Tratar la causa de raíz de los problemas de tiroides

07 de Noviembre de 2015 Actualizado: 11 de Noviembre de 2015

La tiroides es la glándula más grande del cuerpo. Está ubicada en el cuello justo debajo de la manzana de Adán, produce hormonas que son críticas para muchas funciones del cuerpo. Una tiroides débil, de baja productividad, está asociada a síntomas tales como obesidad, fatiga, hipertensión, pérdida de cabello, dificultad para concentrarse, infecciones frecuentes y constipación.

Para identificar problemas a la tiroides, tanto como para determinar la dosis adecuada de medicación, los doctores miran los niveles hormonales en los exámenes de sangre. La hormona más importante al evaluar la tiroides es en realidad una creada por la pituitaria, llamada hormona estimulante de la tiroides (TSH, por sus siglas en inglés).

Piensa en TSH como un mensaje de ánimo. Cuando la tiroides no está produciendo suficiente hormonas, la pituitaria envía más TSH para decirle a la tiroides que aumente la producción. Un nivel de TSH que es superior al normal, indica que la tiroides está fallando en responder al mensaje de la pituitaria, porque está demasiado débil para cumplir con las necesidades del cuerpo.

El tratamiento estándar para el hipotiroidismo es una versión sintética de tiroxina (T4), la hormona más abundante que produce la tiroides. La droga es conocida como levo tiroxina o la marca llamada Synthroid. En Estados Unidos es la droga más prescrita, con más de 21,5 millones de prescripciones entregadas el año pasado.

En tratamientos convencionales, al paciente se le da T4 para satisfacer las necesidades de la pituitaria para hormonas de tiroides. Con gotas de TSH los síntomas desaparecen.

Al menos así es como se supone que funciona. Aunque muchos pacientes exhiben síntomas clásicos de hipotiroidismo cuando su TSH se mantiene en un rango normal. Otros pacientes muestran un bajo TSH, pero cuando a ellos se les prescribe una dosis apropiada de T4, los síntomas aún perduran.

Según la Dra. Annette Schippel, una médico quiropráctica especializada en endocrinología funcional en Jacksonville, Illinois, la medicina convencional está perdiéndose la gran imagen.

Schippel piensa que mientras tantos doctores y pacientes están concentrados en la tiroides, ellos están olvidando un problema con raíces más profundas en el sistema endocrino, las glándulas suprarrenales.

La tiroides es la glándula más grande del cuerpo. Está ubicada en el cuello justo debajo de la manzana de Adán, produce hormonas que son críticas para muchas funciones del cuerpo

La Gran Época habló con Schippel para entender mejor la naturaleza de los problemas de tiroides, cómo entran en juego las suprarrenales y una forma de abordar el tratamiento libre de drogas.

La Gran Época: Hay tantas personas hoy bajo medicación para tiroides. Incluso personas con niveles normales de TSH toman Synthroid. ¿Qué está pasando?

Dra. Annette Schippel: Lo que pienso que está pasando es que la gente exhibe síntomas cuando los valores de tiroides son aún normales, porque fundamentalmente no se trata de su tiroides. Pienso que comienza con la suprarrenal. Es el asunto de la suprarrenal que cansa a la gente, afecta su metabolismo, el manejo de su peso, incluso afecta su pérdida de cabello. Con esos síntomas, la tiroides y la suprarrenal van de la mano.

Muchas veces la tiroides compensa la debilidad de las suprarrenales. Lo que sucede es que podrías ni siquiera hacerte un examen a la tiroides, si les dices que estás cansada y que no puedes perder peso, muchas mujeres son puestas bajo medicina para la tiroides. Pero Synthroid, Armor, levo, todas están contraindicadas para la insuficiencia de las suprarrenales, porque podría empeorarlas. Esto está en el Escritorio de Referencia de los Médicos.

Así hay personas que lo hacen, ellas se sienten un poquito mejor al inicio y después de estabilizarse quieren más. Si se saca el trabajo de la glándula de la tiroides, le das lo que se supone que está produciendo, ¿qué tendrás ahora? Tendrás una glándula floja. Si dejas de hacer funcionar un brazo durante dos semanas, observa cómo se atrofian sus  músculos.

