Trump afirmó que el muro será financiado por EE.UU. y reembolsado por México

06 de Enero de 2017 Actualizado: 06 de Enero de 2017

El presidente electo, Donald Trump, y su equipo de campaña indicaron que el muro que se piensa erigir en la frontera con México puede ser construido con fondos otorgados por el Congreso.

El propio Trump defendió la idea este mismo viernes, cuando escribió en su cuenta de Twitter: “La prensa deshonesta no reporta que cualquier dinero gastado en construir la Gran Muralla (en aras de la rapidez) ¡será devuelto más tarde por México!”.

Su tuit respondió a reportes sobre la existencia de un plan en desarrollo, que contempla aprovechar las leyes vigentes que autorizan la instalación de un cerco y de dispositivos tecnológicos a lo largo de la frontera sur del país. Al Congreso se le solicitaría que garantice suficiente dinero suficiente para tomar medidas adicionales, pero no se aprobaría una ley única para autorizar un nuevo muro.

El plan fue confirmado por dos funcionarios del Congreso y un funcionario del equipo de transición con conocimiento de las conversaciones; todos solicitaron no ser identificados ya que no estaban autorizados para hablar públicamente sobre el asunto. Los detalles fueron escasos y los funcionarios enfatizaron que no se han tomado decisiones finales al respecto.

No está claro qué tanto podría hacerse a lo largo de la frontera de 3.200 kilómetros (2.000 millas) sin acciones adicionales del Congreso. Los legisladores aprobaron la Ley de Cerco Seguro de 2006, pero ya se ha construido la mayor parte de esos 1.125 km (700 millas).

Sin embargo, algunas áreas están en mucho mejor estado que otras, y los tramos largos son de valla que impiden el paso de vehículos pero no de transeúntes.

Cualquier medida que se pudiera tomar sin la aprobación del Congreso, probablemente se quedaría corta respecto al muro fronterizo que quiere construir Trump.

Una iniciativa de gastos que incluya recursos para la construcción en la frontera también podría provocar un enfrentamiento legislativo por la posible oposición de los demócratas en el Senado.

Varios legisladores y funcionarios del Congreso dijeron que el gobierno podría tener flexibilidad significativa para tomar medidas adicionales sin la aprobación del poder legislativo.

“Hay muchas cosas que se pueden hacer con las leyes vigentes”, dijo el representante republicano de Florida, Mario Díaz Balart, quien ha propuesto desde hace mucho tiempo una reforma integral de inmigración, aunque enfatizó que sería el Congreso el que tomaría una solución perdurable sobre inmigración. “No se puede minimizar el potencial impacto de lo que puede realizar el gobierno con la ley”, señaló.

Sin embargo, algunos legisladores de línea dura en materia de inmigración ya han expresado su deseo de que el Congreso vote, dada la prominencia que tuvo el muro durante la campaña presidencial de Trump, y su deseo de actuar sobre el asunto.

El compromiso de Trump de construir un muro impenetrable de concreto a lo largo de la frontera sur fue su compromiso más distintivo de campaña.

Trump a menudo prometía que el muro sería construido de concreto con varilla corrugada y acero, que sería tan alto como el techo de los escenarios donde se presentaba y que tendría un “hermoso portón” para permitir el ingreso de los inmigrantes autorizados.

La mayoría de los expertos consideraron esas promesas poco realistas e inviables, y Trump afirmó en ocasiones que el muro no tendría la extensión de toda la frontera gracias a barreras naturales, como los ríos.

Después de que ganara la presidencia, Trump afirmó que estaría dispuesto a tramos largos con cercas.

Artículo parcialmente modificado

TE RECOMENDAMOS