Tres formas de contrarrestar al régimen chino sin una guerra

Por Wang He
12 de Agosto de 2020 12:07 PM Actualizado: 12 de Agosto de 2020 12:11 PM

Opinión

El año 2020 marcó el inicio de una nueva fase en la “guerra fría” entre Estados Unidos y el régimen comunista chino.

Tras las sanciones de Estados Unidos contra los violadores de derechos humanos en Xinjiang, se produjo la eliminación del estatus comercial especial de Hong Kong y la negación formal de la hegemonía del Partido Comunista Chino (PCCh) en el Mar del Sur de China. Y ahora el conflicto se intensificó con el cierre del consulado chino en Houston y las sucesivas declaraciones de política de China por parte de altos funcionarios del gobierno estadounidense. Todos estos hechos tomaron por sorpresa a la comunidad internacional.

Pero, ¿hay formas de derrocar al PCCh? Las hay, seguro. Y creo que los políticos estadounidenses las conocen desde hace mucho tiempo.

Derribar el cortafuegos de Internet

Primero, desmantele el Gran Cortafuegos del PCCh para obtener la libertad de Internet para el pueblo chino.

A mediados de la década de 1990, cuando China se conectó a la Internet global, la vigilancia y el bloqueo comenzaron casi simultáneamente. Conocido como “Proyecto Escudo Dorado”, el cortafuegos del PCCh ha sido evidente durante mucho tiempo. Además, el 1 de junio de 2017, se implementó la draconiana ley de seguridad cibernética de Beijing para bloquear VPN, eliminar publicaciones, prohibir usuarios y arrestar personas. China se convirtió en el “estado detrás del muro” número uno del mundo.

El muro cibernético del PCCh no solo priva al pueblo chino de su libertad de expresión y de pensamiento, sino que también pone en grave peligro al mundo.

Un artículo que conmemora el 30 aniversario de la caída del Muro de Berlín publicado por Radio France Internationale el 11 de noviembre de 2019, señaló que si el mundo no ve que el visible Muro de Berlín se transformó en un invisible cortafuegos (Internet) aún más vicioso en China, entonces cualquier retórica sobre la libertad está vacía.

Una de las razones más importantes de la furiosa pandemia de coronavirus en todo el mundo, es el ocultamiento y el engaño del PCCh y su bloqueo de Internet. Este se ha convertido en el consenso entre Estados Unidos y la comunidad internacional. Estados Unidos ya no puede ignorar el muro cibernético del PCCh.

Michael Pack, el nuevo director de la Agencia de Estados Unidos para los Medios Globales (USAGM), esperó dos años que el Senado confirme su nominación y finalmente se hizo cargo de la agencia el mes pasado. Inmediatamente despidió a los principales líderes de cada uno de los medios de comunicación de la agencia, como Voice of America y Radio Free Asia, que se sabe que están severamente infiltrados por el PCCh. Un portavoz de USAGM dijo: “El Sr. Pack comprende la escala y la naturaleza de la amenaza que representan los opositores a la libertad de expresión, y es precisamente por eso que considera que reforzar la elusión del cortafuegos es una de las principales prioridades de su cargo en la USAGM”.

El presentador de programas de radio y exestratega de la Casa Blanca, Steve Bannon, dejó en claro en su programa de transmisión War Room “Pandemic EP166” que derribar el cortafuegos es la fase uno de cómo destruir al PCCh y comenzar la liberación del pueblo chino.

En el programa del 8 de mayo, Bannon entrevistó a Michael Horowitz, director ejecutivo de 21st Century Initiatives y exconsejero general de la Oficina de Gestión y Presupuesto de la Administración Reagan. Horowitz declaró: “Es tecnológicamente factible para nosotros eludir el cortafuegos chino, no se necesitará mucho dinero, pero se necesitará un esfuerzo de Proyecto Manhattan”.

Horowitz continuó diciendo: “Estados Unidos alineó a una importante universidad estadounidense para que asigne a sus expertos clave en tecnología de la información y seguridad informática para trabajar con… el Departamento de Estado o la Junta de Gobernadores de Radiodifusión. Los expertos y el gobierno creen que las posibilidades son sustanciales y que podemos eliminar el cortafuegos antes de las elecciones”.

Estados Unidos tiene fondos ilimitados de tres mil millones de dólares en cuentas para derribar el cortafuegos, según Horowitz.

Hay otro elemento de aliento con respecto al desmantelamiento del cortafuegos del PCCh. El 13 de junio, SpaceX completó su noveno lanzamiento masivo de Starlink, con 58 satélites de banda ancha Starlink. Según el sitio web de noticias astronómicas Space.com, el objetivo del proyecto Starlink de SpaceX es proporcionar a los usuarios de todo el mundo acceso constante a Internet de alta velocidad. La compañía planea lograr esto mediante el lanzamiento de una constelación masiva de satélites de Internet de banda ancha. Los usuarios en tierra operarían una pequeña terminal —no más grande que una computadora portátil— para obtener acceso a Internet.

Este logro muy probablemente podría convertirse en el exterminador del cortafuegos del PCCh.

En general, romper técnicamente el cortafuegos de China es muy plausible, como lo demuestra el éxito del software de elusión, como Freegate y Wujie. Es simplemente una decisión política.

Por ejemplo, durante la administración de Obama, el 31 de julio de 2015, el New York Times declaró que Washington había decidido tomar represalias contra el hackeo por parte de China de las computadoras del gobierno y de la información de 21.5 millones de personas. La búsqueda de la libertad en Internet estaba dentro del alcance de las represalias.

Además, en 2016, la oficina del Representante Comercial de Estados Unidos (USTR) por primera vez enumeró la censura china de Internet como una barrera comercial. En 2018, el USTR informó al Congreso sobre el cumplimiento de las normas del OMC por parte de China, diciendo que la participación del PCCh en “el bloqueo extensivo de sitios web legítimos [está] afectando a miles de millones de dólares en negocios”.

Sin embargo, aún quedan por ver acciones concretas.

Derribar el Gran Cortafuegos traerá un gran cambio a China. Como comentó un internauta:”Deje el resto al pueblo chino, siempre y cuando se desmantele el cortafuegos”.

Sanciones a los violadores de derechos humanos del PCCh

La segunda forma de derrocar al PCCh es difundir y sancionar ampliamente a los funcionarios comunistas chinos que cometieron violaciones de derechos humanos al congelar sus activos en el extranjero.

La rendición de cuentas, es decir, la capacidad de hacer responsables de sus actos a los violadores de los derechos humanos, es uno de los principios básicos de las normas internacionales de derechos humanos y del derecho penal internacional. Nunca es correcto encubrir delitos personales con el pretexto de órdenes de un superior, intereses nacionales, sistemas institucionales, etc. Aplicando este principio, sancionar ampliamente a los funcionarios del PCCh por sus violaciones de los derechos humanos traerá grandes resultados.

El 23 de diciembre de 2016 se firmó la “Ley Magnitsky Global de Responsabilidad en Derechos Humanos”, y el 21 de diciembre de 2017 Estados Unidos la utilizó para imponer sanciones a Gao Yan, un exjefe de policía del distrito Chaoyang de Beijing, por la muerte de un activista detenido. Fue la primera vez que la administración Trump tomó este tipo de medidas específicas en respuesta a un abuso de derechos humanos en China.

El 2 de agosto de 2017, el presidente Trump promulgó la ley “Contrarrestar a los adversarios estadounidenses mediante sanciones”. El Departamento de Estado lo utilizó por primera vez el 20 de septiembre de 2018 para imponer sanciones al Departamento de Desarrollo de Equipos (EDD) de China, la rama militar responsable de armas y equipos, y a su director, Li Shangfu, por participar en “transacciones importantes” con el principal exportador de armas de Rusia.

La Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong de 2019 es otra ley de EE.UU. para sancionar a los criminales del PCCh al imponer “sanciones de bloqueo de propiedad y visado a personas extranjeras responsables de graves violaciones de derechos humanos en Hong Kong”.

Este año, la Ley de Política de Derechos Humanos de los Uigures 2020 y la Ley de Autonomía de Hong Kong de 2020 sentaron las bases legales para sanciones integrales contra los violadores de derechos humanos del PCCh.

En cuanto a la aplicación de la ley, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de EE.UU. sancionó el 9 de julio a cuatro funcionarios del gobierno actuales o anteriores en relación con graves abusos de derechos contra las minorías étnicas en la Región Autónoma Uigur de Xinjiang.

La designación incluía a Chen Quanguo, secretario del Partido Comunista de Xinjiang, y Zhu Hailun, exsubsecretario del Partido de Xinjiang. También fueron designados la Oficina de Seguridad Pública de Xinjiang (XPSB), así como el actual director y secretario del Partido Comunista del XPSB, Wang Mingshan, y el exsecretario del Partido del XPSB, Huo Liujun.

Esta acción se tomó de conformidad con la Orden Ejecutiva (EO) 13818 de “Bloqueo de la propiedad de personas involucradas en graves abusos o corrupción de los derechos humanos”, que implementa la Ley Global Magnitsky de Responsabilidad en materia de Derechos Humanos.

Al mismo tiempo, el Departamento de Estado también impuso restricciones adicionales de visado a Chen Quanguo, Zhu Hailun y Wang Mingshan, y sus familiares inmediatos.

Las sanciones se impusieron en virtud de la Ley Global Magnitsky, que permite al gobierno de EE.UU. abordar a los violadores de derechos humanos en todo el mundo al congelar cualquiera de sus activos estadounidenses, prohibir los viajes a EE.UU. y prohibir a los estadounidenses hacer negocios con ellos.

El 7 de julio, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, también anunció la implementación de restricciones de visado para los funcionarios del Partido Comunista Chino que estén “participando sustancialmente en la formulación o ejecución de políticas relacionadas con el acceso de extranjeros a las zonas tibetanas”, de conformidad con la Ley de Acceso Recíproco al Tíbet de 2018.

Anteriormente, el 26 de junio, Pompeo anunció restricciones de visado para los funcionarios actuales y anteriores del PCCh que se creía que eran responsables o cómplices de socavar el alto grado de autonomía de Hong Kong. Las restricciones de visado fueron para cumplir la promesa del presidente Trump de castigar a los funcionarios del PCCh responsables de socavar las libertades de Hong Kong, y esto se promulgó antes de que el PCCh revelara el texto completo de la ley de seguridad nacional de Hong Kong.

E incluso antes de esto, el 11 de junio, los miembros del Grupo de Trabajo de Asuntos Exteriores y Seguridad Nacional del Comité de Estudio Republicano recomendaron que el Departamento del Tesoro imponga sanciones a líderes clave del PCCh, incluido Luo Huining, director de la oficina de enlace de Hong Kong, Han Zheng, miembro del Politburó de élite del PCCh de siete personas y también el “hombre clave” de Xi Jinping en los asuntos de Hong Kong, Xia Baolong, el jefe de la Oficina de Asuntos de Hong Kong y Macao, entre otros.

Los ejemplos anteriores muestran que la administración Trump ha intensificado el uso de sanciones integrales contra los violadores de los derechos humanos del PCCh. El efecto y el impacto sobre los dictadores comunistas y sus seguidores es incalculable.

Renunciar al partido y prohibición a viajar

La tercera forma de derrocar al PCCh es prohibir que todos los miembros del PCCh entren a Estados Unidos a menos que declaren públicamente su retiro del PCCh.

El 15 de julio, un informe del New York Times decía: “La administración Trump está considerando una prohibición total de los viajes a Estados Unidos por parte de miembros del Partido Comunista Chino y sus familias”.

El artículo continuaba diciendo: “La proclamación presidencial, aún en borrador, también podría autorizar al gobierno de Estados Unidos a revocar los visados de los miembros del partido y sus familias que ya se encuentran en el país, lo que conduciría a su expulsión… Contando a los miembros del partido, así como a sus familias, la prohibición técnicamente podría prohibir los viajes a Estados Unidos para hasta 270 millones de personas, según un estimado de la administración interna”.

Al día siguiente, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, dijo a los periodistas en una rueda de prensa sobre la prohibición: “Entonces, no tengo anuncios en ese frente, pero tenga la seguridad de que mantenemos todas las opciones sobre la mesa con respecto a China”.

La prohibición de viajar sacudió al PCCh y creó un gran pánico en el régimen comunista.

El pueblo chino se alegró y se regocijó mucho. Los internautas de China continental no solo apoyaron firmemente la aprobación de esta prohibición, sino que también brindaron sugerencias para que Trump aumente las sanciones. En la búsqueda a través de Google en China, el término “retirarse del partido” se disparó.

En general, se prevé que la consecuencia de tal prohibición de viajes será la ruptura de relaciones diplomáticas o algo peor.

La actual Ley de Inmigración de los Estados Unidos prohíbe a los miembros comunistas inmigrar a Estados Unidos, pero no prohíbe a los miembros comunistas entrar en el país.

Sin embargo, Estados Unidos comenzó recientemente a imponer restricciones de visado a algunos ciudadanos chinos, incluidos altos funcionarios del PCCh que participaron en la represión de los uigures, a periodistas chinos que trabajan en Estados Unidos y algunos empleados de empresas de tecnología chinas que “violan los derechos humanos”, como Huawei.

A principios de junio, Estados Unidos también anunció que ya no emitiría visados a estudiantes extranjeros relacionados con el ejército chino, y que las visas ya emitidas también dejarían de ser válidas. Además, el gobierno de Estados Unidos planea imponer visados ​​y sanciones económicas a los funcionarios del PCCh involucrados en la supresión de la libertad de Hong Kong.

En cuanto a las operaciones, no es difícil prohibir la entrada de los comunistas. La administración Trump ya distinguido al PCCh del pueblo chino. La clave ahora reside en el reconocimiento por parte de la administración Trump de la naturaleza del PCCh y en la celebración de la oportunidad y el momento oportuno. Cuando se haga este movimiento, marcará el tono de la nueva guerra fría entre China y Estados Unidos.

En conclusión, creo que la eficacia de estos métodos depende principalmente de la voluntad política y el liderazgo del presidente Trump.

Aquí me gustaría señalar que lo más importante para el éxito de los tres métodos es promover el despertar del pueblo chino. El pueblo chino es el protagonista del derrocamiento del régimen comunista chino. Los políticos estadounidenses lo dejaron muy claro: el PCCh no teme a Estados Unidos, sino al pueblo chino. Son los corazones del pueblo chino los que el PCCh y Estados Unidos está peleando.

Si el pueblo chino no despierta, entonces nadie puede salvarlo. La ayuda de Estados Unidos y las fuerzas de la justicia de la comunidad internacional no pueden reemplazar la voluntad del pueblo chino de ayudarse a sí mismo.

Lo que es alentador es que más de 360 millones de chinos han declarado públicamente que han renunciado al PCCh y a sus organizaciones afiliadas, la Liga Juvenil Comunista y los Jóvenes Pioneros. El despertar del pueblo chino y las acciones de apoyo de la comunidad internacional, encabezadas por el presidente Trump, abrirán una nueva página en la historia de China y del mundo.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


A continuación

¿Por qué el comunismo no es tan odiado como el fascismo?

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.