Triste relato del rescatista que sacó el cuerpo de Julen, se lo dejó a los forenses y “se derrumbó”

Por Jesús de León – La Gran Época
28 de Enero de 2019 Actualizado: 28 de Enero de 2019

El guardia civil que rescató a Julen, el niño de dos años que cayó en un pozo en España, relató de manera íntima cómo se sintió en el instante en que encontró y sacó el cuerpo sin vida del pequeño.

“Me tocó a mí”, dijo Nicolás Rando Cabeza a medios españoles. Luego contó que tras rescatar el cuerpo lo dejó en la carpa donde esperaban los forenses, se fue a un lugar apartado, y fue cuando se derrumbó.

“Tuve sensaciones encontradas. Un cierto alivio por haber terminado el trabajo. Pero enfurecido por el resultado”, reveló el hombre.

Durante 13 días, desde el 13 al 26 de enero, se hizo todo lo posible por encontrar a Julen.

De acuerdo con lo que Rando contó al medio español El Mundo, “Abajo no había turnos. Allí se estaba hasta que ya no se podía más. La frase era: ‘Me voy que ya no puedo ni sujetar el martillo”.

Rando, pertenece al Grupo de Rescate e Intervención en Montaña (GREIM) de la Guardia Civil, y bajó a través de la cápsula al túnel vertical durante largas horas para buscar a Julen.

Luego de la caída de Julen el 13 de enero pasado, su rescate derivó en todo un operativo que se vio complicado debido a las condiciones rocosas del terreno.

“Esto ya supera la labor de rescate y salvamento del niño, es una obra de ingeniería civil”, dijo Ángel García Vidal, responsable de los Ingenieros de Caminos de Málaga, que estuvo al frente del equipo de técnicos que construyó los túneles para sacar al niño del pozo.

Primero se hizo el túnel vertical realizado a un costado del pozo por donde cayó el pequeño, y luego se avanzó en una galería horizontal que un grupo de ocho mineros, trabajando en parejas por lapsos de 40 minutos, realizó por horas.

“Yo bajé después de la segunda (microvoladura), en el tercer o cuarto descenso”, dijo Rando según El Mundo.

Cuando alcanzaron los 2,50 metros se tomó la decisión de que, a partir de ese momento, iba a bajar siempre un guardia civil con los mineros para ejercer las funciones de Policía Judicial. “Si estaba vivo, para socorrerlo, y si no… para coger vestigios y hacer la inspección ocular. La esperanza nunca la perdimos”, manifestó.

A los 3,70 metros por la galería, a escasos centímetros de donde estaba Julen, metieron una cámara por un agujero que abrieron, y vieron al niño.

“Hemos movido tierra como para parar siete aviones, hemos conseguido llegar a él y lo hemos sacado. No estaba vivo, eso es lo peor. Pero lo hemos dado todo”, agregó.

Según reportó el medio español, después de entregar el cuerpo de Julen a los forenses, “se tuvo que ir solo a un lugar apartado de la plataforma de trabajo y se derrumbó. Después, recogieron sus herramientas y se marcharon de allí”.

****************************************************

Te puede interesar:

El secreto de una mujer alemana para una vida armoniosa y feliz

TE RECOMENDAMOS