Trompe L’oeil: El delicioso arte del engaño

El galardonado cuadro de Kazuo Torigoe
Por LORRAINE FERRIER
15 de Abril de 2021
Actualizado: 15 de Abril de 2021

El pintor japonés Kazuo Torigoe crea increíbles pinturas al óleo sobre cobre que hacen que uno se pregunte si lo que hay en el cuadro es real.

En el sitio web de Torigoe, pareciera que los lirios y las hortensias sobrepasaran sus marcos. Las deliciosas ciruelas, las manzanas y las dos mitades de un higo maduro tienen un aspecto tan apetitoso que se nos hace la boca agua.

Algunos de sus cuadros contienen naipes, velas y escarabajos cuidadosamente distribuidos, creando pequeños mundos alegóricos.

El cuadro de Torigoe “XIV III MMXIX” combina muchos de estos elementos, pero todos en un solo cuadro. Es una pintura fantástica con la que ganó el Premio al Mejor Trompe L’oeil en el 14º Salón Internacional de ARC (2019-2020).

“XIV III MMXIX ,” 2019, de Kazuo Torigoe. Óleo sobre cobre; 16 3/4 pulgadas por 10 1/2 pulgadas. Galardonado con el Premio al Mejor Trompe L’oeil en el 14º Salón Internacional de ARC (2019-2020). (Cortesía del Centro de Renovación del Arte)

Deliciosas ilusiones

El Trompe l’oeil, que en francés significa “engaña al ojo”, es una técnica artística por la que los objetos parecen reales en una superficie bidimensional. La técnica se ha utilizado durante siglos en la pintura, la arquitectura y las artes decorativas para deleitar y asombrar a los espectadores, a veces con efecto cómico.

Según Plinio, dos pintores de finales del siglo V, Zeuxis y Parrhasius, competían por crear el cuadro más realista. Zeuxis representó las uvas con tanto realismo que los pájaros entraron a comérselas. Zeuxis se dirigió a Parrhasius y le pidió que revelara su cuadro, que creía oculto tras una cortina. Pero Zeuxis había sido engañado, ¡pues la cortina era el cuadro de Parrasio!.

Y según el historiador del arte del Renacimiento Giorgio Vasari, en el siglo XIII un niño italiano pintó una mosca en la nariz de una figura que había pintado su maestro, el renombrado pintor Cimabue. La mosca era tan realista que, cuando Cimabue regresó para terminar el cuadro, no dejaba de intentar apartar la mosca. El chico con talento era Giotto, que se convirtió en uno de los pintores más célebres de principios del Renacimiento.

El premiado Trompe L’oeil de Kazuo Torigoe

En el cuadro de Torigoe “XIV III MMXIX”, un antiguo retablo de madera contiene pequeños compartimentos repletos de diferentes curiosidades, que recuerdan el gabinete de un caballero de la época del Grand Tour europeo de los siglos XVIII y XIX. Hay tubos de ensayo de vidrio con muestras de insectos; conchas y cristales exóticos de tierras aparentemente lejanas; y tres pequeños frascos con corcho que contienen minerales de color azul, verde y melocotón, por mencionar algunos artículos.

“XIV III MMXIX ,” 2019, de Kazuo Torigoe. Óleo sobre cobre; 16 3/4 pulgadas por 10 1/2 pulgadas. Galardonado con el Premio al Mejor Trompe L’oeil en el 14º Salón Internacional de ARC (2019-2020). (Cortesía del Centro de Renovación del Arte)

En muchos sentidos, el arte y la realidad se superponen en la pintura de Torigoe. En un video de su declaración artística, dice que él purificó lapislázuli para crear pintura azul ultramarina, y que trituró finamente malaquita para crear pintura verde. Los artistas utilizaban tradicionalmente estos minerales en el pasado, y parece que Torigoe representó ambos en la parte inferior izquierda del cuadro en los dos pequeños frascos con corcho. Además, el marco es un retablo. Es real, no es una ilusión pintada. Es un antiguo retablo de madera que Torigoe restauró cuidadosamente.

Para crear sus trompe l’oeil, Torigoe pinta primero la ilusión (en este caso, los compartimentos del armario) en una placa de cobre. Prefiere el cobre por su relativa estabilidad y rigidez. La pintura al óleo sobre cobre era popular en algunas partes de Europa en los siglos XVI y XVII, dice.

Luego, Torigoe crea sombras en el cuadro que parecen proyectarse desde el marco del retablo. La conexión entre la composición y el marco da la ilusión de que los objetos saltan a la órbita del espectador. En el teatro, esto se llama “romper la cuarta pared”, donde entra la acción en el espacio del público.

Torigoe espera que al contemplar sus cuadros, se vean “como un homenaje a las expresiones clásicas y a los materiales que se utilizaban antes”.

Para ver más arte de Kazuo Torigoe, visite KazuoTorigoe.com


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS