Trump lamenta no incrementar aún más los aranceles a China, dice la Casa Blanca

Por Ivan Pentchoukov
26 de Agosto de 2019 Actualizado: 26 de Agosto de 2019

El presidente Donald Trump lamenta no aumentar más aranceles a China en respuesta a su última escalada en la guerra comercial con Beijing, según la Casa Blanca.

La Casa Blanca emitió una declaración sobre el tema en la mañana del 25 de agosto en respuesta a los informes de prensa que malinterpretaron la respuesta afirmativa de Trump a una pregunta sobre si estaba teniendo dudas sobre seguir intensificando la guerra comercial con China.

“Su respuesta ha sido muy mal interpretada. El presidente Trump respondió afirmativamente porque lamenta no haber aumentado más los aranceles”, dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Stephanie Grisham, en un comunicado.

Durante una sesión de preguntas y respuestas con reporteros en la cumbre del G-7 en Francia, se le preguntó a Trump si tenía dudas sobre el progreso de la guerra comercial. Trump dijo: “Sí, claro. ¿Por qué no?”, agregó,” También podría, también podría”, cuando se le hizo la misma pregunta.

“Tengo dudas sobre todo”, dijo Trump.

Los medios de comunicación, incluidos el New York Times y el Associated Press, interpretaron los comentarios de Trump como una postura suave sobre China. Ninguno de los dos medios cambió su titular luego de recibir una aclaración de la Casa Blanca, interpretando la declaración como una reversión.

El asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, dijo a CBS el 25 de agosto que Trump “no escuchó la pregunta”.

La cumbre del G-7 se produce días después de que Trump incrementó los aranceles a China, en respuesta al anuncio de Beijing el 23 de agosto de que impondría nuevos aranceles a USD 75 mil millones de productos estadounidenses. El presidente también amenazó con declarar una emergencia nacional para obligar a las empresas estadounidenses a cortar los lazos con China.

Trump dijo que “no tenía planes en este momento” para cumplir con su amenaza de declaración de emergencia, pero dijo que estaría en su derecho de usar una ley de 1977 diseñada para atacar a regímenes rebeldes, terroristas y narcotraficantes como el arma más nueva en el choque entre las dos economías más grandes del mundo.

“Si quisiera, podría declarar una emergencia nacional”, dijo Trump. Citó el robo de propiedad intelectual de China y el gran déficit comercial de Estados Unidos con China, diciendo: “En muchos sentidos, eso es una emergencia”. El presidente ha criticado previamente a China por enviar grandes cantidades del mortal opioide fentanilo a los Estados Unidos a través del sistema postal estadounidense y a través de la frontera sur por México.

Trump luego ingresó a la primera reunión oficial de la cumbre, inicialmente establecida como una discusión de política exterior y temas de seguridad. Los asesores de la Casa Blanca dijeron que el presidente diseñó un cambio tardío en el cronograma de la cumbre, agregando problemas económicos a la agenda.

Funcionarios de la Casa Blanca dijeron que Trump planeaba presionar a los líderes para que hicieran más para estimular el crecimiento económico, así como para abrir los mercados europeos, japoneses y canadienses a los fabricantes y productores estadounidenses. Trump ha impuesto o amenazado con imponer aranceles a los tres mercados en su búsqueda del comercio libre, justo y recíproco.

La reunión del Grupo de los Siete países —el Reino Unido, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón y los Estados Unidos— en la ciudad balnearia de Biarritz, Francia, se produce cuando la guerra comercial de Trump con China alcanzó su punto máximo de intensidad, en términos tanto de la cantidad de aranceles que cada parte ha impuesto como de la retórica del presidente al respecto.

“Estamos teniendo una pequeña disputa con China, y la ganaremos”, dijo Trump antes de partir de Washington hacia Francia el 23 de agosto.

“En realidad, nos estamos llevando muy bien con China en este momento. Estamos hablando. Creo que quieren hacer un trato mucho más que yo. Estamos recibiendo mucho dinero en los aranceles. Está llegando por miles de millones. Nunca recibimos 10 centavos de China. Entonces veremos qué pasa. Pero estamos hablando con China muy en serio”.

Associated Press contribuyó a este artículo.

Mira a continuación

Los negocios son una guerra

TE RECOMENDAMOS