Trabajadores sociales reemplazarán a la policía en llamadas al 911 de salud mental en NY: De Blasio

Por GQ Pan
12 de Noviembre de 2020
Actualizado: 12 de Noviembre de 2020

Las llamadas de la ciudad de Nueva York al 911 relacionadas con problemas de salud mental se canalizarán a los trabajadores sociales en lugar de a la policía en una iniciativa destinada a reducir el papel de la policía, dijo el alcalde Bill de Blasio.

Bajo el protocolo actual, los oficiales de la policía de Nueva York y los Servicios Médicos de Emergencia (EMS) son los primeros en responder a las llamadas al 911 que reportan a los individuos que están experimentando problemas mentales, sin importar si hay violencia o si hay un crimen involucrado. Sin embargo, en el programa piloto anunciado por de Blasio el martes, tales llamadas serán respondidas en su mayoría por expertos en salud mental y trabajadores sociales entrenados para manejar crisis de salud mental, con oficiales de policía incluidos solamente en casos donde hay una clara amenaza de violencia.

“Uno de cada cinco neoyorquinos lucha con una condición de salud mental. Ahora, más que nunca, debemos hacer todo lo posible para llegar a esas personas antes de que se produzca una crisis”, dijo de Blasio en un comunicado. “Por primera vez en la historia de nuestra ciudad, los trabajadores de la salud serán los que respondan por defecto a una persona en crisis, asegurándose de que aquellos que luchan con enfermedades mentales reciban la ayuda que necesitan”.

El programa se pondrá en marcha en febrero de 2021 en dos distritos de áreas de alta necesidad, dijo de Blasio. Se espera que los nuevos equipos de salud mental se centren en reducir las situaciones de emergencia como los intentos de suicidio, el abuso de sustancias y las enfermedades mentales graves. Responderán junto con los oficiales de la policía de Nueva York, que también están capacitados en métodos de intervención en crisis, en situaciones de emergencia que involucren un arma o un riesgo inminente de daño.

El cambio se produce cuando la policía de Nueva York se enfrenta a importantes recortes presupuestarios y pide que se transfieran algunas de sus responsabilidades a los trabajadores sociales. Tras la muerte de George Floyd y las subsiguientes protestas y disturbios, de Blasio y el Ayuntamiento acordaron un presupuesto que recorta el presupuesto de la Policía de Nueva York por 1000 millones de dólares.

Patrick Lynch, presidente del sindicato de la Asociación de Benevolencia de la Policía, expresó su preocupación de que el programa piloto de De Blasio pudiera poner en peligro a los trabajadores de la salud mental.

“Los oficiales de policía saben que no podemos resolver por nuestra cuenta el desastre de salud mental de nuestra ciudad, pero este plan tampoco lo hará”, dijo Lynch en un comunicado. “Indudablemente pondrá a nuestros ya sobrecargados colegas del Servicio Médico de Emergencia en situaciones peligrosas sin el apoyo de la policía”.

Lynch añadió que el programa no está abordando las causas fundamentales de los problemas de salud mental en la ciudad. “Necesitamos una revisión completa del resto de nuestro sistema de salud mental, para poder ayudar a la gente antes de que estén en crisis, en lugar de simplemente recoger todos los pedazos después”, dijo.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Boicotean Olimpiadas de Beijing por las violaciones de derechos humanos en China

TE RECOMENDAMOS