Tras las elecciones, la política comercial de EE.UU. con China será más de lo mismo, dicen expertos

Por Emel Akan
13 de Octubre de 2020
Actualizado: 13 de Octubre de 2020

WASHINGTON—Estados Unidos ha dado un giro a sus relaciones con el régimen comunista chino, y las relaciones comerciales están destinadas después de las elecciones a seguir el curso establecido por la administración Trump —no importa quién gane—, dicen los expertos.

Como senador y luego como vicepresidente, Joe Biden ha sido un fuerte defensor del libre comercio con China. El candidato demócrata jugó un papel crucial en la adhesión de China a la Organización Mundial del Comercio en 2001.

El año pasado, Biden descartó la noción de que China era un competidor, atrayendo críticas tanto de los demócratas como de los republicanos. Con la pandemia, la opinión pública en los Estados Unidos ha cambiado significativamente en contra del régimen chino, lo que ha creado una vulnerabilidad para Biden, según los expertos.

Su retórica ha cambiado dramáticamente en los últimos meses en un intento por superar al presidente Donald Trump. El aumento de la presión le ha llevado a llamar a China un “competidor serio” durante un encuentro abierto de la CNN en septiembre. La administración Trump considera a China como un “adversario”.

Biden no ha establecido políticas específicas para el comercio con China. No obstante, los expertos creen que, al margen de quien gane las elecciones, es probable que se mantenga una línea más dura con China. Ambos candidatos plantean un fuerte contraste en muchas cuestiones de política, pero están de acuerdo en enfrentar a China con un enfoque diferente.

“Creo que habrá mucha continuidad”, dijo al Epoch Times Edward Alden, miembro del Council on Foreign Relations.

“Al principio, no creo que vaya a ver una rápida eliminación de los aranceles de EE.UU. Y no creo que seamos testigos de una administración Biden que se aleja del acuerdo de la ‘fase uno'”, dijo.

El acuerdo comercial de la fase uno firmado a mediados de enero requiere que Beijing compre 200,000 millones de dólares en bienes y servicios adicionales de EE.UU. en los próximos dos años, incluyendo 40,000 o 50,000 millones de dólares en bienes agrícolas cada año.

El Departamento de Agricultura expresó anteriormente su decepción por el lento progreso de Beijing en el cumplimiento de sus promesas en el acuerdo comercial.

Las compras de productos agrícolas de China a los Estados Unidos fueron de solo 5100 millones de dólares en el primer trimestre de este año. Beijing, sin embargo, aceleró sus compras significativamente en las últimas semanas, ordenando volúmenes récord de soja, maíz, cerdo y carne de vacuno a los agricultores estadounidenses.

“Hasta cierto punto, creo que Biden no tiene margen en algunas de las posturas que la actual administración ya ha tomado”, dijo Alden. “Eliminar los aranceles sin obtener nada a cambio de China sería visto como una señal de debilidad”.

Trump afirmó que su campaña de aranceles sobre los productos chinos había sido eficaz, obligando a Beijing a hacer concesiones.

“Quieren mantenerme feliz”, dijo Trump a Fox Business el 8 de octubre. “Porque saben que soy de gatillo fácil cuando se trata de ellos, y estoy harto de ellos”.

También dijo que mantendría los aranceles sobre los productos chinos después de ganar la reelección, ya que ayudó a traer “miles de millones de dólares” a los agricultores estadounidenses y al Tesoro de EE.UU.

En un reciente artículo de opinión, Peter Morici, economista y profesor de negocios de la Universidad de Maryland expuso el caso de la política exterior de Trump.

“El historial del presidente Donald Trump y la visión fácil del exvicepresidente Joe Biden hacen que el [actual] titular sea la mejor opción”, escribió.

El “multilateralismo a la vieja usanza” no funcionó, dijo Morici al Epoch Times. “Necesitamos una personalidad trumpiana para mover el mundo fuera de las viejas suposiciones”.

Sin embargo, cuando se trata de la política comercial con China, Morici argumenta que las actuales “políticas de nariz dura van a continuar” después de las elecciones, sin importar quién gane.

“Biden va a tratar de hacerlo de una manera diferente, pero el resultado va a ser el mismo. Va a ser un empate”, dijo.

El entonces vicepresidente de los Estados Unidos Joe Biden (dcha.) habla a los estudiantes mientras su homólogo chino Xi Jinping (i) escucha durante una visita a la International Studies Learning School en Southgate, a las afueras de Los Ángeles (California), el 17 de febrero de 2012. (FREDERIC J. BROWN/AFP vía Getty Images)

La nueva política de Biden para China

Trump rompió una política estadounidense de larga data con China y anunció la aplicación de aranceles drásticos a los productos chinos en 2018 para hacer frente a las prácticas comerciales injustas. Su decisión marcó el endurecimiento del enfoque de Estados Unidos hacia China por primera vez en más de tres décadas.

Trump ha usado repetidamente el enfoque blando de su desafiante demócrata con China en su contra. Calificó la entrada de China a la OMC como “uno de los mayores desastres geopolíticos y económicos en la historia del mundo”.

Durante el debate vicepresidencial del 7 de octubre, la candidata demócrata, la senadora Kamala Harris, no respondió a la pregunta de si China es un competidor, adversario o enemigo. En cambio, dijo que la administración Trump perdió la guerra comercial.

“¿Perder la guerra comercial con China? Joe Biden nunca la libró”, respondió el vicepresidente Mike Pence.

“Joe Biden ha sido un promotor de la China comunista durante las últimas décadas”, añadió.

