Trump critica a los demócratas por poner a los inmigrantes ilegales por encima de los estadounidenses pobres

Por Bowen Xiao
02 de Agosto de 2019 Actualizado: 02 de Agosto de 2019

El presidente Donald Trump criticó al partido demócrata por poner a los inmigrantes ilegales por encima de las ciudades pobres de Estados Unidos, mientras respondía vehemente a las declaraciones de candidatos para la presidencia 2020 durante los dos días de debate, quienes lucharon por ser el centro de atención a principios de esta semana.

En su discurso frente a una alegre multitud de simpatizantes en el Bank Arena en Cincinatti, Ohio, Trump enfatizó cómo los líderes demócratas han liderado las comunidades de las ciudades pobres durante años y no han tenido éxito en cambiar las cosas.

Sus comentarios se produjeron luego de criticar al representante demócrata Elijah Cummings por la gestión de Maryland, su distrito electoral, el cual Trump describió anteriormente como “un desastre repugnante infestado de ratas y roedores”.

Trump también dijo que ahora el partido demócrata está siendo liderado por las cuatro “extremistas de izquierda que rechazan todo lo que apreciamos”, refiriéndose a las congresistas demócratas Alexandria Ocasio-Cortez, Ilhan Omar, Rashia Tlaib y Ayanna Pressley.

“El furioso partido demócrata está tratando de destrozar a Estados Unidos”, dijo. “Nadie ha pagado un precio más alto por la agenda destructiva de la extrema izquierda que los estadounidenses que viven en las ciudades pobres de nuestra nación. Han pagado un alto precio, ya ven lo que está sucediendo. Gastamos miles de millones y miles de millones durante años y años. Y es dinero robado y dinero desperdiciado, y es una pena”.

“Durante décadas, estas comunidades han sido administradas exclusivamente por políticos demócratas y ha sido el control total de un partido en las ciudades pobres. Mírenlos, podemos nombrar uno tras otro, pero no voy a hacer eso”, continuó. “Porque no quiero ser controvertido. No queremos controversia”.

Trump señaló que vio los dos debates demócratas en vivo de la CNN, describiéndolos como “televisión prolongada, prolongada”.

“Los demócratas pasaron más tiempo atacando al presidente Obama que atacándome a mí, prácticamente”, dijo. “Esta mañana, las noticias falsas hablaban de eso; eso no fue bonito”.

Antes de que el presidente hablara, el vicepresidente Mike Pence también se dirigió a la audiencia y mencionó los debates demócratas.

“¿Vieron ese debate de la semana? Es un poco difícil de verlo”, dijo Pence. “Es decir, esas personas estaban tan orientadas hacia la izquierda, que pensé que el escenario iba a caerse”.

El presidente, quien lanzó oficialmente su campaña de reelección el 19 de junio, describió su propia campaña como un “movimiento”.

De acuerdo con Trump, se vendieron decenas de miles de boletos para asistir al rally, y señaló que todavía había miles de personas afuera.

“Nunca ha habido un movimiento como este. Nunca antes habían visto algo así. Vinieron de las montañas, de los valles, de los ríos”, dijo a la multitud en la arena.

Durante su discurso de una hora, Trump también mencionó su agenda de “Estados Unidos Primero” y promocionó su récord de victorias económicas, incluida la creación de 6 millones de nuevos empleos desde su elección.

Pero exponer la agenda de extrema izquierda de los demócratas fue una parte clave de su discurso.

“El récord demócrata es de negligencia, corrupción y decadencia (…) total decadencia. Los demócratas han tributado y regulado los empleos y las oportunidades de estas ciudades. Les han exprimido la sangre”, dijo Trump. “Los alcaldes de izquierda y sus consejos se han opuesto a la elección de las escuelas para atrapar a los niños en escuelas públicas que no funcionan.

“Muchos de estos alcaldes en este momento… ¿saben dónde están? Están en la cárcel ahora mismo”, dijo.

Trump dijo que la “mayor traición” de los demócratas fue apoyar a las fronteras abiertas. La senadora demócrata Elizabeth Warren dijo durante los debates del 30 de julio que despenalizaría los cruces fronterizos ilegales, que actualmente son un delito, si fuera elegida presidenta en 2020.

