23 de Marzo de 2020 Actualizado: 23 de Marzo de 2020

Cuando Diego, una tortuga gigante de Galápagos, llegó al programa de cría de la Isla Santa Cruz en 1976, su especie (Chelonoidis hoodensis) se redujo a solo 15 miembros sobrevivientes. En 2020, este macho centenario se retiró del programa de cría después de ayudar a elevar la población a alrededor de 2000.

Para poner en perspectiva el increíble papel de apareamiento de Diego, aproximadamente el 40 por ciento de la población de tortugas gigantes de Galápagos en su isla natal, La Española, desciende de él, según un comunicado de las autoridades del Parque Nacional de Galápagos. “En los últimos años, se ha convertido en un símbolo de la conversación de Galápagos”, dijeron.

Diego, miembro de la especie de tortuga gigante de la isla La Española, es fotografiado en un centro de cría en el Parque Nacional Galápagos en la Isla Santa Cruz, en el archipiélago de Galápagos, el 4 de junio de 2013. (©Getty Images | RODRIGO BUENDIA)

Originalmente capturado en la naturaleza en algún momento a fines de la década de 1920 hasta principios de la década de 1930, Diego fue vendido al zoológico de San Diego. La casi extinción de las tortugas gigantes de Galápagos en la década de 1960 llevó a la creación de la Iniciativa de Restauración de Tortugas Gigantes en 1965, a la que Diego fue enviado para ayudar. La contribución de Diego, según el zoológico de San Diego , ha sido engendrar un total de 1700 descendientes en su vida estimada de 130 años.

En cuanto a por qué Diego se hizo tan famoso a pesar de ser superado por otra tortuga en el programa, el Dr. James Gibbs, profesor de biología en la Universidad de Syracuse, le dijo al New York Times que tiene “una gran personalidad, bastante agresiva, activa y vocal sus hábitos de apareamiento y por eso creo que ha captado la mayor parte de la atención”.

Diego, una tortuga de la subespecie Chelonoidis hoodensis en peligro de extinción de la isla La Española, se apareó con una hembra en un centro de cría en el Parque Nacional Galápagos el 27 de febrero de 2019. (© Getty Images | RODRIGO BUENDIA )

Además de celebrar a Diego por haber “contribuido en gran medida al linaje que estamos devolviendo a La Española”, como dijo a la AFP Jorge Carrión, director del Parque Nacional de las Islas Galápagos , su regreso a su isla natal por primera vez en 80 años es especialmente conmovedor. “Hay un sentimiento de felicidad al tener la posibilidad de devolver esa tortuga a su estado natural”, señaló Carrión.

Una vez que Diego y sus compañeras tortugas pasen por una cuarentena para asegurarse de que no tomarán las semillas de ninguna especie que no sea endémica a la isla La Española, serán liberadas a casa. Washington Tapia, director del programa de reproducción, explicó en un comunicado de prensa que “la isla tiene condiciones suficientes para mantener la población de tortugas, que continuará creciendo normalmente, incluso sin ninguna nueva repatriación de jóvenes”.

Una foto de Diego durante su estancia en el programa de cría en 2013. (© Getty Images | RODRIGO BUENDIA)

Diego, cuya edad exacta se desconoce pero se estima que supera los 100 años, pesa alrededor de 80 kilogramos (aproximadamente 176 libras) y mide casi 90 centímetros (35 pulgadas) de longitud, según la AFP. Si bien esto ya sería una buena y larga vida para las tortugas salvajes, las tortugas de Galápagos en cautiverio pueden vivir más de 150 años. Harriet , una tortuga de Galápagos que se cree que perteneció al naturalista británico Charles Darwin, vivió hasta los 175 años de edad.

La isla La Española y otras en el archipiélago han sufrido una transformación considerable con la eliminación de las cabras salvajes, que habían devastado las principales fuentes de alimento de las tortugas. Con el fin de “garantizar que los ecosistemas de la isla tengan condiciones adecuadas para soportar la creciente población de tortugas”, Carrión dijo que sus equipos se han estado deshaciendo de las especies de plantas invasoras que las tortugas no pueden comer y plantando más cactus endémicos, cuyas frutas son su comida preferida.

Diego el 27 de febrero de 2019. (© Getty Images | RODRIGO BUENDIA )

Mientras que Diego pudo ayudar a salvar a su especie con sus extraordinarios esfuerzos de apareamiento, su contraparte de la Isla Pinta, conocida como “Solitario George”, no tuvo tanta suerte. George fue el último individuo conocido de Chelonoidis abingdonii. Los biólogos intentaron emparejar con éxito a George con hembras de varias especies relacionadas durante años sin éxito. Cuando murió el 24 de junio de 2012, su especie se extinguió, destacando la importancia de la conservación de las tortugas.

Afortunadamente, Diego finalmente podrá irse a casa y disfrutar de su “retiro”, ya que ha dado grandes pasos para garantizar la supervivencia de su especie.

Mira a continuación

Desfile celebra las 300 millones de renuncias al comunismo chino. Movimiento que sigue en aumento

“Tuidang” o Renuncia al Partido, es un movimiento silencioso que está arrasando a China, pero pocos en Occidente lo saben. Éste está creando un desafío para el Partido Comunista Chino disolviéndolo desde adentro. Las renuncias aumentan rápidamente, con entre 90.000 y 150.000 retiros diarios. ¿Dónde terminará?

TE RECOMENDAMOS