Cuando sólo nos enfocamos en la tiroides, estamos olvidando esto. Convencionalmente, es fácil mirar la tiroides, pero uno debe ser más astuto. Debes pensar sobre esto de manera diferente. Debes mirar a las suprarrenales y hacerlo apropiadamente.

Pero, adivina, si estás en el ambiente de la medicina alopática, no existe una prescripción de drogas para suprarrenales débiles. Ellos saben que es peligroso poner a la gente bajo cortisol [una hormona suprarrenal] o prednisona [una prescripción de esteroide], que no es entregada livianamente. Parece fácil de decir, ya sea que todos tienen un problema a la tiroides, o si tus suprarrenales se agotan tanto como para arrastrar a la tiroides, porque la tiroides compensará y se pondrá lenta para el débil sistema suprarrenal, entonces podría finalmente revelarse en un examen de sangre, pero a ese punto ellos aún están refiriéndose a la cosa equivocada.

Entonces están olvidando el tema más profundo, que es la deficiencia suprarrenal. Y eso está manifestando los síntomas que nosotros asociamos con una hipotiroideas.

La Gran Época: ¿Qué sucede en  situaciones donde la gente tiene un alto TSH que indica un verdadero problema de hipotiroideas?

Dra. Annette Schippel: Absolutamente. Piensa sobre la analogía de dos caballos tirando un carro. Uno es la tiroides y el otro es las suprarrenales. Por eso, si las suprarrenales están debilitándose, la tiroides no intentará arrastrarlas. En realidad se pondrá lenta para compensar a la compañera débil.

Por eso incluso si alguien está tomando remedios para la tiroides, incluso si tuvieran las tiroides sacadas, entonces lo que ellos necesitan hacer para su propia salud, vitalidad y sistema inmune, es apoyar a sus suprarrenales.

La Gran Época: ¿Qué causa la debilidad en la suprarrenales?

Dra. Annette Schippel: Como se imaginará, no hay una respuesta simple. Las glándulas suprarrenales son consideradas  como  las que manejan el estrés, pero tienen un impacto en el sistema inmune, en la regulación del azúcar en la sangre, en el metabolismo, en la energía, en las hormonas, etc. Es decir, en pocas palabras es el estrés prolongado y acumulado que lleva a la insuficiencia suprarrenal y en última instancia a la fatiga suprarrenal.

Algunos de los factores que conducen a esto, son una preocupación excesiva, ansiedad, relaciones abusivas, los medicamentos recetados como para el control de la natalidad, tiroides, HRT (que agotan el cuerpo de nutrientes y puede comprometer la función hepática), antibióticos en exceso y antiácidos.

El exceso de ejercicio o ejercicios demasiado suaves, estimulantes o cafeína, factores estresantes negativos, el estrés emocional, deficiencias nutricionales, una mala alimentación rica en alimentos refinados, el tabaquismo, el alcoholismo, el trauma y la cirugía.

Piensa que todas estas cosas están apiladas en la espalda de un camello hasta que finalmente ¡se quiebra! Se supone que las glándulas suprarrenales deben responder al estrés y luego volver a alostasis [homeostasis lograda a través de un cambio fisiológico o de comportamiento]. Ellas no están destinadas a estar en un estado de ¡alerta máxima! Nuestra percepción o reacción al estrés son tan importantes como el componente físico.

La Gran Época: ¿Cuál es la importancia del yodo en la salud de la tiroides?

Dra. Annette Schippel: No queremos olvidarnos del yodo. El yodo es un antiséptico natural, anti-parasitario, anti-viral, anti-bacteriano y deshecha los tóxicos alergénicos. Increíblemente, es muy importante. Esto no significa que tenemos que dar una sobredosis de él a las personas. Pero tenemos que mantenerlo en marcha.

Parece ser que cuando alguien está en tratamiento convencional, tal como con Synthroid o en particular con  levo tiroxina, aumenta la deficiencia de yodo.

La Gran Época: Así que ¿se empeora la raíz del problema?

Dra. Annette Schippel: Sí. Además no tenemos estos sitios de almacenamiento para nutrientes que alimentan a las glándulas suprarrenales, como lo hace la tiroides. La tiroides puede aguantar cosas bastante tiempo con la capacidad de almacenar yodo en el cuerpo y en algunos lugares en concentraciones más altas.

Hace 40 ó 50 años atrás, todo lo que se trataba de la tiroides, hipo o híper, Hashiomoto o Grave, no importaba, todo era tratado con yodo y todo el mundo se mejoraba.

La Gran Época: ¿Entonces por qué nos hemos alejado del yodo?

Dra. Annette Schippel: Quiero que sigan al Dr. Guy Abraham porque él es tan bueno en señalar todas las cosas que estaban mal con él, pero en esencia existía este estudio mal hecho que determinó que no podíamos manejar más de 200 microgramos de yodo por día. Tengan en cuenta que las necesidades de todo el cuerpo están entre 12 y 13 miligramos [12.000 a 13.000 microgramos]. Pero en el estudio decidieron que más de 200 microgramos causarían yodismo, que es una reacción alérgica al yodo.

Casualmente, justo después del estudio, Synthroid salió al mercado. El estudio hizo que todo el mundo temiera tomar yodo, sin embargo, el yodo es realmente barato, natural y no se puede patentar.

Solían poner yodo en el pan como un acondicionador de masa y después del estudio lo reemplazaron con bromuro. Bueno, el bromuro es un halógeno tóxico para la tiroides, que desplaza el yodo en el cuerpo. En realidad, para quienes tienen una gran cantidad de bromuro en la dieta, hace un problema de deficiencia de yodo peor para las personas.

Y como si eso no fuera suficiente, el flúor y el cloro son otros dos halógenos que también desplazan el yodo. Pusieron flúor y cloro en el agua potable; hemos creado un problema excesivamente peor. Esta es una gran razón por la que tenemos tantos casos.

Hay una enorme población que está mal diagnosticada debido a un problema suprarrenal. Creo que existe este componente de sólo una deficiencia de minerales, una deficiencia de yodo. Ellos sólo ven que la TSH está en marcha y T4 y T3 están bajos, por lo que tienes hipotiroidismo. Bueno, lo siento, pero eso es sólo la tiroides tratando de hacer su trabajo.

Entonces, ¿por qué no alimentamos el cuerpo con lo que necesita para satisfacer el TSH? En vez, ellos sólo están mirando números y no miran a la gente, no están viendo el panorama general.

La Gran Época: Creo que esto describe una crítica común a la medicina moderna. Es como cualquier test al colesterol o a cualquier otra cosa. Hay una visión de túnel sobre el número de diagnósticos y todas las demás evidencias, pistas y contexto se dejan de lado.

Dra. Annette Schippel: Sí y usted trae un buen punto. El colesterol se convirtió en el malo de la película. Eso está mal. Si el colesterol está subiendo, entonces pregunte el por qué.

Esa solía ser la forma en que diagnosticaban hipotiroidismo: colesterol elevado y triglicéridos elevados. Si veían eso, te daban yodo.

Y si alguien tenía demasiado bajo colesterol y triglicéridos, podría indicar un estado de hiperactividad de la tiroides o de las glándulas suprarrenales. Pero ya no toman más en cuenta eso. Dicen que si el colesterol aumenta, tenemos que abatirlo, lanzar al bombero a apagar el fuego.

La Gran Época: Una de las piezas fundamentales de su protocolo para cualquier desequilibrio endocrino, es estabilizar el azúcar en la sangre. ¿Por qué es tan importante y cómo podemos lograrlo?

Dra. Annette Schippel: Tanto la tiroides como las suprarrenales pueden influir el azúcar en la sangre. La tiroides, si es verdaderamente hipo o hiper, puede tener una influencia sobre la función de la insulina.

Lo que comenzarás a ver es que cada glándula en el sistema endocrino, tiroides, páncreas, glándulas suprarrenales, los ovarios en las mujeres, los testículos en los hombres, interactúan entre sí. Pero las glándulas suprarrenales tienen una mayor influencia sobre el azúcar en la sangre, porque donde va el cortisol, fluye el azúcar en la sangre. Esto significa que si el azúcar en la sangre es demasiado bajo, el cuerpo emanará cortisol para tratar de aumentarlo. Sin embargo, el problema con esto es que si conseguimos oleadas de cortisol en una persona agotada, que no puede generar oleadas de DHEA, la otra hormona que las glándulas suprarrenales produce, para equilibrar el cortisol alto, el cortisol antagoniza la función de la insulina.