Pero Trump dijo: “Estas fronteras abiertas abrumarían las escuelas y los hospitales, drenarían los servicios públicos e inundarían las comunidades con drogas venenosas. Ya es bastante difícil”.

Añadió: “Quiero agradecer al país de México por cierto. Ahora mismo tienen 21.000 soldados en la frontera”.

Trump también hizo referencia a la supuesta ascendencia nativo americana de Warren, diciendo que estaba “mintiendo y engañando para llegar a la presidencia”.

“Ella defraudó a las personas con sus credenciales. Ella dijo que era india [nativa]. Digo que yo tengo más sangre india que ella y yo no tengo”, dijo. “Y la volvimos loca”.

Desde entonces, la senadora se disculpó por sus declaraciones sobre su ascendencia.

Durante su discurso, el cual se salió de guión varias veces, el presidente mencionó a las ciudades pobres con frecuencia. La descripción previa de Trump sobre Baltimore provocó críticas de algunos miembros del Partido Demócrata, quienes afirmaron que se trataba de un ataque racista. Pero él y sus ayudantes han defendido los comentarios, argumentando que no tenía nada que ver con la raza.

Trump dijo que fueron los líderes demócratas quienes fallaron en no abordar los crímenes y otros problemas que afectan a sus distritos.

“572 [personas] fueron asesinadas en Chicago el año pasado. La tasa de homicidios en Baltimore es significativamente más alta que en El Salvador, Honduras, Guatemala. Piensen sobre eso”, dijo. “Sin embargo, los demócratas quieren gastar cientos de miles de millones de dólares en inmigrantes ilegales en lugar de apoyar a sus propias comunidades en dificultades. No es bueno”.

También criticó directamente a la presidenta del Congreso, la demócrata Nancy Pelosi, en una serie de comentarios.

“Las condiciones en la antigua gran ciudad de San Francisco de Nancy Pelosi son deplorables”, dijo. “Casi la mitad de todas las personas sin hogar que viven en las calles de Estados Unidos, viven en el estado de California. Lo que le están haciendo a nuestra hermosa California es una desgracia para nuestro país. Es una pena. El mundo lo está mirando.

“Miren a Los Ángeles, con las carpas y las horribles, horribles condiciones desagradables”, continuó Trump. “Tienen a una gobernadora que invita a todo el mundo (…) ‘Les daremos atención médica’, ¿Quién no vendría? Qué loco es esto”.

El presidente luego planteó que lo que dijo era una solución en la que ambas partes podrían unirse.

“Hoy, tengo una propuesta simple para los líderes demócratas: apoyar la legislación para terminar con la migración ilegal y utilizaremos los enormes ahorros para reconstruir nuestras ciudades pobres”, dijo. “Así es como deberíamos estar trabajando”.

También dijo que el proyecto de reforma de la justicia penitenciaria que aprobó el año pasado beneficia a muchos afroamericanos y a sus familias atrapados en el sistema de justicia penal.

“Aprobamos una innovadora reforma de la justicia penitenciaria que nadie podría aprobar excepto nosotros. El presidente Obama lo intentó, muchos lo intentaron, no pudieron. Lo aprobé con mucha ayuda de liberales y conservadores”, dijo Trump. “Y el mayor beneficiario es la comunidad afroamericana”.

Cerca de la mitad posterior de sus comentarios, Trump repitió una línea que a menudo había dicho en eventos anteriores: que las próximas elecciones presidenciales son una elección entre el socialismo radical adoptado por el partido demócrata y su agenda de libertad y sueño americano.

“Esta noche renovamos nuestra determinación de que Estados Unidos nunca será un país socialista”, dijo. “Nunca, nunca será un país socialista.

“No importa qué etiqueta usen, un voto por cualquier demócrata en 2020 es un voto por el surgimiento del socialismo radical y la destrucción de nuestro gran, hermoso y maravilloso sueño americano”.

Video relacionado

Cómo Brasil escapó por poco de ser un desastre socialista como Venezuela

TE RECOMENDAMOS