De acuerdo con un artículo del New York Times, Biden estuvo activamente involucrado en el establecimiento de los lazos comerciales de Estados Unidos con China. Entre los años 2011 y 2012, Biden se reunió con Xi Jinping en al menos ocho ocasiones, e incluso jugó al baloncesto con él durante una de sus visitas a una escuela secundaria en la provincia de Sichuan, según dice el artículo.

Este año, Biden ha sido presionado políticamente para parecer duro con el régimen chino. La aprobación de China en los países desarrollados cayó en picado en los últimos meses debido a la gestión de la pandemia del coronavirus por parte de Beijing y a sus medidas enérgicas contra la democracia en Hong Kong y Xinjiang.

Una nueva encuesta del Pew Research Center mostró que las opiniones negativas sobre China en 14 países han alcanzado sus puntos más altos en más de una década. En los Estados Unidos, el 73 por ciento de los encuestados dijeron que veían al país desfavorablemente. Las opiniones negativas sobre China se dispararon casi 20 puntos porcentuales desde que Trump asumió el cargo en 2017.

“La posición demócrata sobre China ha cambiado sustancialmente”, dijo Alden. “Si Beijing espera que una administración Biden sea blanda con China, creo que se van a decepcionar profundamente”.

Según su declaración política, Biden se comprometió a “tomar medidas agresivas de aplicación comercial contra China” para frenar sus prácticas anticompetitivas, incluyendo la manipulación de la moneda, el dumping y los subsidios masivos.

Sin embargo, en lugar de transformar a China, los expertos en comercio creen que Biden se centrará más en fortalecer a los Estados Unidos, ofreciendo incentivos para recuperar las cadenas de suministro y poniendo en marcha planes de “Buy American” para apoyar a los fabricantes nacionales.

Biden también prometió trabajar con aliados para modernizar las reglas del comercio internacional y presionar al gobierno chino.

Biden se ha enfrentado a acusaciones de plagio ya que algunas de sus propuestas políticas se han hecho eco de las políticas comerciales y manufactureras de Trump, incluido su plan “Buy American, Hire American” (Compre en Estados Unidos, contrate en Estados Unidos).

“Se parece un poco al plagio, que es algo de lo que Joe Biden sabe un poco”, dijo Pence durante el debate.

Si bien los expertos en comercio están de acuerdo en que Biden tomaría una postura dura hacia China, los republicanos y muchos conservadores cuestionan si es capaz de llevar a cabo estas políticas.

En una entrevista con el programa de Epoch Times American Thought Leaders, el representante Jim Banks (R-Indiana) expresó su preocupación sobre la capacidad de Biden para contrarrestar la amenaza de China.

“En un lado de la boleta, tienen al presidente Trump con este extraordinario equipo de líderes que entienden la amenaza de China mejor que nunca antes, contra un político, Joe Biden, quien, durante 50 años, ha sido parte del liderazgo que ha hecho que Estados Unidos haga la vista gorda a las acciones de China. Así que eso es lo que está en la boleta”, dijo.

El entonces vicepresidente de los Estados Unidos, Joe Biden (centro-dcha.), habla con una estudiante mientras el vicepresidente chino Xi Jinping (dcha.) firma un balón de baloncesto en la escuela secundaria Dujiangyan Qingchengshan en las afueras de Chengdu, en la provincia suroeste de Sichuan (China), el 21 de agosto de 2011. (PETER PARKS/AFP vía Getty Images)

¿Acuerdo de fase dos?

Aunque el acuerdo comercial de la fase uno ha sido un importante avance en la guerra comercial con China, no aborda cuestiones de larga data como los subsidios estatales de China. Los subsidios junto con otros temas estructurales en las relaciones entre EE.UU. y China han sido pospuestos para futuras negociaciones.

Derek Scissors, un académico residente en el American Enterprise Institute, insta a ambos candidatos a centrarse en abordar el tema de los subsidios masivos, llamándolo “el comportamiento chino más dañino”.

“Aunque la coerción sobre la propiedad intelectual merece atención, los subsidios son la peor acción económica”, escribió en un informe reciente.

“En particular, a las empresas estatales se les suele conceder poder de monopolio y siempre están protegidas de la competencia, negando a todos los demás las oportunidades en China y en todo el mundo”.

Por lo tanto, insta a la próxima administración a que primero documente los problemas de subsidios de China y luego lo utilice para justificar una “dura represalia” contra Beijing. Según Scissors, las represalias podrían incluir la aplicación de derechos antidumping y el cierre de algunos mercados a China.

Durante la firma del acuerdo de la primera fase, Trump dijo que mantendría algunos aranceles de EE.UU. sobre los productos chinos como moneda de cambio para la segunda fase del acuerdo. Sin embargo, después de la pandemia, Trump expresó sus dudas sobre la negociación de un acuerdo de fase dos con China.

No está claro si Estados Unidos puede avanzar en las conversaciones comerciales con Beijing después de las elecciones de noviembre, ya que todavía hay un sentimiento de escepticismo en lo que respecta a la concesión de China en materia de reformas estructurales.

“Creo que un acuerdo de fase dos es muy poco probable”, dijo Alden. “La China de Xi Jinping ha dejado muy claro que no desea adoptar las amplias reformas estructurales que promueve Estados Unidos”.

Por lo tanto, tras el fracaso de los planes para restringir los subsidios de China, dijo, “estamos entrando en la etapa de una guerra de subsidios en la que Estados Unidos y otros países van a tratar de superar la oferta de China para persuadir a las empresas a establecerse en sus países”.

Siga a Emel en Twitter: @mlakan

Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

Más del 60 % de los españoles tienen opinión negativa de China | China al Descubierto

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS