Trump defiende a Kavanaugh, mientras a su acusadora se le acaba el tiempo para testificar

Por Ivan Pentchoukov - La Gran Época
21 de Septiembre de 2018 Actualizado: 22 de Septiembre de 2018

El presidente Donald Trump defendió al candidato a la Corte Suprema Brett Kavanaugh el 19 de septiembre, al tiempo que legisladores republicanos señalaron un plazo para que la acusadora de Kavanaugh decida si quiere testificar.

Christine Ford, profesora de psicología de California, acusó a Kavanaugh de haber abusado sexualmente de ella en una fiesta hace 36 años cuando ambos eran adolescentes, una acusación que el juez niega vehementemente. La acusación de Ford se filtró a los medios de comunicación días antes de que el Comité Judicial del Senado recomendara a Kavanaugh para que el pleno del Senado lo confirme en el cargo.

El presidente del comité judicial, el senador republicano Chuck Grassley de Iowa fijó como fecha límite la mañana del 21 de septiembre para que Ford decida si declarará. El abogado de Ford había indicado previamente que la acusadora estaba dispuesta a compartir su historia con el Comité, pero luego volvió a exigir que el FBI realice una investigación antes de que tenga lugar cualquier audiencia.

En respuesta a la demanda de una investigación del FBI, Grassley explicó que la acusación no está dentro de la jurisdicción del Buró, ya que no se trata de un delito federal. Además agregó que el comité no puede dar la orden al FBI de realizar una investigación.

“La Constitución asigna al Senado, y solo al Senado, la tarea de asesorar al Presidente sobre su candidato y dar su consentimiento para la nominación si las circunstancias lo ameritan”, escribió Grassley. “No tenemos el poder de comandar a una agencia del Poder Ejecutivo para llevar a cabo nuestra debida diligencia”.

Por su parte el FBI dijo que no está investigando la acusación de Ford.

Mientras tanto, Kavanaugh mantuvo su disposición a testificar ante el comité. El juez dijo que nunca trató a nadie de la manera descrita por Ford y que nunca asistió a la fiesta en la que se habría producido el supuesto ataque.

En declaraciones a los periodistas en la Casa Blanca, Trump manifestó que apoya a su candidato y que espera que Ford acepte testificar.

“Veamos, si aparece y hace una presentación creíble, eso será muy interesante y tendremos que tomar una decisión”, dijo Trump. “Pero solo puedo decir esto: él es un hombre extraordinario, muy difícil para mí imaginar que algo sucedió”.

“Si ella aparece, ¡eso sería maravilloso! Si ella no aparece, sería desafortunado”, agregó Trump, refiriéndose al testimonio ante el Comité.

La abogada de Ford, Debra Katz, explicó en una carta a Grassley que su cliente había sido hostigada y recibió amenazas de muerte luego de presentar públicamente la acusación. Katz argumentó que enfrentar al Comité en televisión nacional, lado a lado junto a Kavanaugh, obligaría a Ford a “revivir este incidente traumático y horrendo”.

Grassley respondió aclarando que el Comité le había ofrecido a Ford varias fechas para testificar y le dio la oportunidad de optar por una audiencia privada.

“Usted ha declarado en repetidas ocasiones que la Dra. Ford quiere contar su historia. Sinceramente espero que la Dra. Ford acepte mi invitación para hacerlo, ya sea en privado o públicamente, el lunes”, escribió Grassley. “Mientras tanto, mi equipo aún agradecería la oportunidad de hablar con la Dra. Ford en un momento y lugar conveniente para ella”.

El senador republicano Jeff Flake de Arizona, que previamente había instado a retrasar la confirmación de Kavanaugh para escuchar a Ford, dijo a Fox News que impulsaría la nominación si la acusadora se negaba a testificar el 24 de septiembre.

“Ahora imploro a la Dra. Ford que acepte la invitación para el lunes, en un entorno público o privado. El Comité debería escuchar su voz”, escribió Flake en Twitter.

