Trump destaca investigación que revela que Google desplazó millones de votos hacia Clinton en 2016

Por Petr Svab - La Gran Época
20 de Agosto de 2019 Actualizado: 20 de Agosto de 2019

El presidente Donald Trump llamó la atención sobre la investigación que muestra la influencia de Google sobre los resultados de las elecciones, después de que un exingeniero de la compañía presente un montón de documentos internos que sugieren interferencia política.

“¡Vaya, el informe acaba de salir! Google manipuló de 2.6 millones a 16 millones de votos a favor de Hillary Clinton en las elecciones de 2016”, escribió Trump el 19 de agosto. “¡Esto fue expuesto por un partidario de Clinton, no por un partidario de Trump! Google debería ser demandado. ¡Mi victoria fue aún más grande de lo que pensaba!”.

Lo más probable es que Trump se refiriera al trabajo de Robert Epstein, psicólogo investigador del Instituto Americano de Investigación y Tecnología del Comportamiento de California, que ha estudiado durante años la influencia que tiene Google en las opiniones políticas y el voto de sus usuarios.

En un ensayo del 18 de febrero de 2016, Epstein dijo que Google tenía “el poder de impulsar entre 2.6 y 10.4 millones de votos hacia Clinton el día de las elecciones, sin que nadie supiera que esto está ocurriendo y sin dejar un rastro en papeles”.

Basado en su monitoreo de los resultados de búsqueda de Google el día de las elecciones de 2016 y en las semanas anteriores, Epstein determinó que efectivamente había un sesgo a favor de Clinton en los resultados y que 2.6 millones de votos fueron cambiados. Señaló que apoyó personalmente a Clinton en la campaña.

Un ejecutivo de Google dijo al Congreso en julio que los productos de la compañía están diseñados y operados para ser políticamente neutrales.

Crítica

Mientras que Google anteriormente criticó la investigación de Epstein como “defectuosa”, Epstein respondió diciendo que Google no refutó sus argumentos en lo sustancial. Se le informó que Google ha difundido mensajes en el sentido de que su estudio se basó en 21 votantes indecisos.

“Eso no es verdad”, aclaró a La Gran Época.

El estudio se basó en más de 13.000 búsquedas preservadas de 95 agentes de campo en 24 estados. De ellos, 21 agentes se identificaron como votantes indecisos, pero eso fue irrelevante para los resultados, ya que los términos de búsqueda preparados para el estudio fueron determinados por un grupo independiente de calificadores como neutrales, dijo. Por lo tanto, las preferencias políticas de los agentes no tuvieron ningún efecto sobre lo que tecleaban en Google. Además, los resultados demostraron ser significativos en el análisis estadístico, indicando que el número de agentes no los socavaba.

“La probabilidad de que obtuviéramos nuestros resultados basados solo en la casualidad era de menos de una entre mil”, señaló Epstein.

El estudio se basó en experimentos con “decenas de miles de participantes en cinco elecciones nacionales en cuatro países”, contó, que mostraron el poder de Google para influir en los votantes indecisos al dar más o menos prominencia a resultados de búsqueda favorables para los diferentes candidatos.

Epstein dijo que no sabe por qué Trump se refiere a 16 millones en su tweet.

“Nunca he dicho eso”, aclaró.

Contó que el amplio rango de su estimación -2.6 millones a 10.4 millones de votos transferidos a Clinton- se debió a que hay maneras para que Google “aumente la magnitud de los efectos” que tiene en los votantes, por ejemplo, al apuntar a ciertos votantes o al exponerlos a resultados sesgados en múltiples ocasiones.

El tweet de Trump también incluía una referencia a la cuenta de Twitter de Judicial Watch, un organismo de control del gobierno de tendencia derechista.

“Interpretamos el tweet del presidente Trump como un estímulo para que Judicial Watch investigue este asunto como parte de nuestro Proyecto de Integridad Electoral”, dijo la vocera de Judicial Watch, Jill Farrell, a La Gran Época por correo electrónico.

Documentos filtrados

La investigación de Epstein ha sido destacada recientemente debido a su testimonio en el Congreso el 16 de julio. En los últimos días, ha ofrecido comentarios y análisis sobre las casi 1000 páginas de documentos internos publicados el 14 de agosto por el exingeniero de software de Google Zachary Vorhies.

En una entrevista con Breitbart Radio el 14 de agosto, Epstein afirmó que los ejecutivos de Google han cometido perjurio al decirle al Congreso que la empresa no “reordenó” los resultados de búsqueda y que no tiene listas negras.

Epstein señaló que el trozo de documentos filtrados incluye dos listas negras. Una de las listas, marcada como “manual” -que significa hecha por los humanos- contiene una serie de sitios web políticos marginales, de los cuales la mayoría parecen inclinarse hacia la derecha. También incluye algunos sitios web de tendencia conservadora como dailycaller.com y news watchdog newsbusters.org.

La lista negra indica que los sitios están bloqueados del feed que aparece debajo de la barra de búsqueda en la aplicación para móviles de Google.

La lista indica que muchos de los sitios tienen una “alta tasa de bloqueo de usuarios”. No está claro por qué estos sitios tendrían que ser puestos en una lista negra manualmente si una alta tasa de bloqueo por sí sola los colocaría automáticamente en la lista.

Epstein también señaló que uno de los documentos filtrados describe cómo crear un “twiddler”, un programa que ajusta los resultados de la búsqueda, por ejemplo, empujando ciertos resultados hacia arriba y otros hacia abajo, basándose en los criterios especificados por el programador.

“Literalmente reordenan los resultados de la búsqueda para satisfacer sus necesidades siempre cambiantes, y algunas de esas necesidades son necesidades políticas”, comentó Epstein.

Los documentos que Vorhies proporcionó, junto con sus explicaciones y grabaciones ocultas de otros empleados de Google por parte de Project Veritas, indican que la empresa creó un concepto de “justicia algorítmica”, a través del cual infunde en sus productos las preferencias políticas de su fuerza de trabajo, en su mayor parte de tendencia izquierdista.

Varios estudios han demostrado que el producto Google News está sesgado hacia la izquierda.

Epstein advirtió que en 2020, si compañías como Google y Facebook apoyan al mismo candidato, podrán desplazar 15 millones de votos, un margen superado por solo un puñado de presidentes.

*****

Te puede interesar:

¿Que hay detrás del empuje para eliminar fronteras?

TE RECOMENDAMOS