Esto es muy importante. Si estamos bajo estrés, ¿no queremos movilizar el azúcar para obtener energía rápida? Si estamos en una situación de estrés nos gustaría movilizar esa oleada de cortisol. Si aumenta el azúcar en la sangre, se supone que también aumentará la DHEA. La DHEA contrarresta el efecto que el cortisol tiene en la insulina. Donde el cortisol antagonizaría con la insulina, la DHEA lo haría más sensible. Por lo tanto se equilibran entre sí. Esa sería una respuesta de estrés apropiada. Aunque lo que pasa es que las personas se vuelven más, más y más cansadas y favorecen al cortisol a expensas del DHEA.

La razón por la que es tan necesario el equilibrio del azúcar en la sangre, es que es importante que la energía sea estable. El cuerpo es muy sensible a eso, pero si estamos creando estas oleadas hormonales porque no estamos regulando nuestra azúcar en la sangre, estamos creando más caos en el resto del sistema.

Si estás emanando azúcar, la insulina sigue siendo bombardeada y el cortisol se va con él. Básicamente, estás creando resistencia a la insulina. ¿Cuánto tiempo podrá pasar hasta que estés en ese rango diabético? Nadie sabe realmente, pero cuando hablamos de mantener ese azúcar en la sangre, esta es una de las razones debido a que estamos sacando tensión del sistema. El exceso de azúcar es inflamatorio. ¿Cuál es tu hormona anti inflamatoria más potente? Tu cortisol.

En un aspecto, es tan sorprendente cuando uno entiende cómo todas estas glándulas interactúan entre sí, que hace que apreciemos el equilibrio de éstas.

Los cambios en la dieta, mejorar la ingesta de fibra y de proteínas, jugarán un rol muy importante en la estabilización del azúcar en la sangre. Las hierbas, minerales y vitaminas también pueden ayudar.

Las vitaminas B son realmente importantes para el metabolismo de los hidratos de carbono. También son muy importantes para la tiroides saludable y la función suprarrenal. Si nos fijamos es muy bueno, verás que si se le das al cuerpo lo que necesita, cada vez encontrará su equilibrio. El cuerpo quiere estar bien. Si te cortas, mira si te curas. ¡Por supuesto, que sanas! ni tienes que pensar en ello, porque el cuerpo quiere estar bien.

La Gran Época: El entendimiento convencional es que una vez que eres diagnosticado con hipotiroidismo, estarás bajo medicación de por vida. ¿Hay alternativas a las hormonas sintéticas y puede el desequilibrio de la tiroides ser curada?

Dra. Annette Schippel: No creo que alguien tenga que estar de por vida en medicación. Hay alternativas increíbles a las hormonas sintéticas y si no han destruido la glándula tiroides con medicamentos, o suprimidas causando atrofia por tomar una dosis muy alta durante años y años y años, por supuesto, el desequilibrio de la tiroides puede ser curado.

Hay un par de hierbas clave. Una es la fucus. Es específica para el hipotiroidismo. Lo que es sorprendente acerca de la fucus es que se ha demostrado ser restaurativa. Así que no es sólo el hecho de que mejora la TSH, T4, T3 y la conversión y todo eso, en realidad restaura la glándula tiroides.

Otra hierba clave es la ashwagandha, a veces llamada withania. Se ha demostrado que la ashwaganda también mejora la TSH. Así que cualquier cosa que mejore la TSH está mejorando esencialmente el eje de HP (eje hipotálamo hipófisis)  -regulador del sistema endocrino. Pero la ashwaganda también mejora la producción de T4, T3, la conversión de T4 a T3 y también ayuda a normalizar el cortisol y ayuda al cuerpo a adaptarse al estrés.

Y no se puede dejar de lado el yodo ni los oligoelementos minerales selenio y magnesio, porque esas son las cosas necesarias para que la tiroides funcione correctamente.

