Triste final para la bebita infestada de larvas luego de ser hallada y adoptada por monjas

Por Michael Wing
18 de Julio de 2019 Actualizado: 18 de Julio de 2019

Es difícil decir qué llevó a una persona a abandonar a una bebé en una bolsa de plástico, atada a un árbol en una plantación de café en Vietnam. La pequeña e indefensa niña había estado expuesta al sol y a los mosquitos durante varios días, reportó Channel News Asia.

No solo estaba cubierta de picaduras de mosquitos, sino que, lo que es más terrible, tenía una herida enconada en la parte posterior de su cabeza que estaba repleta de gusanos. Había gusanos retorciéndose en su ombligo, boca y nariz.

La niña estaba en muy mal estado.

Fue encontrada en una provincia pobre de Lam Dong, en las tierras altas centrales de Vietnam, el pasado mes de marzo.

Los médicos examinaron a la niña abandonada y temieron que no pudiera sobrevivir. Creían que si ella vivía, no sería por más de un año.

Además de esto, se le diagnosticó una afección aún más complicada llamada hidranencefalia, un trastorno que afecta al sistema nervioso central y que hace que se acumulen cantidades excesivas de líquido dentro del cráneo, lo que hace que éste se expanda excesivamente. La afección también puede llevar a convulsiones, parálisis y ceguera.

Por fortuna, había un convento budista cerca de donde la encontraron y la acogieron. La abadesa budista Minh Tai del monasterio de Hue Quang accedió a cuidar a la bebé.

A lo largo de los años, Minh Tai ha atendido a más de 100 niños. En ese momento, había 10 niños bajo su cuidado y de las monjas.

Llamaron a la pobre niña Trieu Hoai An, que significa “paz perpetua” en vietnamita.

Con el uso de Facebook (¿sabías que las abadesas budistas usaban Facebook?) y el acercamiento a otros templos de Vietnam, Minh Tai pudo recaudar 25.000 dólares para pagar los gastos médicos de la bebé Hoai An.

Fue llevada al Hospital Mount Elizabeth en Singapur el 10 de abril para recibir tratamiento.

La bebé Hoai An sufría de cantidades peligrosas de líquido en su cerebro y luchó por su vida, mientras los médicos hacían todo lo que podían para tratar su condición.

Aunque el Dr. Tang Kok Kee, un neurocirujano, dijo, “existe la posibilidad que su condición mejore”, lamentablemente, no resultó ser así. A pesar de algunas mejoras en su salud, la bebé Hoai An falleció a las 4 a.m. el pasado viernes 12 de junio. Después de regresar al monasterio, dejó de respirar mientras dormía.

Minh Tai ofreció una memorable despedida en Facebook:

“Los vientos de la impermanencia han sacudido la última hoja suculenta de las ramas de la vida, sin tiempo para que brote una nueva planta”, dijo la Venerable Minh Tai, conocida por sus esfuerzos caritativos.

Que pronto renazcas en un mundo mejor.

¿Qué es Falun Dafa y por qué se propagó por todo el mundo?

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS