Trump elogia a los bolivianos por derrocar al presidente socialista

Por Petr Svab
12 de Noviembre de 2019 Actualizado: 12 de Noviembre de 2019

El presidente Donald Trump elogió al pueblo boliviano por forzar la renuncia del presidente socialista Evo Morales, poniendo fin a su mandato de 14 años luego de tres semanas de intensas protestas.

Trump calificó la renuncia como “un momento significativo para la democracia en el hemisferio occidental” y criticó a Morales por un “intento de anular la constitución boliviana y la voluntad del pueblo”.

A Morales se le prohibió buscar un cuarto mandato bajo la Constitución de Bolivia de 2009. Su partido intentó cambiar la regla, pero fracasó en un referéndum de 2016. Sin embargo postuló, luego de que el Tribunal Supremo de Justicia del país declarara que los límites de plazo eran inválidos en virtud de un tratado internacional de 1969.

Morales renunció el 10 de noviembre después de que la Organización de Estados Americanos (OEA) informara sobre irregularidades significativas en las elecciones del 20 de octubre, y después de que perdiera el apoyo de la policía y el ejército.

El general Williams Kaliman, comandante en jefe del ejército boliviano, le pidió a Morales que renunciara el 10 de noviembre para “ayudar a restaurar la paz y la estabilidad”.

“Estados Unidos aplaude al pueblo boliviano por exigir libertad y al ejército boliviano por acatar su juramento de proteger no solo a una persona, sino a la constitución de Bolivia”, dijo Trump en un comunicado del 11 de noviembre.

“Estos eventos envían una fuerte señal a los regímenes ilegítimos en Venezuela y Nicaragua de que la democracia y la voluntad del pueblo siempre prevalecerán. Ahora estamos un paso más cerca de un hemisferio occidental completamente democrático, próspero y libre”.

Morales anunció su renuncia desde un lugar no revelado. Acusó a su rival electoral, Carlos Mesa, y al líder de la protesta, Luis Fernando Camacho, de ser parte de una conspiración y un “golpe” contra él.

Sus aliados socialistas en América Latina, el presidente venezolano Nicolás Maduro y el presidente electo argentino Alberto Fernández, describieron la medida como un “golpe de Estado”. El gobierno de Nicaragua, gobernado por el líder de extrema izquierda Daniel Ortega, afirmó que las “prácticas fascistas” estaban en juego durante el momento de resignación de Morales.

El presidente conservador brasileño Jair Bolsonaro escribió “Un gran día” en Twitter, en una aparente referencia a los acontecimientos en Bolivia.

Nueva elección

La partida de Morales ha estado marcada por celebraciones generalizadas en la nación centroamericana sin litoral, hogar de aproximadamente 11 millones.

La gente participa en una marcha convocada por comités cívicos para protestar contra los resultados de las elecciones, en Santa Cruz, Bolivia, el 27 de octubre de 2019. (DANIEL WALKER/AFP vía Getty Images)

Sin embargo, algunos han aprovechado el caos como una oportunidad para saquear y quemar negocios.

“La gente está tratando de causar el caos”, dijo Edgar Torrez, un administrador de negocios de 40 años en la capital, La Paz, diciendo que los políticos y los delincuentes se estaban aprovechando de la situación.

Según la ley boliviana, el jefe del Senado normalmente se haría cargo provisionalmente. Sin embargo, la presidenta del Senado, Adriana Salvatierra, también renunció el 10 de noviembre, al igual que muchos de los aliados de Morales en el gobierno y el Parlamento.

Según la constitución boliviana, otra en línea para la presidencia es la vicepresidenta segunda del Senado, Jeanine Añez, miembro del partido opositor Unión Democrática y senadora del departamento de Beni en las tierras bajas del noreste del país.

Añez voló a La Paz, diciendo que estaba dispuesta a hacerse cargo. A su llegada al aeropuerto de El Alto, fue recibida por un helicóptero de la Fuerza Aérea para llevarla a una academia militar antes de viajar al Congreso, dijo otro senador.

