Trágica muerte de hombre por insuficiencia cardíaca inspira al hermano a hacer ejercicio y perder peso

Por The Epoch Times
19 de Noviembre de 2020
Actualizado: 19 de Noviembre de 2020

Daniel Michael murió en septiembre de 2017 con solo 32 años.

Su muerte, aunque trágica, fue un momento crucial para su hermano Yonas, inspirándolo a hacer cambios en su propio estilo de vida, a perder peso y a estar más saludable.

Originario de Maryland, Yonas estaba estudiando para obtener una maestría en educación en la Universidad Estatal de Iowa. Daniel dejó el hogar de su infancia para quedarse con él por un tiempo.

Mientras estaban juntos, Daniel decía que se sentía “divertido”, escribe la Asociación Americana del Corazón.

“Es como si realmente pudiera sentir los latidos de mi corazón”, dijo Daniel a Yonas.

Al principio, ninguno de los dos pensó mucho en eso y Yonas recordó después: “Estaba tratando de entender la vida, así que se fue a vivir conmigo por unos años. No llevaba un estilo de vida saludable. Fumaba, bebía, comía lo que fuera”.

El estilo de vida de Yonas tampoco era bueno, y llevaba 328 libras (aprox. 149 kg) sobre su cuerpo de 1.90 metros. Los hermanos, y la hermana de Yordan tenían un sobrepeso significativo, al haber crecido con una dieta pobre de comida procesada y refrescos.

Los problemas de Daniel finalmente lo llevaron a una hospitalización. Las pruebas iniciales no dieron resultados, así que su preocupada madre lo llevó de regreso a Maryland.

En el hospital John Hopkins, el joven de 25 años recibió un diagnóstico devastador. Tenía diabetes de tipo 2, que no compartió con nadie, y una insuficiencia cardíaca congestiva.

Recibió un desfibrilador portátil, que monitoreaba su corazón y podía administrarle choques eléctricos si era necesario. Daniel dejó de fumar y de beber, y comenzó a perder peso.

(Cortesía de Yonas Michael a través de la Asociación Americana del Corazón)

Yonas también tomó medidas para su propia salud.

“Me inscribí en un gimnasio y hacía ejercicio casi todos los días, tomando clases de gimnasia grupal, y empecé a comer muy saludable”, dijo Yonas. “En medio año, había perdido 55 libras”.

Lamentablemente, la función del corazón de Daniel se deterioró hasta el punto de en el que necesitaba un trasplante para sobrevivir. Le instalaron un dispositivo de asistencia ventricular izquierda (LVAD) que esencialmente hacía el bombeo, como medida de emergencia.

“Él mejoró, y yo me sentía optimista”, dijo Yonas.

“Estábamos esperando un corazón. Pero lo que aprendí después es que había visto demasiada televisión. (…) No hay un montón de corazones sentados alrededor”.

En el verano de 2017, la salud de Daniel empeoró aún más. Yonas dejó su trabajo con estudiantes de alto riesgo en el Distrito Escolar de la Comunidad de Ames para estar cerca de su familia en Maryland.

Con sus órganos fallando esencialmente, Daniel fue hospitalizado, y murió ese septiembre. La familia estaba consternada.

“Perdí algo de peso por la depresión”, dijo, “y luego subí de peso por comer más de nuevo”.

En agosto de 2018, hubo más malas noticias cuando el mismo Yonas recibió un diagnóstico con diabetes tipo 2.

Imagen ilustrativa. (Bernadette Wurzinger/Pixabay)

“Entonces pensé: ‘No puedo hacer esto. No puedo permitir que mis padres entierren a otro hijo”, dijo. “Me comprometí a eliminar todos los alimentos procesados, el azúcar y los carbohidratos”.

Con la dieta y el ejercicio, perdió otras 60 libras (aprox. 27 kg), llegando a 215 libras (aprox. 98 kg). Ya no necesitaba medicamentos para controlar la diabetes.

Su hermana, Yordanos Drar, también diabética de tipo 2, también quiso cambiar.

“La muerte de mi hermano me hizo pensar que no estaba tomando mi salud en serio, pero aún así no hice nada al respecto hasta que me diagnosticaron la diabetes”, dijo Yordanos, una terapeuta respiratoria en Maryland. “Pero Yonas y su propia pérdida de peso fue mi mayor motivación”.

Imagen ilustrativa. (Pixabay)

Dejó de consumir alimentos procesados y dulces, hizo ejercicio y siguió una dieta vegetariana, perdiendo más de 100 libras (aprox. 45 kg), y aún le faltaba más, dijo.

En 2019, Yonas regresó a Iowa para convertirse en director de la Escuela Intermedia Ames.

Compartió su historia públicamente por primera vez durante una asamblea para anunciar la recaudación de fondos del American Heart Challenge.

(Cortesía de Yonas Michael a través de la Asociación Americana del Corazón)

“Tenía un enorme nudo en el estómago”, dijo, “pero quería decirles mi ‘por qué'”. El porqué era una causa importante para mí. Cómo mi hermano tenía una enfermedad cardíaca, y aunque finalmente falleció, la financiación de la investigación le permitió vivir más tiempo”.

Empezó a recaudar fondos con una donación de 1 dólar por cada uno de los 1100 estudiantes de la escuela, desafiando a cada uno a recaudar 32 dólares, que representaban la edad de Daniel cuando murió.

“Estaba tan feliz no solo de ayudar a recaudar dinero para salvar vidas, sino de ver la bondad de nuestros estudiantes”, dijo Yonas. “Esa fue la mayor recompensa”.

¡Nos encantaría escuchar sus historias! Puede compartirlas con nosotros en emg.inspired@epochtimes.nyc


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

¿Sabía esto?

36 occidentales se reúnen en China para una foto grupal: en 20 segundos llega la policía

Se sentaron a meditar en la principal plaza de Beijing. Su mensaje simple sorprendió a todos y su presencia sin precedentes pronto se convirtió en una noticia internacional.

TE RECOMENDAMOS