Trump envía su bendición para un final oficial de la Guerra de las Coreas

Por Ivan Pentchoukov - La Gran Época
18 de Abril de 2018 Actualizado: 18 de Abril de 2018

Visto como un gran acierto de la política exterior del presidente de Estados Unidos Donald Trump, trascendió que los legisladores de Corea del Sur y del Norte estarían negociando detalles para anunciar el final oficial de la Guerra de las Coreas, que sacudió a la región desde décadas atrás.

El diario surcoreano Munhwa Ilbo citó a un funcionario anónimo de Corea del Sur que informó que se llevarán a cabo conversaciones sobre el Tratado de Paz antes de la cumbre Norte y Sur, planificada para la semana próxima entre el presidente surcoreano Moon Jae-In y el dictador norcoreano Kim Jong Un, informó Bloomberg.

Moon había atribuido previamente a Trump el gran avance en las relaciones con la región del Norte.

Pyongyang y Seúl están discutiendo los detalles de una declaración conjunta que se divulgará cuando Kim y Moon se reúnan. Esto podría incluir planes para devolver la zona desmilitarizada fuertemente fortificada, a su estado original.

Mientras recibía al primer ministro japonés Shinzo Abe en Mar-a-Lago el martes 17 de abril, Trump envió sus bendiciones a las dos Coreas.

“Tienen mi bendición para discutir el final de la guerra”, dijo Trump. “La gente no se da cuenta de que la Guerra de las Coreas no ha terminado. Está sucediendo en este momento; y están discutiendo el fin de la guerra. De acuerdo al tratado, ellos tienen mi bendición y tienen mi bendición para discutir eso”.

Actualmente rige un tratado de no agresión firmado el 27 de julio de 1953, entre Corea del Norte y Estados Unidos

Trump y Abe discutieron la campaña para mantener la presión máxima sobre Corea del Norte antes de la reunión planificada entre Trump y Kim. Varias pruebas de misiles balísticos de Corea del Norte salpicaron las aguas cerca de Japón.

Las dos Coreas han estado técnicamente en guerra desde que el conflicto de 1950-1953 la que terminó con una tregua en lugar de un tratado de paz. Las tensiones entre las dos naciones a menudo se han intensificado, pero nunca se han convertido en un conflicto armado.

El Gobierno de EE. UU. está organizando los detalles de una reunión entre Trump y Kim para fines de mayo o junio. Kim satisfizo la demanda de Trump de poner el tema de la desnuclearización sobre la mesa durante las próximas conversaciones. El dictador comunista también acordó detener las pruebas de armas y prometió no atacar a su vecino del sur antes de las conversaciones. Mientras tanto, Trump ordenó que se sigan aplicando estrictas sanciones contra Corea del Norte.

“Durante años ya través de muchas administraciones, todos dijeron que la paz y la desnuclearización de la Península de Corea no era siquiera una posibilidad pequeña”, escribió Trump en Twitter a fines de marzo. “Ahora hay una buena posibilidad de que Kim Jong Un haga lo correcto para su gente y para la humanidad. ¡Esperamos nuestra reunión!”

Trump se enfrentó a una amenaza ominosa de Corea del Norte poco después de asumir el cargo. Kim aceleró el programa para desarrollar un misil balístico capaz de golpear a Estados Unidos y probó lo que Pyongyang dice que fue una bomba de hidrógeno.

Trump respondió encabezando un esfuerzo internacional para sancionar al régimen comunista mientras lanzaba amenazas firmes y exigía que Corea del Norte se comprometiera con la desnuclearización como premisa para cualquier conversación.

Trump es un oponente vocal del Comunismo y ha utilizado la marcada diferencia entre las dos Coreas como un ejemplo del fracaso del Comunismo. La gran mayoría de los norcoreanos hoy son indigentes y la hambruna está muy extendida. Por su parte Corea del Sur se ha desarrollado con rapidez en las décadas posteriores al conflicto armado y su cultura y éxito económico es un fenómeno mundial.

“Esta realidad, este maravilloso lugar, su éxito es la mayor causa de ansiedad, alarma e incluso pánico para el régimen de Corea del Norte”, dijo Trump durante un discurso en Corea del Sur. “Es por eso que el régimen de Kim busca el conflicto en el extranjero, para distraer del fracaso total que sufren en su país”.

TE RECOMENDAMOS