“Si tengo el apoyo de quienes llevaron a cabo este movimiento por la libertad y la democracia, asumiré el desafío, solo para hacer lo que sea necesario para convocar elecciones transparentes”, dijo Añez.

Hablando entre lágrimas sobre la crisis, dijo que el Senado buscará celebrar una sesión el 12 de noviembre e instó a los miembros del partido del Movimiento por el Socialismo (MAS) de Morales a encontrar una solución constitucional y un presidente interino.

La renuncia de Morales aún debe ser aprobada por la Asamblea Legislativa, convocada por ambas cámaras del Congreso. Eso parecía retrasarse hasta al menos el 13 de noviembre después de que la Cámara de Diputados dijera que suspendería una reunión planificada para el 12 de noviembre, ya que algunos de sus miembros no pudieron llegar a La Paz, citando “fuerza mayor” e inseguridad.

Protestas

Las protestas contra Morales comenzaron poco después de las elecciones. Los resultados preliminares mostraron que Morales no tenía la ventaja requerida de 10 puntos sobre Mesa y que estaba en orden una segunda vuelta electoral. Sin embargo, en la noche del 20 de octubre, el gobierno dejó de actualizar los resultados. Cuando las actualizaciones se reanudaron 24 horas después, Morales tenía una ventaja del 10,12 por ciento, lo que lo convirtió en el vencedor.

El 6 de noviembre, la oposición publicó un informe de 190 páginas alegando fraude, incluidas algunas localidades que informaron más votos para Morales que los votantes registrados.

Se vio a las fuerzas policiales uniéndose a las protestas antigubernamentales, mientras que el ejército dijo que no “confrontaría a la gente” por el problema.

Cuatro días después, la OEA informó que encontró “manipulaciones claras” del sistema de votación.

“Las manipulaciones de los sistemas informáticos son de tal magnitud que el Estado boliviano debe investigarlas a fondo para llegar a la raíz y asignar responsabilidades en este caso grave”, indicó el informe preliminar de la OEA.

El mandato de Morales

Morales ha sido conocido por inflamar la retórica contra el “imperialismo estadounidense” y por nacionalizar las abundantes reservas de gas natural de Bolivia al asumir el cargo en 2006. También ha sido criticado por otros izquierdistas por no ser lo suficientemente socialista, como permitir que compañías extranjeras permanezcan en el país y actuar como proveedores de servicios para la industria del gas.

Las exportaciones de gas continuaron su tendencia ascendente anterior en los primeros años del gobierno de Morales, beneficiándose de los altos precios del gas. Los ingresos han permitido al gobierno subsidiar los precios del combustible y aumentar sustancialmente el gasto público. La tasa de pobreza masiva —casi la mitad de la población que vivía con menos de USD 5,50 por día en 2006— se redujo a la mitad en los primeros años con Morales. Sin embargo, la tasa estaba ya cayendo a un ritmo similar desde su pico en 2000, más o menos reflejando en auge las exportaciones de gas del país. Cuando los precios del gas cayeron, la expansión se detuvo en 2015 y las exportaciones han retrocedido un poco desde entonces. La tasa de pobreza se ha estancado prácticamente desde 2014, junto con los ingresos del gobierno. Sin embargo, el gasto público ha seguido aumentando, lo que lleva a un fuerte aumento en la deuda nacional.

La Human Rights Watch (HRW) y Amnistía Internacional han denunciado previamente el historial de derechos humanos de Morales.

“Morales ha creado un entorno hostil para los defensores de los derechos humanos que socava su capacidad de trabajar de forma independiente”, dijo HRW en una actualización anual de 2019.

Según Amnistía Internacional, “Morales y su ministro de gobierno, Carlos Romero, han acusado y amenazado públicamente a los defensores de los derechos humanos y a las organizaciones críticas con sus políticas, demonizándolos y obstaculizando su importante trabajo”.

Jack Phillips y Reuters contribuyeron a este informe.

Video relacionado

Cómo China, Rusia, Irán y Cuba contribuyen a la inestabilidad de América Latina

TE RECOMENDAMOS