Trump alcanza un hito con la confirmación del 50º juez federal de apelaciones

Por Matthew Vadum
12 de Diciembre de 2019 Actualizado: 12 de Diciembre de 2019

WASHINGTON – El presidente Donald Trump logró un importante hito el 11 de diciembre, cuando el Senado de Estados Unidos confirmó su nominado número 50 a las cortes federales de apelación de la nación, un evento que resonará en los años venideros, a medida que la rama judicial y la jurisprudencia estadounidense se vuelvan más ideológicamente conservadoras.

“¡CINCUENTA JUECES DEL TRIBUNAL DE CIRCUITO!”, escribió en Twitter, todo en mayúsculas, Carrie Severino, consejera principal y directora de políticas de la Red de Crisis Judicial, todo con mayúsculas.

“A pesar de la implacable obstrucción demócrata y las campañas de difamación, [el presidente Trump] y [el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell] han luchado arduamente para asegurar que las vacantes judiciales se llenen con las mejores y más brillantes mentes legales en las décadas venideras”.

Severino se refería a la confirmación de Lawrence VanDyke ante el Tribunal de Apelaciones del 9º Circuito durante una votación de 51-44 en el Senado de Estados Unidos. La votación tuvo lugar un día después de que ese organismo confirmara al candidato de Trump, Patrick Bumatay, a la misma corte de circuito, en una votación de 53-40.

Ambas confirmaciones tuvieron éxito, a pesar de la oposición de los senadores del estado de origen de los nominados. En el pasado, los presidentes han consultado con los senadores del estado de origen antes de anunciar los nombramientos judiciales, pero Trump abandonó la práctica, una convención llamada “cortesía senatorial”.

Según Roll Call, la cortesía senatorial generalmente “significa que los nominados de un estado no deben ser confirmados salvo que hayan sido aprobados por los senadores del partido presidencial de ese estado, con otros senadores siguiendo el ejemplo de sus colegas en la actitud que toman hacia la consideración de tales nominaciones”.

Trump está haciendo progresos más rápidos en las confirmaciones judiciales que su predecesor, el expresidente Barack Obama. Y es probable que los jueces de Trump sirvan en el escaño por más tiempo, de acuerdo con un análisis de Fox News.

Obama “nominó un total de 55 jueces de circuito que fueron confirmados durante ocho años, y los nominados de Obama eran, en promedio, aproximadamente 10 años mayores”.

El presidente Trump ha trabajado duro para cambiar la composición del históricamente izquierdista 9º Circuito. Un importante subconjunto del sistema judicial federal, cuyos jueces se han resistido en gran medida a sus políticas, particularmente en materia de inmigración y seguridad nacional.

De los 30 escaños activos en el 9º Circuito, 10 han sido ocupados por Trump, y 14 por presidentes republicanos, según el recuento de Fox.

“Solo nueve de los 19 jueces semijubilados de la corte fueron nombrados por los demócratas, y 10 por los republicanos. Es un cambio importante desde principios del año pasado, cuando solo seis jueces del Noveno Circuito fueron elegidos por los republicanos”.

VanDyke fue atacado enérgicamente por los demócratas, incluyendo a las dos senadoras demócratas de Nevada, Jacky Rosen y Catherine Cortez Masto, quienes se opusieron a su nominación.

VanDyke tiene “creencias extremas sobre los derechos reproductivos, los derechos LGBT, la prevención de la violencia armada y la protección del medio ambiente”, dijo Cortez Masto en el Senado el 11 de diciembre.

El Giffords Law Center, un grupo en contra de la Segunda Enmienda, dijo que VanDyke tenía un “historial excepcionalmente problemático” y que sus “puntos de vista sin apoyo legal sobre la política de armas (…) lo descalifican para un puesto vitalicio en el tribunal federal”.

La Alianza por la Justicia dijo que VanDyke “atacó repetidamente los derechos de las mujeres” al apoyar una ley provida en Arizona y al oponerse a la cobertura de anticonceptivos ordenada por la ley de Obamacare. VanDyke también ha expresado su preocupación por el matrimonio entre personas del mismo sexo y la paternidad gay.

Severino, que asistió a la Facultad de Derecho de Harvard con VanDyke, dijo que él fue víctima de una “campaña de calumnias de izquierda”.

“No se podría pedir un mejor abogado o un hombre de carácter más ejemplar” que VanDyke, dijo ella en una declaración.

“Con profundas raíces en el Oeste, Lawrence está muy familiarizado con los desafíos que enfrentan los estados en el 9º Circuito, y como procurador general de Montana y Nevada, estuvo en la primera línea de los desafíos legales a los que se enfrenta el exceso de alcance por parte de la administración de Obama y su destrucción de empleo”, dijo Severino a la Agencia de Protección del Medio Ambiente.

Bumatay, un hombre abiertamente gay de ascendencia filipina, fue confirmado el 10 de diciembre.

Será “el juez federal de más alto rango de la comunidad LGBTQ y el de más alto rango de ascendencia filipina”, según The Advocate.

Bumatay es también “la segunda persona LGBTQ nominada por Trump como juez federal”, informa el periódico. “La primera, Mary Rowland, lesbiana, fue confirmada por el Senado a la Corte del Distrito Norte de Illinois el verano pasado con apoyo bipartidista”.

Bumatay, que era fiscal adjunto de Estados Unidos para el Distrito Sur de California, fue aprobado por el Senado sin el apoyo de las senadoras de California Dianne Feinstein y Kamala Harris, ambas demócratas.

“Patrick Bumatay carece del conocimiento y la experiencia necesarios para el 9º Circuito”, dijo Feinstein, el principal demócrata en el Comité Judicial del Senado, según The Washington Times.

“También reconoció haber trabajado en la separación de familias inmigrantes mientras trabajaba en el Departamento de Justicia y se negó a responder preguntas sobre otros temas controversiales”, dijo el senador.

La oposición a Bumatay tiene más que ver con su filosofía judicial conservadora, han dicho sus partidarios.

“La razón por la que los demócratas y estos grupos de izquierda piensan que Patrick Bumatay no está calificado es porque es un candidato judicial conservador que resulta ser una minoría que no está en línea con la ortodoxia liberal”, dijo Mike Davis, presidente del Proyecto Artículo III, que apoya a los nominados de Trump al estrado.

*****

A continuación:

Maoístas de EE.UU. apoyan al movimiento revolucionario mexicano

TE RECOMENDAMOS