Trump Presidente: cómo piensa cambiar EE.UU.

09 de Noviembre de 2016 Actualizado: 10 de Noviembre de 2016

Tanto demócratas como republicanos acuerdan: esta fue la elección más importante de su vida. Con Donald J. Trump como el 45° Presidente de Estados Unidos, ¿qué cambios podemos esperar ahora?

La elección de Trump promete restaurar la fe en la república entre los ciudadanos que habían comenzado a renunciar a ella, al tiempo que retrotraen los esfuerzos realizados por la administración anterior para transformar la forma en que Estados Unidos es gobernado.

Trump no fue sólo un candidato presidencial sino el líder de un movimiento. Los votantes que cambiaron en decenas de miles para los comicios de Trump, lo aplaudieron como a un rockstar, teniendo sentimientos de agravio y un anhelo de cambio.

Aquellos que no están en los estratos superiores de ingresos experimentaron casi dos décadas de estancamiento salarial, y desde la decadencia de 2008 que enfrentan altas tasas de desempleo. Ellos creen que la falta de puestos de trabajo tiene que ver con la aplicación laxa de las leyes de inmigración de la nación.

Con el paso de Obamacare, la clase media vio cómo sus primas de seguro llegaron a ser más costosas mientras que los co-pagos y los deducibles subieron y las redes de médicos se encogieron.

Aún más, los sentimientos de descontento son de larga data. Según Gallup, desde octubre de 2005 más del 60% de los estadounidenses se mostraron insatisfechos con la dirección en la que se le dirigía el país.

En otras palabras, gran parte de la población están sufriendo, sintiendo que los políticos no prestan atención a su sufrimiento. Por el contrario, sienten que las élites los abandonaron.

Un columnista del Boston Globe tomó prestada una frase del novelista Carson McCullers para describir a estos votantes de Trump como “personas sobrantes”. Hillary Clinton parecía validar sus sentimientos de que la elite los miraba cuando dijo en una gala en Nueva York que la mitad de los votantes de Trump pertenecen a una “canasta de deplorables”.

Si Trump puede justificar la fe de sus seguidores en él, sanará una brecha cada vez mayor en Estado Unidos, ya que decenas de millones de ciudadanos que se sienten alienados creerán una vez más que el sistema puede trabajar para ellos.

Para hacer que este sistema funcione, Trump prometió “drenar el pantano” de la corrupción que infecta a un establecimiento podrido.

Esta acusación elevó las apuestas en lo que habría sido en todo caso una elección duramente combatida. Cada vez que una democracia comienza a considerar preguntas básicas sobre cómo debe ser gobernado, el compromiso se vuelve difícil.

Justo antes de las elecciones de 2008, Barack Obama declaró: “Estamos a cinco días de transformar fundamentalmente a Estados Unidos”. Estas elecciones se convirtieron en un referéndum sobre si los cambios introducidos por el presidente Obama serían consolidados en la vida de la Nación.

Obama buscó el cambio frente a la oposición republicana a través de nombramientos para el Poder Judicial, el paso de Obamacare, la emisión de nuevas regulaciones, órdenes ejecutivas y la firma de acuerdos internacionales.

Donald Trump en un discurso durante el último acto de campaña en Devos Place, Grand Rapids, Michigan, 7 de noviembre. (JEFF KOWALSKY/AFP/Getty Images)
Donald Trump en un discurso durante el último acto de campaña en Devos Place, Grand Rapids, Michigan, 7 de noviembre. (JEFF KOWALSKY/AFP/Getty Images)

Los republicanos consideran las citas judiciales de Obama como un enfoque político para juzgar, tomando decisiones sobre la base de sus preferencias. Muchos de las órdenes ejecutivas de Obama y las nuevas regulaciones son vistas por los republicanos como expansiones inconstitucionales del Poder Ejecutivo y reducciones en el papel del Congreso.

El contrato de Trump con el votante estadounidense, anunciado por él el 22 de octubre en Gettysburg, Pensilvania, haría retroceder gran parte de la agenda de Obama. Trump nombraría a jueces que interpreten la Constitución estrictamente, cancelando órdenes ejecutivas de Obama que eliminarían las regulaciones, derogarían y reemplazarían a Obamacare, y establecerían políticas diseñadas para fortalecer el Estado-Nación estadounidense.

Si Trump puede tener éxito depende en parte de si puede ejercer disciplina que a menudo eludió en la campaña electoral. Él demostró repetidamente que él no podría tolerar ni algo leve y se distraería una semana por vez para responder al golpe. Hablando sin filtros, hizo feas e intemperantes declaraciones sobre mujeres, contra un reportero discapacitado, hispanos y musulmanes que tuvo a sus partidarios luchando para excusarle.

Más de una docena de denuncias de conducta sexual inapropiada surgieron durante la campaña; y a menos que éstas sean refutadas, seguirán a la sombra de Trump mientras gobierne. Además, Trump se enfrenta a una demanda que alega fraude en el funcionamiento de la Universidad Trump.

Aunque Trump es alguien con intuiciones y sentimientos profundos sobre Estados Unidos, no demostró una comprensión de los puntos más finos de la política.Qué políticas finalmente vaya a empujar va a depender en gran medida sobre qué asesores preste su oído. Con el orgullo de Trump sobre su capacidad de cerrar tratos, uno puede verlo trabajar duro por el bipartidismo.

Lo siguiente es lo que Trump dijo haría de manera diferente que su antecesor.

1- Corrupción

(Huffaker/Getty Images)
(Huffaker/Getty Images)

En un anuncio publicado días antes de la elección, Trump dijo: “Nuestro movimiento consiste en reemplazar un fallido y corrupto establishment político con un nuevo gobierno controlado por ustedes, el pueblo estadounidense”.

Trump, en su contrato con el votante estadounidense, propone “una enmienda constitucional para imponer límites de mandato a todos los miembros del Congreso”.

El presidente electo promulgará un “congelamiento de contratos para todos los empleados federales y reducirá la mano de obra federal a través del desgaste (exentos los militares, seguridad pública y salud pública) e instituir que“para cada nueva regulación federal, dos regulaciones existentes deben ser eliminadas”.

Trump también propone”una prohibición de 5 años en la Casa Blanca a funcionarios del Congreso que se convierten en cabilderos después de que dejan el servicio del gobierno. Una prohibición de por vida para funcionarios de la Casa Blanca que hacen lobby en nombre de un gobierno extranjero”, y “una prohibición completa a cabilderos extranjeros que recaudan dinero para las elecciones estadounidenses”.

En sus discursos de campaña, Trump también destaca la corrupción de la prensa. Los correos electrónicos publicados por Wikileaks mostraron que el director de campaña de Clinton, John Podesta, conspiró con la prensa contra su cobertura de campaña. Una encuesta realizada por el conservador Centro de Investigación de los Medios de Comunicación de los tres meses siguientes al final de las convenciones del partido, juzgó que el 91% de la cobertura de noticias de la red de la campaña de Trump fue hostil. Trump propuso cambiar las leyes de difamación para que sea más fácil demandar a la prensa.

2- Inmigración ilegal

(Huffaker/Getty Images)
(Huffaker/Getty Images)

La oposición de Trumpcontra la inmigración ilegal lo colocó por primera vez en el mapa político nacional, ya que otros políticos parecían no darse cuenta de la intensidad del sentimiento que tenía la base del Partido Republicano sobre este tema. En una encuesta de abril de 2016, PewResearch Center encontró que por un margen de dos a uno, los republicanos apoyan la construcción de un muro en la frontera con México.

En su contrato con el votante estadounidense, Trump propuso poner fin a la Ley de Inmigración Ilegal. La ley financiaría totalmente la construcción de un muro en la frontera Sur con el entendimiento de que México reembolsaría a Estados Unidos el costo.

También establecería una “pena de prisión federal mínima obligatoria de dos años por reingresar ilegalmente a Estados Unidos después de una deportación anterior, y un mínimo obligatorio de 5 años para volver a entrar ilegalmente para aquellos con condenas por delitos mayores, condenas por delitos menores con dos o más deportaciones anteriores”.

Por último, la ley aumentaría penalidades por exceso de visas y aseguraría que los puestos de trabajo abiertos sean primero ofrecidos a los trabajadores estadounidenses.

3- Crecimiento económico

(Bill Pugliano/Getty Images)
(Bill Pugliano/Getty Images)

Trump hizo campaña sobre basándose en el crecimiento económico. Promete que sus políticas elevarán la tasa de crecimiento del PBI de los años de Obama, de un promedio de 2,1%, al 3,5% y 4%. Y promete que durante 10 años, sus políticas producirán 25 millones de empleos. ¿Cómo lo llevaría a cabo? Según dice, mediante una combinación de políticas fiscales, energéticas, regulatorias y comerciales.

Bajo el plan de impuestos de Trump, cada grupo de ingresos recibirá un recorte de impuestos, con el mayor porcentaje de reducción a los contribuyentes de clase trabajadora y de clase media. Reducirá el número de escalones de impuestos de siete a tres, con tasas impositivas del 12%, 25% y 33%.

Trump reducirá las tasas de impuesto corporativas del 35% al 15% y permitirá a las empresas con dinero ganado en el extranjero devolver ese dinero a Estados Unidos a una tasa impositiva del 10%. Debido a los altos impuestos que las compañías estadounidenses enfrentan si buscan repatriar dinero en efectivo, se calcula que 2,4 trillones se mantienen fuera del país.

En su contrato con el votante, Trump promete “levantar las restricciones sobre la producción de 50 trillones de dólares en reservas de energía que producen empleos estadounidenses, incluyendo petróleo de esquisto, petróleo, gas natural y carbón limpio”.

Trump también propone una revisión normativa que “agregará trillones de nueva riqueza a la economía”. Entre otras regulaciones, el Plan de Energía Limpia que Trump calcula cerrará la mayoría de plantas eléctricas de carbón que serán desechadas.

4- Comercio

(PAUL J. RICHARDS/AFP/Getty Images)
(PAUL J. RICHARDS/AFP/Getty Images)

El plan comercial de Trump es quizás el más controvertido de sus iniciativas económicas. Hasta este ciclo electoral, había un amplio consenso bipartidista que favorecía los acuerdos comerciales multinacionales como el TLCAN y la Asociación Trans-Pacífico (TPP) aún no aprobados.

Trump tiene la intención de negociar o retirarse del TLCAN, que califica de “desastroso”, y de retirarse del TPP.

Trump se describe a sí mismo como creyente del libre comercio, pero tiene la intención de negociar nuevos acuerdos comerciales con los socios comerciales de Estados Unidos. Su objetivo es “asegurar que cada uno de nuestros acuerdos comerciales aumenten nuestra tasa de crecimiento del PBI, se reduzca nuestro déficit comercial y fortalezca nuestra base de fabricación”.

Con malos actores en el comercio internacional, como China, Trump planea usar aranceles compensatorios para persuadir a las naciones a jugar según las reglas. También tiene la intención de declarar que China es un manipulador de la moneda y llevará la Organización Mundial del Comercio casos comerciales en contra de China.

Uno de los asesores económicos de Trump, Peter Navarro, profesor de economía y políticas públicas de la Universidad de California en Irvine, explicó en una entrevista con NPR que China subsidia ilegalmente sus exportaciones, roba propiedad intelectual por 300.000 millones de dólares al año para transferir tecnología propietaria a las compañías de dicho país.

5- Estado de derecho

(Mark Wilson/Getty Images)
(Mark Wilson/Getty Images)

Trump anunció en su contrato con el votante estadounidense que en su primer día en el cargo “cancelará todas las acciones ejecutivas inconstitucionales, el memorándum y la orden emitida por el presidente Obama”. Los republicanos se quejaron del uso que Obama hizo de las acciones ejecutivas para hacer cosas que ninguna legislación autorizó, reclamando autoridad que la Constitución no concede.

Trump también promete nombrar un reemplazo para el juez Antonin Scalia en la Corte Suprema “quien levantará y defenderá la Constitución”. Hubo un desacuerdo por mucho tiempo sobre qué estándar se debe utilizar en la evaluación de los jueces de la Corte Suprema y para jueces federales. Obama favoreció a quienes abrazan la idea de una “Constitución viva”, que los jueces modifican de acuerdo a su comprensión de lo que exigen los tiempos.

Trump toma a Scalia, quien tenía como objetivo comprender la intención original de los redactores de la Constitución, como norma para los jueces que él designará. Su nombramiento de un reemplazo para Scalia, y otros posibles nombramientos a la Corte durante su mandato (dos jueces, Anthony Kennedy y Ruth Bader Ginsburg que ahora están en sus 80 años) probablemente se asegurará una mayoría conservadora.

Trump también planea cancelar fondos federales para ciudades santuarios, las cuales riegan la ley de inmigración estadounidense, y planea deportar a “más de 2 millones de inmigrantes criminales e ilegales”.

6- Cuidado de la salud

(Mark Wilson/Getty Images)
(Mark Wilson/Getty Images)

No importa quién ganó la presidencia, el cambio tuvo que llegar al logro de Obama, la “Ley del cuidado de salud a bajo precio”, que ahora está en crisis. Las primas están aumentando para 2017 a un promedio del 22%, según la administración. En los mercados individuales se registraron aumentos mucho más altos en las tarifas. Las compañías de seguros están retrocediendo, y se estima que un tercio del país solamente se dejará una compañía de seguros para ofrecer cobertura.

Trump pide la revocación y reemplazo de Obamacare. Entre las reformas propuestas está la posibilidad de comprar seguros de salud a través de las líneas estatales, aquello introduce la competencia en el mercado de seguros de salud. También propone cuentas de ahorro de salud que a los usuarios les permita ahorrar dinero libre de impuestos para ser utilizados en los gastos de salud.

Trump exige nuevas medidas que apoyen a las familias en el cuidado de niños y ancianos, con deducciones de impuestos para tal cuidado y cuentas de ahorros de dependientes libres de impuestos. También se propone incentivos para que los empleadores proporcionen servicios de guardería en los lugares de trabajo.

En respuesta a los largos tiempos de espera de los veteranos que buscan atención médica a través de la Administración de Salud de los Veteranos, Trump propone que los veteranos tengan la opción de buscar atención privada, la cual sería financiada por el gobierno federal.

7- Seguridad nacional y política exterior

(Andrew Burton/Getty Images)
(Andrew Burton/Getty Images)

Trump siempre fue un crítico de la participación de Estados Unidos en las guerras en el Medio Oriente. En general, quiere que Estados Unidos evite los esfuerzos de construcción de la nación y que sólo se involucren en la guerra cuando sus propios intereses nacionales están en juego.

Él dice que busca “paz por medio de la fuerza” prometiendo reconstruir el ejército estadounidense. Si bien hay controversias entre los expertos acerca de si los militares estadounidenses se debilitaron peligrosamente, los críticos apuntan a debilidades clave. La Fuerza Aérea de Estados Unidos está operando con un 20% menos de pilotos de combate de lo que necesita. La Armada de Estados Unidos tiene menos naves desde cualquier momento de la Primera Guerra Mundial. El Ejército de EE.UU. tiene déficit de capacitación clave que dificultaría su capacidad para responder a una crisis mayor.

Trump propone poner fin al secuestro, a los recortes automáticos de gastos que en los años 2013-2021 reducirían el presupuesto en 454.000 millones de dólares para militares, expandiendo la inversión en el ejército.

Bajo Trump, la armada norteamericana concentraría sus esfuerzos en destruir a ISIS y tratar de eliminar la amenaza del terrorismo.

Trump suspendería la inmigración de las regiones propensas al terrorismo donde no es posible vigilar con precisión a los posibles inmigrantes, como Siria. Y establecería nuevos procedimientos de selección para garantizar que los inmigrantes apoyen al pueblo estadounidense y sus valores.

Ley, orden y educación

(Eduardo MunozAlvarez/Getty Images)
(Eduardo MunozAlvarez/Getty Images)

Trump desfiló como un candidato de la ley y del orden. En el contrato con el votante estadounidense, menciona a un “grupo de trabajo sobre delitos violencia e incrementará el financiamiento para programas que entrenen y asistan a la policía local”.

Bajo Obama, la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia lanzó docenas de investigaciones sobre posibles prejuicios raciales y prácticas inconstitucionales en los departamentos de policía locales.

El hallazgo de prejuicio racial se basa en una teoría llamada impacto diverso. Si un grupo es detenido a un ritmo mayor que su proporción de población, entonces se puede suponer que este impacto se dispara independientemente de la tasa a la que un grupo comete crímenes que sea evidencia de racismo. Tales hallazgos llevaron a acuerdos negociados con el Departamento de Justicia, que los críticos llaman la nacionalización de los departamentos de policía locales.

Trump dice que pondrá fin a la práctica de tales investigaciones.

Trump solicitó votos afroamericanos e hispanos señalando el pobre historial de escuelas en las ciudades del interior del país. Él pidió el uso de dinero federal para ayudar a dar a los padres la opción de escuelas que les permita poner a sus hijos en escuelas privadas, contratadas, magneto o religiosas, así como escuelas públicas estándar, o para la educación en casa.

TE RECOMENDAMOS