El senador republicano Bob Corker, de Tennessee, se hizo eco del pedido de Flake.

“Los republicanos extendieron una mano de buena fe. Si no escuchamos a los dos lados el lunes, votaremos”, tuiteó Corker.

El senador republicano Orrin Hatch de Utah, otro miembro del comité judicial, acusó a los demócratas de usar los alegatos como una oportuna jugada política, en lugar de seguir el proceso del Comité para investigar las acusaciones.

“No importa el resultado, los demócratas deberían responsabilizarse por eludir justamente el proceso que protege a personas como la Dra. Ford. Su decisión de revelar esta acusación en el momento más dañino desde el punto de vista político huele a oportunismo”, escribió Hatch en Twitter.

La senadora republicana Susan Collins, de Maine quien tendrá un voto decisivo, dijo que está confundida por la negativa de Ford a testificar.

“Para mi sorpresa, ahora parece que está rechazando todas [sus] opciones a pesar de que su abogada dijo a principios de esta semana que vendría a declarar”, dijo Collins a WVOM, una estación de radio local en Maine. “Simplemente no entiendo por qué la audiencia no debería seguir adelante”.

La saga de la confirmación se da en Washington a solo unas semanas de las elecciones de mitad de período del 6 de noviembre, durante las cuales los republicanos buscan mantener su mayoría en la Cámara de Representantes y en el Senado. Trump dijo el 18 de septiembre que la Corte Suprema fue uno de los temas claves para que él ganara la Presidencia.

“La Corte Suprema es una de las razones principales por las que fui elegido Presidente”, escribió Trump en Twitter. “Espero que los votantes republicanos, y otros, estén observando y estudiando el Manual de los Demócratas”.

El senador republicano Lindsey Graham de Carolina del Sur duda de la necesidad de investigar la acusación de Ford, señalando que la acusadora no pudo especificar una fecha o lugar del presunto abuso. El pedido de investigación del FBI “no se trata de encontrar la verdad, sino de retrasar el proceso hasta después de las elecciones de mitad de período”, escribió Graham en Twitter.

“Es imperativo que el Comité Judicial avance en la nominación de Kavanaugh y que el Comité vote lo antes posible”, agregó Graham.

Los demócratas declararon que la Casa Blanca puede ordenar una investigación más detallada al FBI, como ocurrió durante el proceso de confirmación de 1991 para el juez de la Corte Suprema Clarence Thomas, quien fue acusado de acoso sexual. Los republicanos dijeron que el FBI no haría nada que los miembros del comité no pudieran también lograr entrevistando a Kavanaugh y Ford.

Los republicanos del Comité planearon que solo Kavanaugh y Ford testifiquen, pero los demócratas también quieren otros testigos.

El senador demócrata Doug Jones de Alabama dijo que Mark Judge, amigo de la escuela secundaria de Kavanaugh, debería ser citado si se niega a testificar. Ford dijo que Judge presenció el presunto abuso. Sin embargo, en una carta al Comité del 18 de septiembre, el abogado de Judge dijo que su cliente no recordaba tal incidente y no quería testificar.

Además, un antiguo compañero de clase de Kavanaugh negó haber asistido a la fiesta donde presuntamente ocurrió el abuso. Patrick Smyth envió una carta a Grassley y a la demócrata de rango más alto en el Comité Judicial, la senadora Dianne Feinstein de California, diciendo que no estaba al tanto de ninguna “conducta inapropiada” por parte de Kavanaugh, un compañero de clase de la Escuela Preparatoria Georgetown, según CNN, que obtuvo una copia de la carta.

Un portavoz del departamento de policía del condado de Montgomery, Maryland, sitio del presunto incidente, dijo que no tiene ninguna investigación en curso.

Reuters contribuyó a este informe.

***

A continuación

¿Por qué el comunismo no es tan odiado como el fascismo?

TE RECOMENDAMOS