Tienes que hacerte la pregunta: ¿Por qué el cuerpo no está produciendo suficiente cantidad de una hormona? ¿Está recibiendo la señal adecuada de la pituitaria? Piense en este escenario: la TSH aumentó. T4 y T3 libre han disminuido. La hipófisis está bien, pero la tiroides no responde. Así que tenemos que considerar qué ayuda necesita. En lugar de simplemente darle T4, que es la respuesta de la medicina convencional, ¿por qué no mirar a los nutrientes que son necesarios? ¿Por qué no nos fijamos en el yodo, la amplia base de vitaminas del complejo B, minerales? ¿Por qué no hacer eso en cambio y dejar que la tiroides mejore, porque ahora se está obteniendo la nutrición que necesita?

Sin duda, esta es una de las limitaciones en el tratamiento convencional, porque nunca abordan la nutrición. Dicen que el yodo no importa y una vez que estás en el medicamento, siempre tendrás que tomarlo.

La Gran Época: Mirando su protocolo de tratamiento, definitivamente no se trata de una talla única aquí. Hay muchos factores y variables a considerar. No tenemos el tiempo o el espacio para entrar en detalles acerca de todos ellos, pero podríamos hacer una lista de los tipos de consideraciones que usted hace cuando se está evaluando el sistema endocrino de alguien.

Dra. Annette Schippel: Siempre comienza con un buen historial de salud. Puede haber valor en el estudio de la química sanguínea. Y hasta que tengamos una buena prueba de saliva para la tiroides, la sangre será todavía el lugar para buscar. Uno sólo debe hacer lo más completo.

Tienes que dar una mirada más completa a la tiroides, pero con esto tienes que evaluar las glándulas suprarrenales.

La complejidad del caso depende del nivel de las pruebas. En los casos más complejos buscaré en el estado mineral, la química sanguínea y las glándulas suprarrenales en la prueba de saliva, para conseguir una ventana hacia el intestino y ver qué está pasando. Pero todo el mundo es tan individual, todo el mundo es tan único.

A partir de ahí busco cosas de multitareas. Por ejemplo, si tengo a alguien que está en un estado autoinmune, sé que hay en existencia una cascada inflamatoria. Tenemos que aplacar eso y apoyar el sistema inmunológico. Busco hierbas como la Boswellia y la cúrcuma, que yo se desactivarán la cascada inflamatoria. Entonces miro el estado en que se encuentran la tiroides y las glándulas suprarrenales. Mediante la combinación de hierbas particulares, puedo crear una base muy sólida para alimentar tanto la tiroides como las glándulas suprarrenales.

A partir de ahí, uso alimentos integrales con vitaminas B, completo C [vitamina], yodo o algas, algo para comenzar a alimentar esa glándula también. Me aseguro de que tengan minerales adecuados y grasas buenas. Esto se convierte en la pieza fundamental desde la cual construir.

Para mí, el diagnóstico es lo que va más abajo de todo lo demás que llevó hasta este momento. Aguas arriba, pienso en la comunicación desde la pituitaria hacia abajo. Y más atrás, pienso en los sistemas suprarrenal, inmunológico, del intestino, del hígado. Ya sabes, la conversión de T4 a T3 ocurre principalmente a través del hígado. ¿Qué pasa si tienes un hígado estancado?

Así que sácalo y alimenta al cuerpo con lo que sabe que quiere. Entonces dará prioridades. Dirá: “Lo primero, es que tengo que calmar la inflamación”.

Una vez más, el cuerpo quiere estar bien y es más inteligente de lo que nosotros nunca seremos. Así que cuando somos astutos y no estamos encima, esto no es como 50 diferentes suplementos,  cuando somos inteligentes acerca de lo que elegimos y alimentamos el cuerpo con lo que necesita, se dará prioridad a sí mismo.

Pero si el cuerpo no tiene lo que necesita, lo robará a Pedro para pagarle a Pablo, para pagar a Tom, para pagar a Bill o a cualquier otro, durante todo el día todos los días.

Esta entrevista ha sido editada para mayor claridad y brevedad.

¿Quieren más? EpochHealth es social en Facebook y Twitter.

Encuentre también en LA GRAN ÉPOCA información sin censura sobre China

Le recomendamos: China tiene la mayor proporción de casos de cáncer del mundo

China trata de impedir que Miss Mundo Canadá asista a las finales

 

TE RECOMENDAMOS